El coronavirus tiene un efecto dominó en toda la industria del juego.




El coronavirus está obligando a varias compañías de juegos, incluidas Nintendo y Oculus, a detener la producción.

Más información en la fuente original de esta nota (en inglés)