¿El as en la manga de Venezuela para negociar con Estados Unidos?

Cuando Alex Saab fue extraditado a Estados Unidos, Verónica Vadell tuvo un mal presentimiento, y no se equivocó, ese mismo día revocaron el beneficio de la casa de su padre en la cárcel, y el resto de los seis ex ejecutivos de Citgo condenados en Venezuela.

Conocido como “Citgo 6”, cinco ciudadanos estadounidenses y uno con residencia permanente en ese país, cumplen condenas de entre ocho y 13 años por cargos de corrupción.


Pero la ONG especializada Foro Penal los cuenta entre los más de 251 “presos políticos” de Venezuela.

Verónica Vadell, la mayor de los tres hijos de Tomeu Vadell, nombrada vicepresidenta de refinación de Citgo -filial de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) en Estados Unidos- 15 días antes de su arresto, recuerda haber estado “viendo la noticias de Alex Saab y de la extracción “de Cabo Verde a Miami para enfrentar cargos de lavado en un tribunal federal”.

El Helicoide, sede del temido SEBIN. Foto AFP


“Nos preocupamos porque ya hemos visto ante el gobierno de Venezuela ha reaccionado cuando suceden ciertas cosas en los Estados Unidos “explica a AFP por videoconferencia desde ese país.

Mientras Saab, empresario colombiano y aliado clave del presidente Nicolás Maduro, fue extraditado el 16 de octubre, el “Citgo 6” volvían a El Helicoide, una de las temidas cárceles del servicio de inteligencia venezolano (SEBIN).

Deberías leer:   El escalado impulsado por IA de Nvidia hace que los juegos antiguos se vean mejor sin un gran impacto en el rendimiento

“Si alguien tenía dudas de que es un rehén, este último arresto lo confirma”, dice la esposa de Vadell, Dennysse. “Ningún gobierno debería jugar así con la vida de las personas“.

Los otros prisioneros

Además de Tomeu Vadell, cumple condena José Pereira Ruimwyk, expresidente de la petrolera, así como los exdirectores Jorge Toledo, Gustavo Cárdenas, José Luis Zambrano y Alirio Zambrano, quienes se enterarían semanas después, gracias a un periódico que les prestó un albañil en la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM), por qué habían sido arrestados.

Álex Saab comparece durante diez minutos por videoconferencia ante el juez de Florida.

Álex Saab comparece durante diez minutos por videoconferencia ante el juez de Florida.

Ya habían revocado la casa para la cárcel antes: en febrero de 2020, tras una visita a la Casa Blanca del opositor Juan Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por Washington y decenas de gobiernos, aunque en la práctica Maduro ejerce el control.

En este contexto, los “Citgo 6” fueron devueltos a prisión. Luego considerado una “desaparición”Ni siquiera el juzgado que había dictado el arresto domiciliario sabía dónde estaban, dice Jesús Loreto, abogado de Vadell.

Deberías leer:   Nuctech, los ojos de China en los accesos más sensibles del mundo

Este episodio fue conocido por el grupo de trabajo de Naciones Unidas sobre desapariciones forzadas.

“Es evidente que los motivos de su encarcelamiento no son legales, sino que responden a una intención del gobierno de úsalos de alguna manera en el contexto de logros políticos en sus relaciones con Estados Unidos ”, comenta Gonzalo Himiob, director de Foro Penal, subrayando que existen múltiples vicios en el sistema de justicia.

Relaciones complejas

Tensa desde la época del fallecido presidente Hugo Chávez (1999-2013), las relaciones entre Venezuela y Estados Unidos, que ha exigido reiteradamente la liberación del “Citgo 6”, están marcados desde 2017 por una artillería de sanciones financieras que buscan asfixiar al presidente Maduro.

Loreto califica el proceso de “turbulento”: el juicio -que inició el 6 de agosto de 2020, dos años y medio después de su detención el 21 de noviembre de 2017- fue a puerta cerrada y “ocurrió en un pasillo” del juzgado debido a la pandemia, custodiado por agentes armados del SEBIN.

La defensa no pudo entrar con lápiz y papel para tomar notas. “Solo pude entrar con un papel ya impreso”, recuerda Loreto, quien también tuvo que quitarse el reloj y hasta perdió un par de anteojos, examinados de tal manera que se dañaron. para descartar que tuviera un dispositivo de grabación.

Deberías leer:   18 mil metros cuadrados de playas afectadas por el derrame de petróleo en Perú

Se les atribuyó la firma irregular de un contrato de refinanciamiento a espaldas del Ejecutivo venezolano, pero Loreto asegura que “quedó probado que ese contrato nunca se firmó“.

En cuanto a Vadell, la sentencia dice “expresamente” que debe permanecer en prisión porque su cargo indica que era “reunirse periódicamente con el presidente de Citgo y que en virtud de ello cometió el delito de asociación para cometer un delito ”, remarca Loreto, quien cuestionó que los imputados no estuvieron presentes en la audiencia de apelación, celebrada el 16 de noviembre.

El arresto de Vadell, considerado “arbitrario” por su defensa, se reflejó en un informe de la Misión de Investigación de la ONU en septiembre de 2021.

Su familia se refugia en la fe y las fotografías. En una, tomada en 2015, Vadell sonríe junto a su perro Sargent Pepper, que ahora tiene 13 años. “Hay un agujero en la casa”, expresa su hija Cristina, mientras Denysse clama por su libertad.

“Todos esos cargos son falsos”ella dice desesperadamente. “¡Abran sus corazones, por favor libérenlo!”

Agencia AFP

PB