El Consejo de Seguridad de la ONU recomienda a António Guterres para un segundo mandato

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas recomendó formalmente este martes la reelección de António Guterres como secretario general, asegurando un segundo mandato para el estadista portugués que lo mantendrá en el cargo hasta 2027.

La recomendación, que se somete a una votación ceremonial de aprobación por parte de la Asamblea General de 193 miembros en unas pocas semanas, acabó con cualquier esperanza entre los siete contendientes poco conocidos que habían aspirado al puesto, incluidas dos mujeres. El cargo de secretario general lo ha ocupado un hombre desde la fundación de las Naciones Unidas en 1945.

“Creo que es un excelente secretario general”, dijo a la prensa el embajador de Estonia, Sven Jurgenson, presidente del Consejo de Seguridad en junio, en la sede de Naciones Unidas tras la decisión. “Ha demostrado ser digno del puesto”.

Guterres, de 72 años, fue el único candidato oficialmente reconocido este año para el período 2022-2027, a pesar de un sistema más competitivo y transparente gracias a los cambios en el proceso de selección que se realizaron por primera vez en las elecciones de 2016 para secretario general.

Los grupos de activistas que esperaban ver a una mujer elegida dijeron antes de la recomendación del Consejo de Seguridad que, como titular, Guterres tenía una ventaja incorporada.

“Esta siempre ha sido una carrera de uno, y nunca hubo una probabilidad real de que hubiera un retador”, dijo Lyric Thompson, directora senior de políticas y defensa del Centro Internacional para la Investigación de la Mujer, un grupo con sede en Washington que califica el desempeño del secretario general. (Para 2020, le dio a Guterres una “B”, su puntuación más alta hasta la fecha, en comparación con una C-plus en 2017).

Ningún otro candidato recibió el respaldo de ningún estado miembro de las Naciones Unidas, lo que se considera un requisito previo para una consideración seria. En otra señal de apoyo para Guterres, ninguno de los cinco miembros permanentes con veto del consejo de 15 miembros (Gran Bretaña, China, Francia, Rusia y Estados Unidos) cuestionó públicamente un segundo mandato para él.

Guterres, un ex primer ministro de Portugal que dirigió la agencia de las Naciones Unidas para los refugiados durante 10 años, obtuvo la victoria en 2016 de un campo de 13 candidatos oficiales, incluidas siete mujeres. Asumió el cargo el mismo año que el expresidente Donald J. Trump, conocido por su desdén por las Naciones Unidas y la diplomacia multilateral que encarna.

El secretario general fue ampliamente considerado como un experto diplomático por haber evitado enfrentamientos que podrían antagonizar a Trump, líder del país anfitrión de las Naciones Unidas y el mayor contribuyente individual de la organización.

Deberías leer:   Lo que sabemos sobre el accidente de tren de la Ciudad de México

Los diplomáticos también le dieron crédito a Guterres por haber dirigido a las Naciones Unidas a través de la pandemia mundial de coronavirus, que Guterres describió como el mayor desafío de la organización desde su fundación.

Pero Guterres también fue criticado por grupos de derechos humanos y otros por lo que consideraban su falta de voluntad para castigar públicamente a los gobiernos que abusan de los derechos humanos u ocultan tal comportamiento.

Y aunque activistas como el grupo de la Sra. Thompson elogiaron a Guterres por usar su púlpito de intimidación para promover la igualdad de género, fue acusado de no cumplir con su promesa de erradicar el acoso, la explotación y el abuso sexuales dentro de la vasta burocracia de las Naciones Unidas.

Quizás el cambio más notable en la selección del secretario general de este año fue el surgimiento de candidatos con poca o ninguna experiencia diplomática que prometieron cambios transformadores en las Naciones Unidas.

Uno de los retadores, Arora Akanksha, una auditora de personal de la organización de 34 años, llamó la atención en parte porque era la aspirante más joven y criticaba abiertamente lo que consideraba una jerarquía defectuosa y esclerótica.

Una petición en línea para la candidatura de la Sra. Arora, que usa su apellido primero, había recibido más de 6.300 firmas hasta el martes, pero no obtuvo el respaldo oficial de ningún país, incluido Canadá, de donde es ciudadana, o de India, el país de su nacimiento.

La Sra. Arora, que era muy consciente de las probabilidades en contra de su candidatura, dijo en respuesta a la noticia sobre el Sr. Guterres que sus opiniones sobre la organización no habían cambiado. “El mundo necesita y merece una nueva ONU”, dijo. “No podemos esperar que el mismo liderazgo del pasado genere cambios”.

Otra candidata, Rosalía Arteaga, de 64 años, quien fue brevemente presidenta de Ecuador en 1997, ingresó a la carrera respaldada por un grupo con sede en Londres conocido como la campaña Forward. Pero Arteaga tampoco obtuvo el respaldo de ningún estado miembro.

El proceso de selección de un secretario general es mucho más público ahora de lo que ha sido durante la mayor parte de la historia de las Naciones Unidas, cuando estaba envuelto en secreto y era el dominio exclusivo de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad. En los primeros años, discutieron en privado y eligieron candidatos que ni siquiera sabían que estaban siendo considerados.

En 1953, por ejemplo, eligieron en secreto a Dag Hammarskjold, un diplomático sueco, que se enteró en una llamada telefónica sorpresa que originalmente pensó que era una broma.