El fiscal general de DC apunta al negocio propio de Amazon por antimonopolio

Andy Jassy, ​​CEO de Amazon y luego CEO de Amazon Web Services, habla en la conferencia WSJD Live en Laguna Beach, California, el 25 de octubre de 2016.

Mike Blake | Reuters

El fiscal general del Distrito de Columbia, Karl Racine, amplió su denuncia antimonopolio contra Amazon el lunes, apuntando a las relaciones de la empresa con los proveedores mayoristas.

Racine demandó a Amazon en mayo por acusaciones de que la compañía mantenía ilegalmente el poder de monopolio a través de sus contratos de precios con terceros vendedores.

La queja enmendada amplía las acusaciones iniciales de Racine para incluir lo que, según él, son los efectos anticompetitivos de los acuerdos de Amazon con mayoristas conocidos como vendedores de primera parte. La queja original se centró en cómo los contratos de Amazon con terceros vendedores, o aquellos que venden en Amazon con sus propias marcas, supuestamente sofocan la competencia.

Gran parte del dominio de Amazon en el comercio electrónico proviene de su mercado de terceros. Ese servicio está compuesto por millones de comerciantes independientes que confían en los servicios de logística y cumplimiento de Amazon para llevar sus productos a las puertas de los clientes. Amazon también compra productos al por mayor de otras empresas, conocidas como proveedores o vendedores propios, y luego se encarga del proceso de venta.

Deberías leer:   por qué aparezco como conectado si ya cerré la aplicación

En la nueva presentación, Racine alega que el “Acuerdo de margen mínimo” de Amazon con los vendedores propios tiene el “efecto práctico” de incentivar a esos mayoristas a aumentar sus precios en los mercados fuera de Amazon.

Eso se debe a que esos acuerdos requieren que el mayorista garantice a Amazon una ganancia mínima, según la denuncia, lo que significa que el vendedor debe compensar la diferencia si no alcanza ese margen. Racine alega que los vendedores de primera parte pueden inclinarse a subir sus precios en otros lugares “para asegurarse de que Amazon no baje su precio debido a precios más bajos en otros lugares”.

“Estos acuerdos reducen la capacidad de otros mercados en línea para competir con Amazon al ofrecer precios más bajos a los consumidores”, según la denuncia, que continúa diciendo que la práctica “da como resultado una competencia reducida entre los mercados en línea y precios más altos para los consumidores”.

Proveedores como el popular fabricante de accesorios para teléfonos PopSockets han destacado anteriormente las agresivas tácticas de precios de Amazon como un problema persistente que encontraron al vender sus productos en el mercado de la compañía.

Deberías leer:   Reseña de la película Blu-ray: 'Black Widow'

En un comunicado, Racine dijo que Amazon ha utilizado su posición dominante en el comercio electrónico para “manipular el sistema”, lo que ha resultado en precios más altos para los consumidores y menos competencia entre los mercados en línea. Racine dijo que su oficina descubrió los acuerdos “anticompetitivos” de Amazon con vendedores de primera parte mientras investigaba sus relaciones con vendedores de terceros.

“Presenté esta demanda antimonopolio para defender a los consumidores, responsabilizar a Amazon por sus prácticas anticompetitivas y proteger la competencia”, dijo Racine en un comunicado. “Seguimos haciendo precisamente eso con esta queja enmendada que agrega más faltas de conducta de Amazon”.

El portavoz de Amazon, Jack Evans, dirigió a CNBC a la declaración anterior de la compañía sobre la demanda inicial de Racine.

“El Fiscal General de DC lo dice exactamente al revés: los vendedores establecen sus propios precios para los productos que ofrecen en nuestra tienda”, dijo Evans. “Amazon se enorgullece del hecho de que ofrecemos precios bajos en la selección más amplia y, como cualquier tienda, nos reservamos el derecho de no destacar las ofertas a los clientes que no tienen un precio competitivo. El alivio que busca AG obligaría a Amazon a ofrecer precios más altos para clientes, extrañamente yendo en contra de los objetivos centrales de la ley antimonopolio “.

Deberías leer:   Reseña de la película 'F9: The Fast Saga' 4K Ultra HD

La compañía ha argumentado anteriormente que los vendedores establecen sus propios precios para los productos vendidos en Amazon y que tiene derecho a no mostrar ofertas que no tengan un precio competitivo.

La queja enmendada se suma al creciente escrutinio antimonopolio de Amazon. Además de la demanda de Racine, la Comisión Federal de Comercio también está investigando a Amazon por sus prácticas comerciales en el comercio minorista y la computación en la nube, según informes de varios medios.

También hay amplias reformas antimonopolio que apuntan a las grandes tecnologías que avanzan en el Congreso y la Comisión Europea se ha concentrado en el trato de Amazon a los vendedores externos, alegando que se involucra en una conducta anticompetitiva.

El Washington Post informó por primera vez la noticia de la queja enmendada de Racine.