El ejército trabajará con los talibanes para garantizar las evacuaciones, dice el Pentágono

WASHINGTON – Los dos principales líderes del Pentágono dijeron el miércoles que el gobierno de Estados Unidos está comprometido a evacuar a todos los estadounidenses que quieran salir de Afganistán, así como a los afganos que ayudaron en el esfuerzo bélico y que tienen autorización para ingresar a Estados Unidos.

Siempre que, es decir, estas personas puedan pasar por los puntos de control de los talibanes hasta el aeropuerto internacional Hamid Karzai en Kabul, la capital afgana.

“Tenemos la intención de evacuar a quienes nos han apoyado durante años, y no los vamos a dejar atrás”, dijo a los periodistas el general Mark A. Milley, presidente del Estado Mayor Conjunto. “Y sacaremos tantos como sea posible”.

En una conferencia de prensa en el Pentágono, tanto el general Milley como el secretario de Defensa Lloyd J. Austin III no lograron garantizar el paso seguro a las decenas de miles de aliados afganos a los que los talibanes les impidieron llegar al aeropuerto. Hasta ahora, los marines estadounidenses y otras tropas no han sido enviados a Kabul para extraer a los evacuados, dijeron los hombres.

“Las fuerzas que tenemos están enfocadas en la seguridad del aeródromo”, dijo Austin, quien agregó que los militares trabajarían con los talibanes para permitir el paso a los afganos con la documentación adecuada. “No tengo la capacidad para salir y extender las operaciones actualmente a Kabul”.


El general Milley dijo que el Departamento de Estado estaba en comunicación con los talibanes para garantizar que los pasajeros pudieran llegar al aeropuerto. Pero ha habido numerosos informes de combatientes talibanes que golpean y acosan a afganos que intentan llegar allí, a pesar de las advertencias del Pentágono de no interferir con la evacuación.

Ni Austin ni el general Milley se comprometerían a extender la operación, que ha evacuado a 5.000 personas desde que comenzó el fin de semana, más allá de la fecha límite del 31 de agosto que la Casa Blanca había fijado para poner fin a la misión militar en el país.

Deberías leer:   'No tenemos nada': los sobrevivientes del terremoto en Afganistán se desesperan por la recuperación

En una entrevista transmitida más tarde el miércoles con George Stephanopoulos de ABC, el presidente Biden dijo que Estados Unidos estaba comprometido a evacuar a todos los estadounidenses de Afganistán, incluso si eso significaba extender el plazo.

“Si quedan ciudadanos estadounidenses, nos quedaremos para sacarlos a todos”, dijo Biden.

“Los estadounidenses deben entender que vamos a intentar hacerlo antes del 31 de agosto”, dijo. Pero agregó: “Si no lo hacemos, determinaremos en ese momento quién queda”.

Pero los afganos deben atravesar una serie de puestos de control de los talibanes para llegar al aeropuerto.

“Es obvio que no estamos cerca de donde queremos estar en términos de hacer llegar los números”, reconoció Austin. “Así que vamos a trabajar las 24 horas del día, los siete días de la semana, y vamos a hacer que todas las personas que podamos evacuar sean evacuadas”.

Añadió: “Todo el tiempo que podamos hasta que se acabe el tiempo o nos quedemos sin capacidad”.

Fue la primera conferencia de prensa de la alta dirección del Pentágono desde la extraordinaria caída de Kabul durante el fin de semana. La desintegración de las fuerzas armadas afganas ha sido profundamente dolorosa para el Pentágono, que pasó 20 años y $ 83 mil millones construyendo las fuerzas de seguridad de Afganistán. Pero más allá de eso, el colapso del gobierno afgano ha dejado al Pentágono enfrentando preguntas de veteranos de guerra y miembros del servicio activo, quienes se han preguntado cuál era el objetivo del sacrificio.

Ambos hombres intentaron expresar con palabras algunos de esos sentimientos. “Todo esto es muy personal para mí”, dijo Austin. “Esta es una guerra en la que luché y lideré. Conozco el país, conozco a la gente y conozco a los que lucharon junto a mí ”.

Deberías leer:   Xi visita Hong Kong en medio de alta seguridad y dentro de una burbuja de Covid.

El general Milley buscó dirigirse directamente a los miembros del servicio estadounidense que participaron en el esfuerzo: “Durante más de 20 años, hemos evitado un ataque a la patria de los Estados Unidos”, dijo, y agregó que 2,448 soldados perdieron la vida y 20,722 resultaron heridos en acción. , “Y muchos otros sufrieron las heridas invisibles de la guerra”.

Los líderes del Cuerpo de Marines, en una carta el miércoles, también intentaron tranquilizar al cuerpo, que ha llevado gran parte de la lucha afgana, diciendo que “creen, sin lugar a dudas, que su servicio fue significativo, poderoso e importante”.

Pero muchos en el Pentágono siguen preocupados por lo que sucederá con las decenas de miles de afganos que ayudaron a las tropas estadounidenses, la embajada y las instituciones estadounidenses en Afganistán.

Por el momento, la estrategia de la administración Biden para llevar a estas personas a un lugar seguro parece centrada en mantener conversaciones con los talibanes y pedirles que permitan que las personas lleguen al aeropuerto.

Deberías leer:   En el extranjero, Jacinda Ardern es una estrella. En casa, está perdiendo el brillo.

El general Milley también rechazó los informes de los medios de comunicación de que había advertencias de un rápido colapso del ejército afgano.

“Estoy muy familiarizado con la inteligencia, y en la guerra nada es seguro, pero puedo decirles que no hay informes de los que tenga conocimiento que pronosticaran que una fuerza de seguridad de 300.000 se evaporaría en 11 días”, dijo.

El general Milley dijo que 5.000 infantes de marina y soldados debían estar en tierra el miércoles por la noche para asegurar el aeropuerto, ya que los vuelos militares y comerciales que transportaban personas desde la capital afgana continuaban a buen ritmo.

En las 24 horas anteriores, 18 aviones de transporte C-17 de la Fuerza Aérea partieron de Kabul con 2.000 pasajeros, incluidos 325 ciudadanos estadounidenses, dijo a los periodistas John F. Kirby, el portavoz principal del Pentágono. Los otros eran civiles afganos y personal de la OTAN, dijo.

Ese total está muy por debajo de los 5.000 a 9.000 pasajeros diarios que el ejército tiene como objetivo volar fuera del país una vez que el proceso de evacuación esté “a toda velocidad”, dijo Kirby.

“El objetivo es sacar a la mayor cantidad de personas lo más rápido posible”, dijo.

Se esperaba que aproximadamente la misma cantidad de vuelos militares salieran de Kabul en las próximas 24 horas, pero Kirby dijo que no podía predecir cuántos pasajeros llevarían esos aviones.

El Pentágono dijo que se enviaron 1.000 personas a Qatar para ayudar a los funcionarios del Departamento de Estado a acelerar el procesamiento de las solicitudes de visa para los afganos que trabajaron para el esfuerzo de guerra estadounidense. Los vuelos de evacuación de Kabul se dirigen principalmente a Qatar, donde los solicitantes de visa afganos están siendo examinados antes de abordar vuelos a Estados Unidos.

Leo Pimentel se especializa en noticias de Asia y el sudeste asiatico.