El Dale Moss de Bachelorette realmente no puede mentir


Estuvo fuera por una cantidad excesiva de tiempo y los otros hombres se cansaron de esperar, por lo que uno de ellos llamó a su puerta para averiguar qué estaba pasando. Clare y Dale intentaron frenéticamente aparentar que no se habían estado besando en su cama y habían asumido posiciones casuales en la sala de estar.

«Estábamos como … teniendo una conversación», explicó Dale antes de intentar irse. Luego, Clare lo persiguió para darle un abrazo de despedida, y él se rió torpemente y le preguntó si podía comer «algunos de estos bocadillos».

«Esos son bocadillos para perros», le dijo.

«Oh, no quiero esos.»

Luego, Dale salió con una sonrisa en el rostro y el rabo entre las piernas para enfrentarse a un grupo de chicos verdaderamente enojados.

«Oh, Dios mío. Um, estaba tratando de salir, como irme un poco antes, pero estábamos como, amigo, muriendo», dijo. «Fue simplemente divertido».