el conflicto mapuche, un ladrillo caliente que heredará el próximo gobierno

Aún no se sabe quién asumirá la presidencia de Chile cuando finalice el mandato de Sebastián Piñera, en marzo del próximo año. Pero está claro que quien tome las riendas tendrá una lista de temas urgentes que abordar.

Entre ellos, el conflicto con los mapuches en el sur del país, que se intensificó en los últimos meses con violencia que dejó varios muertos y obligó a decretar una militarización que podría extenderse más de lo esperado.


La violencia que se desató en la Araucanía, en el sur del país, y que llevó al gobierno de Piñera a desplegar personal militar en la región, fue uno de los argumentos del candidato de extrema derecha José Antonio Kast para defender su política de “duro Mano ”Contra el” terrorismo “en el sur, el crimen y el vandalismo.

Y aunque otros candidatos no hicieron de este tema un eje de sus campañas, no podrán darle la espalda en un eventual escenario de segunda vuelta.

Familias mapuches en el funeral de un joven baleado por la policía en julio pasado, en Lumaco, en la Araucanía de Chile. Foto: REUTERS


Tierras en disputa

El pueblo mapuche es la etnia indígena más numerosa de Chile y reclama “tierras ancestrales” que fueron ocupadas por la fuerza por el Estado chileno a fines del siglo XIX y que ahora pertenecen mayoritariamente a empresas forestales, propiedad de los grupos económicos más poderosos. del país (y de América del Sur).

Deberías leer:   Denuncian que una espía china se infiltró en el Parlamento de Gran Bretaña

Varias zonas del sur del país fueron escenario en los últimos meses de ataques e incendios a maquinaria y propiedades agrícolas, cortes de carreteras y tiroteos que terminaron con al menos dos muertos.

Y, desde el asesinato del joven mapuche Camilo Catrillanca en 2018 a manos de Carabineros (la Policía militarizada), la confianza entre comunidades e instituciones se ha roto.

Desde el mes pasado, el conflicto se ha agravado con nuevos incendios en propiedades y vehículos por parte de grupos indígenas y una fuerte reacción de las fuerzas de seguridad.

Los enfrentamientos dejaron dos muertos mapuche y un clima de extrema tensión. Tanto es así que Piñera decretó el 12 de octubre el estado de excepción y la militarización de la Araucanía.

El presidente Sebastián Piñera decretó el estado de excepción y envió soldados para controlar la zona de la Araucanía, en el sur de Chile.  Foto: EFE

El presidente Sebastián Piñera decretó el estado de excepción y envió soldados para controlar la zona de la Araucanía, en el sur de Chile. Foto: EFE

Desde entonces, más de 2.000 miembros de las Fuerzas Armadas se han desplegado allí para reforzar la tarea de la policía. Pero el conflicto no cede y, según analistas políticos, habrá que tomar otras medidas para evitar que la situación termine en nuevos enfrentamientos y represión.

Deberías leer:   Los argumentos de 4 millones de franceses para no vacunarse: del "tengo inmunidad" al "no me fío"

Para muchos analistas será clave que el futuro gobierno establezca algún canal de diálogo.

“Hasta ahora ningún gobierno ha podido resolver el conflicto mapuche. No es un problema fácil, sin duda, pero no hubo ganas de los políticos de acabar con él ”, interpreta el politólogo Kenneth Bunker, director de la consultora Tres Quintos.

Como se explicó a Clarínenviar más personal militar no resuelve el problema. “Lo que se necesita allí son medidas extraordinarias”, enfatiza. Pero por ahora nadie parece tener muy claro cuáles serían esas acciones.

Algunos analistas apuestan algunas fichas por la Convención Constituyente que desde mediados de este año está redactando una nueva Carta Magna, en sustitución de la vigente hoy, heredada del régimen de Augusto Pinochet.

La posibilidad de declarar una “plurinacionalidad” que dé más visibilidad y protagonismo a los pueblos indígenas podría ser una solución.

El padre del mapuche Camilo Catrillanca, asesinado en 2018, habla con un policía durante un operativo policial militarizado el pasado mes de enero.  Foto: EFE

El padre del mapuche Camilo Catrillanca, asesinado en 2018, habla con un policía durante un operativo policial militarizado el pasado mes de enero. Foto: EFE

Dentro del movimiento mapuche hay un debate sobre cómo lograr la autonomía territorial. Algunos, representados en la Convención Constitucional, llaman a definir el carácter plurinacional del Estado chileno, un paso que daría un reconocimiento negado desde hace más de 200 años a los pueblos originarios que habitaron el territorio hace siglos, dijeron analistas consultados por la agencia EFE. .

Deberías leer:   España regulará a los influencers que promuevan criptomonedas

Otros están comprometidos con una “lucha por la liberación nacional”, entre ellos la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), una de las organizaciones fundamentales para la movilización mapuche desde la década de 1990 y que se ha atribuido la responsabilidad de multitud de ataques violentos en la zona.

Si bien el vocero de la CAM, Héctor Llaitul, expresó su voluntad de dialogar, otras organizaciones más radicales la rechazan.

Al diálogo hay que dar garantías, dijo Verónica Figueroa Huencho, académica del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile, y destacó la necesidad de desmilitarizar el territorio mapuche.

Según Figueroa, también mapuche, el espacio constituyente “se convierte en garantía de reconocimiento”, pero no implica un diálogo “automático” si no hay apoyo de las autoridades.

Este será otro de los grandes desafíos del próximo gobierno. Pero aún queda un largo camino por recorrer antes de que el futuro presidente asuma el cargo. Hasta entonces prevalece la incertidumbre y el miedo a más violencia.

Santiago, enviado especial