El Gobierno de Kazajistán dimitió en medio de las protestas por la suba del precio del gas

Mediante un decreto publicado en el sitio web de la Presidencia, el Presidente de Kazajstán, Kasim-Yomart Tokáyev, aceptó este miércoles el resignación del Gobierno kazajo presentado tras las intensas protestas desatadas en la nación centroasiática por la aumento del precio del gas licuado de petróleo.

Tokáyev nombró al viceprimer ministro, Alchan Smailov, al que calificó de “economista experimentado” y “líder calificado”, como Primer Ministro en funciones del Gabinete, quien continuará desempeñando su labor hasta el nombramiento de uno nuevo.


En tanto, el mandatario agradeció al ex primer ministro Askar Mamin, quien solicitó la renuncia del Gabinete, por la labor desarrollada durante casi tres años al frente del Gobierno.

“Durante su actuación, sobre todo en tiempos de pandemia, mostró una gran responsabilidad y capacidad de trabajo”, dijo en una reunión con miembros del gobierno saliente.

Sin embargo, Tokáyev responsabilizó directamente al Gobierno de la “difícil situación económico-política Y social creado en el país “, y en particular, para Ministerio de Energía, así como las empresas KazMunayGaz y Kazajgaz, según el servicio de prensa de la Presidencia.


Las manifestaciones se reanudaron este miércoles, horas después de que las autoridades decretaran el estado de emergencia en la región de Mangystau y en la ciudad de Almaty.

Según el Ministerio del Interior, durante las protestas fueron más de 200 personas detenidas por “actos de violencia contra los representantes de la ley, vandalismo y atentados contra instituciones estatales” que provocaron lesiones a 95 agentes y daños a 37 vehículos policiales.

En el centro de Almaty, donde un grupo de más de 300 jóvenes inició una marcha, la policía lanzó una operación de contención y detonó varias granadas.

En la ciudad kazaja de Aktobe, en el oeste del país, la policía se negó a reprimir a los manifestantesinformó el portal Orda.kz.

Según medios locales, frente a la sede del gobierno local se han concentrado más de 1,000 manifestantes que han encendido hogueras para calentarse, mientras exigen la aparición del “akim” local (jefe del Ejecutivo).

Para frenar el descontento, Tokayev ordenó la implementación de la regulación estatal de precios de necesidades básicas, incluyendo gas licuado, gasolina y diesel, por un período de 180 días.

Además, impuso un techo al alza a los precios de los servicios comunales para el mismo plazo y planteó la necesidad de estudiar la posibilidad de subsidiar el alquiler de viviendas para los sectores más vulnerables de la población.

Con información de EFE.

DB