El impulso de China para purgar el crimen organizado ensombrece a las empresas privadas

El impulso del líder chino Xi Jinping para aplastar el crimen organizado ha llevado a enjuiciamientos y confiscaciones de activos dirigidos a empresarios prominentes y ha provocado escalofríos a través de empresas privadas en la segunda economía más grande del mundo.

La campaña ha recaído fuertemente en personas como Zhang Wei, quien construyó negocios en préstamos, administración de activos e inversión inmobiliaria en la ciudad sureña de Shenzhen, donde también se convirtió en legislador municipal.

La policía lo acusó de dirigir un sindicato delictivo “al estilo de los bajos fondos” que se dedicaba a cometer fraude, chantaje y otros delitos. En mayo, un tribunal de Shenzhen condenó al Sr. Zhang a cadena perpetua y confiscó activos, incluidas propiedades, acciones y un avión Airbus A319, que su familia estima en más de mil millones de dólares.

El Sr. Zhang ha admitido haber dado sobornos y haber pedido a sus asociados que traspasaran una residencia privada, pero negó todos los demás cargos en su contra. Sus abogados y familiares dicen que sus presuntas fechorías no se ajustan a las definiciones gubernamentales de crímenes “al estilo del inframundo” y que su castigo fue enormemente desproporcionado. El Sr. Zhang no pudo ser contactado para más comentarios.

Deberías leer:   Estados Unidos intensifica los ataques aéreos en Afganistán a medida que la ofensiva de los talibanes se acerca a Kandahar

El caso contra el Sr. Zhang y otros similares ha alarmado a algunos empresarios y expertos legales, quienes dicen que la aplicación entusiasta del Partido Comunista amenaza con socavar al sector privado.

Fuente: WSJ