El informe de la EFSA ofrece una instantánea de los residuos de pesticidas en los alimentos.


La EFSA publicó su informe anual sobre los residuos de plaguicidas encontrados en los alimentos en la Unión Europea el jueves (2 de abril) que encontró que los productos alimenticios analizados eran «poco probables de preocupar la salud del consumidor».

El informe, que se basa en datos de las actividades oficiales de control nacional llevadas a cabo por los Estados miembros de la UE, Islandia y Noruega, analizó un total de 91.015 muestras.

De las muestras analizadas, se encontró que el 95.5% se encuentra dentro de los niveles legalmente permitidos, mientras que El 4.5% excedió el nivel de nivel máximo de residuos (LMR), aunque se encontró que una proporción de estos estaba sujeta a un grado de incertidumbre en la medición.

Sin embargo, el informe encontró que la tasa de excedencia de LMR aumentó de 4.1% en 2017 a 4.5% en 2018.

USegún la legislación de la UE, la EFSA proporciona un informe anual que analiza los niveles de residuos de pesticidas en los alimentos en el mercado europeo.

El informe ofrece una instantánea de la presencia de residuos de pesticidas en los alimentos en la UE y cualquier posible riesgo para la salud del consumidor y proporciona a los gestores de riesgos información sobre la cual basar las decisiones con respecto a futuras medidas de control.

Poco más de la mitad (52.2%) de los alimentos analizados no contenían residuos de pesticidas detectables, aunque se descubrió que ciertas variedades de frutas y verduras contienen más trazas de pesticidas que otras.

Por ejemplo, se descubrió que más del 75% de las grosellas y moras, y más del 65% de las uvas de mesa, fresas, cerezas y peras, tenían dos o más residuos de pesticidas, mientras que una muestra individual de bayas de goji de China contenía 29 residuos de pesticidas diferentes.

El muestreo se realizó de una manera que permitió la comparación directa de las muestras tomadas hace tres años.

Entre 2015 y 2018, se descubrió que la proporción de muestras con exceso de residuos aumentó en algunas muestras, por ejemplo, plátanos, pimientos dulces, berenjenas y uvas de mesa, pero se redujo en otras, como el brócoli, el aceite de oliva virgen y el pollo. huevos.

«Durante muchos años, este informe ha respaldado el trabajo de la Comisión Europea y los Estados miembros para garantizar el uso adecuado de los pesticidas de acuerdo con la legislación y los objetivos de la UE», dijo Bernhard Url, director ejecutivo de la EFSA.

«La recolección eficiente y el análisis riguroso de tales datos continuarán siendo de importancia central para garantizar la seguridad de los alimentos vendidos en la Unión Europea», agregó.

Geraldine Kutas, directora general de la Asociación Europea de Protección de Cultivos, dijo a EURACTIV que el informe es «una gran noticia para los agricultores que continúan manteniendo los más altos estándares cuando aplican pesticidas y continúan asegurando alimentos seguros para todos», diciendo que el El informe de la EFSA «confirma una vez más que el suministro de alimentos de Europa se encuentra entre los más seguros del mundo»

Sin embargo, una declaración de Pesticide Action Network Europe (PAN Europe) destacó que el informe muestra que las personas están expuestas a una mezcla de pesticidas, señalando que un tercio de los alimentos consumidos en Europa contiene residuos de dos o más pesticidas.

A pesar de esto, PAN Europa enfatizó que los reguladores «llevan a cabo las evaluaciones de seguridad como si los humanos estuvieran expuestos a un solo pesticida», a pesar de que la legislación de la UE exige que los reguladores aborden los «efectos acumulativos y sinérgicos de los pesticidas en la evaluación de seguridad».

Por lo tanto, la declaración enfatizó que los reguladores deben «abordar urgentemente el impacto en la salud de estas mezclas de pesticidas que ponen en riesgo la salud de los consumidores y dejar de minimizar los efectos del cóctel».

Angeliki Lysimachou, Oficial de Política Científica de PAN Europe, dijo que “ha pasado más de una década desde que los reguladores prometieron por primera vez desarrollar un protocolo de evaluación para mezclas. Mientras tanto, los consumidores han seguido expuestos a los residuos de pesticidas a través de los alimentos que comen todos los días «.

«En un momento en que reducir la dependencia de pesticidas es una prioridad política, los reguladores deben dejar de pretender que los cócteles de pesticidas son seguros», dijo, y agregó que unn «se debe colocar urgentemente un factor de seguridad adicional para las mezclas en la evaluación de seguridad de los pesticidas, lo que inevitablemente reducirá qué niveles de residuos de pesticidas en los alimentos se consideran seguros».

El controvertido indicador de riesgo será la base para los objetivos de reducción de pesticidas

El último borrador de la estrategia Farm to Fork (F2F) de la UE, obtenida por EURACTIV, especifica que los objetivos obligatorios para la reducción del uso y el riesgo de los pesticidas químicos sintéticos se establecerán utilizando el Indicador de riesgo armonizado 1 (HRI1) existente, cuya idoneidad era disputado en el pasado.

Sobre la base de los resultados, se propusieron una serie de recomendaciones en el informe para aumentar la eficiencia de los sistemas de control europeos.

En particular, el informe destacó que varios «pesticidas no aprobados en la UE se encontraron repetidamente en alimentos muestreados al azar producidos en la UE a niveles que exceden los límites legales», ofreciendo los ejemplos de ometoato en berenjenas y clorfenapir, que es un pesticida no aprobado de la UE, pero que fue encontrado en «muchas muestras cultivadas en diferentes países de la UE».

El informe establece que «dado que estos resultados dan una indicación de posibles usos indebidos de sustancias activas no aprobadas por la UE, se recomienda que los Estados miembros hagan un seguimiento de estos hallazgos, investiguen los motivos y tomen medidas correctivas cuando corresponda».

El informe también ofrece sugerencias de muestreo futuras basadas en los hallazgos, como incluir un análisis de la grasa bovina debido a una mayor tasa de detección del pesticida conocido como DDT.

La EFSA también recomendó construir una base de datos europea sobre factores de procesamiento que «permitirá a los Estados miembros refinar las evaluaciones de exposición si es necesario».