El ‘cazador de plagio’ que aterroriza al mundo de habla alemana

Stefan Weber ha puesto fin a sus carreras, ha obligado a los políticos a dejar el cargo, ha acosado a muchos otros e incluso ha creado un negocio próspero en su búsqueda para acabar con el robo literario.

Deberías leer:   Google y Apple eliminan la aplicación destinada a estimular la votación de protesta en Rusia