el alto mando militar anuncia que reconocerá el resultado electoral

La declaración busca disipar los temores de una rebelión o un golpe de estado si Lula da Silva es declarado ganador como ha sugerido el presidente Jair Bolsonaro.

No habrá golpe ni rebelión en Brasil. Los jefes militares salieron este sábado a despejar las versiones conspirativas que los incluyen en una posible resistencia a los resultados de las elecciones presidenciales de este domingo en las que el líder del PT, Luiz Inacio Lula da Silva, marcha favorito

«Quien gana, se lleva el resultado»dijeron los 16 oficiales más influyentes de las Fuerzas Armadas, al término de una reunión según un reportaje publicado hoy por el influyente diario Estadao.

La aclaración fue comunicada al Tribunal Superior Electoral, una de las estructuras judiciales que más ha criticado duramente al presidente Jair Bolsonaro, quien buscará su reelección este domingo.

Los militares dijeron que aceptará la sentencia de ese Tribunal con respecto al ganador. Bolsonaro ha sugerido que puede haber fraude o algún tipo de manipulación de los votos en las encuestas electrónicas, por lo que no aclaró en ningún momento si reconocerá los resultados.

Estos comentarios han generado oleadas de mensajes en celulares o en las redes de grupos radicales cercanos al presidente que llaman rechazar los resultados si la Corte corona a Lula, que gobernó dos veces el país y el gobernante es tildado de comunista.

Bolsonaro, quien es un excapitán del Ejército, ha exigido que los militares controlen la votación en todas sus etapas. Incluso los mandó a revisar con los técnicos las máquinas que se usan para votar y las que hacen el conteo. También ordenó que se hiciera un cómputo paralelo al de la justicia.


Luiz Inacio Lula da Silva y Jair Bolsonaro, los contendientes para este domingo. AFP

Al respecto, los militares aclararon que este cómputo será de carácter técnico, no interferirá con el resultado y no entrará en el fondo de la votación, sino que se limitará al informe de la actividad fiscalizadora sobre la integridad de las urnas y el escrutinio

Los militares controlarán el correcto funcionamiento de 641 urnas electrónicas (incluidas 56 que funcionan sobre la base de datos biométricos de los votantes). Un proyecto piloto aceptado por el TSE bajo la presión de los militares y el gobierno de Bolsonaro.

Al final de la votación, los militares también deben emitir un documento con los resultados de la inspección firmado por el ministro de Defensa.

Brasília. La entrega especial

mira también