el Congreso va hacia su quinto proceso de destitución en cinco años, esta vez contra Pedro Castillo

El Congreso de Perú verás este martes si abres tu quinto proceso de destitución contra un presidente en cinco años, esta vez contra Pedro Castillo, una opción que parecía lejana hace días pero que cobró fuerza por la incapacidad del mandatario para responder a sus reuniones irregulares fuera del Palacio de Gobierno.

El Congreso, dominado por sectores de derecha y extrema derecha muy hostiles al presidente, iniciará formalmente el despido (vacante, según el lenguaje político peruano) si obtiene 52 votos en una cámara integrada por 130 legisladores.


Si se da este voto, en un plazo de entre tres y diez días, el Perú tendrá un nuevo proceso de vacante.

Luego, Castillo o su abogado deberán defender su caso de vida o muerte en una sesión extraordinaria del Congreso, ante los diputados. decidir sobre el destino político del presidente electo por la mayoría de los peruanos el pasado mes de junio.

Una protesta en Lima frente al Palacio de Justicia. Foto de Reuters


Si se obtienen 87 votos en esa ocasiónCastillo será removido, algo que por ahora parece difícil de lograr.

Tan lejos y tan cerca

La polémica diputada de derecha Patricia Chirinos (Avanza País), vicepresidenta tercera del Congreso, fue quien inició la solicitud de vacante, por el motivo de “incapacidad moral permanente” eso incluye la Constitución.

Deberías leer:   Un ciberataque bloqueó sitios del gobierno de Ucrania y Kiev apuntó contra Rusia

El orden infiere la “incapacidad moral” de Castillo de sus nombramientos políticos, de un presunto financiamiento irregular del partido que lo llevó al poder, del también presunto tráfico de influencias cometido por su entorno, de reanudar relaciones diplomáticas con Venezuela y Cuba y de generar “inestabilidad económica”, entre otros temas.

Avanza País (derecha neoliberal), Renovación Popular (extrema derecha) y Fuerza Popular (Fujimori), partidos que nunca se han reconciliado con la victoria electoral de Castillo, se unió en bloque para aumentar la vacante, aun sabiendo que sus 43 votos serían insuficientes para aprobar la medida.

Las calles de Lima, escenario de marchas a favor y en contra del presidente Castillo.  Foto AFP

Las calles de Lima, escenario de marchas a favor y en contra del presidente Castillo. Foto AFP

Sin embargo, en tan solo unos días la situación cambió radicalmente con la aparición de una serie de grabaciones -transmitidas por el programa Cuarto Poder- en las que Castillo aparece en una casa en el distrito limeño de Breña. lugar donde los políticos también fueron vistos entrando de diversa índole y empresarios que poco tiempo después han ganado concursos públicos.

Si hubo reuniones entre Castillo y esas personas, no están registradas en ningún lado, como es la obligacion legal en caso de reuniones presidenciales.

Estas revelaciones coinciden con las investigaciones abiertas por enriquecimiento ilícito contra el exsecretario general de la oficina presidencial, Bruno Pacheco, en el ojo del huracán durante varias semanas luego de que los ex comandantes generales del Ejército y Fuerza Aérea lo señalaran por querer inmiscuirse en las promociones de las Fuerzas Armadas para favorecer a personas cercanas al presidente.

Deberías leer:   la novia de Gabriel Boric reformula el rol de primera dama en Chile

Mientras estaba siendo investigado por ese caso, el fiscal que intervino en su despacho encontró $ 20,000 escondidos en el baño, así como los depósitos en efectivo realizados por personas vinculadas a las visitas a la casa de Breña.

Visitas personales

Ante esto, Castillo solo logró responder, en un mensaje televisado, que las visitas a la casa de Breña, donde tenía su sede durante la campaña electoral, fueron de carácter personal, mientras se separaba de Pacheco, quien renunció el 19 de noviembre.

“Cualquiera que traicione mi confianza y se aproveche del puesto debe ser investigado y sancionado de manera ejemplar por la Justiciadijo el presidente sobre Pacheco.

Ante esto, varios diputados de partidos de centro derecha (Acción Popular, Alianza para el Progreso), que inicialmente no pretendían apoyar la moción de vacante, comenzaron a manifestar su voluntad de aprobar la medida.

Ante este escenario, Castillo convocó reuniones en la sede presidencial con los líderes de todas las fuerzas políticas parlamentarias, donde por el momento ha recibido el claro mensaje de que debe aclarar bien lo sucedido si quiere evitar el proceso de acusación.

Deberías leer:   La "avalancha ómicron" castiga a Italia y temen un colapso del sistema sanitario

“Estafa periodística”

En este contexto, todo el país esperó expectante durante el fin de semana por algunas supuestas revelaciones que iban a aparecer los domingos programas de análisis político, bajo la presunción de que las nuevas exclusivas definitivamente hundirían las esperanzas de Castillo.

Varios rumores, difundidos por sectores de derecha, daban por sentado que el golpe iba a ser devastador.

Sin embargo, después de mucha expectativa, ningún medio aportó nada revelador y dejaron claro que actualmente no existe un vínculo directo entre Castillo y actos de corrupción.

Como indica el analista político Juan Carlos Tafur en un artículo de opinión, “Castillo puede salir orgulloso a ratificar queno hay evidencia de corrupción y que la solicitud de vacante es una exageración política de sus opositores, y será difícil refutarla. “

El periodista también apoya el sentimiento dominante en las redes sociales peruanas de que la falta de evidencia y el descarado afán de la oposición por derrocar al presidente es posible que las cifras parlamentarias hayan cambiado de nuevo.

En cualquier caso, aunque este martes se alcancen 52 votos, sí parece claro que los 87 necesarios para desalojar definitivamente a Castillo están todavía muy lejos.

Agencia EFE

PB