el cierre de un gasoducto dispara el temor de una crisis energética en Europa

Los ataques rusos en el este de Ucrania, especialmente en la región de Lugansk, forzaron a Kiev para cortar un tercio del tránsito de gas ruso hacia Europa, mientras que en la región de Donetsk las autoridades alertaron del riesgo de muerte de miles de ciudadanos en Mariupol a finales de año. Esta situación alimentó los temores de que la invasión rusa pudiera empeorar una crisis energética en Europa.

Para los analistas, el anuncio de kiev puede hacer que los precios suban aún más que ya están despedidos.

El subjefe del Departamento de Operaciones Principales del Estado Mayor General de Ucrania, el general de brigada Aleksey Gromov, señaló que las fuerzas ucranianas han detenido una ofensiva a gran escala de los rusos en la región de Jarkov e Izium, donde las tropas de Kiev destruyeron recientemente un comando ruso. .

El Estado Mayor anunció el martes la liberación de varios pueblos al norte y noreste de la ciudad de Járkov.

Según el Instituto para el Estudio de la Guerra (ISW), con sede en Estados Unidos, «la ofensiva militar ucraniana probablemente llegó a 10 kilómetros de la frontera rusa».

Para los analistas, el anuncio de Kiev puede impulsar los precios, que ya se están disparando, aún más. Foto de Reuters

cortar el gas

El operador de los sistemas gasistas ucranianos, GTSOU, tuvo que cortar el tránsito de gas ruso a Europa por «fuerza mayor» a través del punto de medición de Sokhranivka y la estación de compresión Novopskov, en el territorio ocupado de Lugansk.

Vía Novopskov se transportaron hasta 32,6 millones de metros cúbicos diarios de combustible ruso a Europa, casi un tercio del total.

Sin embargo, Ucrania confirmó que puede transferir el tránsito de gas al punto de medición de Sudzha en un volumen de 72 millones de metros cúbicos por día.

El operador de gasoductos de Ucrania, GTSOU, dijo en un comunicado que el gigante energético estatal ruso Gazprom había «dejado de suministrar gas» al punto de tránsito de Sokhranivka.

GTSOU había anunciado a última hora del martes que suspendió la circulación a través de Sokhranivkacitando la interferencia del ejército ruso.

También el martes, la compañía energética estatal ucraniana Naftogaz dijo que le había dicho a Gazprom que ya no era responsable del tránsito de gas por el territorio ocupado por las fuerzas rusas.

El volumen de gas que transita por esa zona representa un tercio del total que transita por Ucrania hacia Europa, según Naftogaz.

Un gasoducto en Bulgaria.  Foto AFP

Un gasoducto en Bulgaria. Foto AFP

El anuncio de Kiev alimenta los temores de que la invasión rusa de Ucrania podría impulsar aún más los precios que ya están disparados.

«Gazprom cerró el grifo» en Sokhranivka, dijo GTSOU el miércoles.

La empresa también explicó que Rusia había redirigido gas destinado al tránsito a través de Ucrania a las repúblicas separatistas del este.

GTSOU había prometido redirigir temporalmente todos los suministros a través de otro punto de cruce en el norte, Sudzha, para «cumplir plenamente con sus obligaciones de tránsito con los socios europeos».

Svitlana Zalishchuk, una de las principales asesoras de la empresa energética estatal ucraniana Naftogaz, dijo a la AFP que Rusia había aumentado los volúmenes a través de Sudzha en un 15%pero advirtió que no era «suficiente» para compensar la caída a través de Sokhranivka.

Las cifras publicadas por GTSOU el miércoles mostraron que los flujos a través de Sokhranivka se habían reducido a cero.

La caída del gas en tránsito por Ucrania el miércoles podría haber disminuido un 18%, es decir, de 88 a 72 millones de m3, respecto al martes.

Por su parte, la agencia estatal de energía alemana anunció que el volumen de gas ruso suministrado a Alemania a través de uno de los principales gasoductos que cruzan Ucrania ha caído un 25% desde el martes.

«Debido a la reducción del tránsito, los volúmenes de gas a Alemania a través de Ucrania [a través del gasoducto Megal] han disminuido en un 25% en comparación con el martes”, dijo la agencia en su sitio web, pero aseguró que “están siendo compensados ​​por mayores flujos, en particular de Noruega y Holanda”.

ataca día y noche

En la región de Donetsk, las fuerzas rusas bombardean toda la línea del frente «día y noche», según el gobernador Pavlo Kyrylenko.

Las tropas rusas intentan descender desde Liman, en el norte, hacia Sloviansk y Kramatorsk, centro militar de las fuerzas ucranianas y donde los combates son «constantes».

en eslovaquia Rusia bombardeó dos distritossegún el jefe de la Administración Civil-Militar de la ciudad, Vadym Lyakh.

Más al sur, en Mariupol, la situación en la ciudad controlada por Rusia desde finales de abril sigue siendo dramática.

El alcalde de la ciudad portuaria, Vadym Boychenko, señaló que «a finales de año más de 10.000 personas pueden morir por enfermedades y condiciones intolerables en Mariúpol”, que ahora solo tiene entre 150.000 y 170.000 habitantes, tres veces menos que antes de la guerra y que deben ser evacuados en su totalidad, insistió.

Su asesor, Petró Andryushchenko, afirmó a su vez que «si hay un infierno en la tierra, está en la planta de Azovstal»que es atacado «no solo desde el cielo y con artillería, sino nuevamente con tanques que intentan abrirse paso».

El líder de la autoproclamada república de Donetsk, Denís Pushilin, dijo que no quedan civiles en el territorio de la metalúrgica tras un complicado operativo de la ONU y la Cruz Roja la semana pasada para sacarlos de la fábrica.

Andryushchenko cree sin embargo que «quedan más de cien civiles» en la industria siderúrgica, mientras que la viceprimera ministra Iryna Vereshchuk indicó que también hubo «cientos de heridos».

Fuente: EFE y AFP

PB