El legado de Isabel II: la ″empresa″ sigue creciendo | Europa |

La familia Windsor no habla públicamente de dinero. Sobre su patrimonio e ingresos existen en su mayoría estimaciones y cálculos indirectos. Según el canal de televisión Sky, Carlos heredó unos 350 millones de libras de su madre Isabel II. La revista estadounidense de economía Forbes incluso cree que se trata de unos 450 millones. Los castillos de Sandringham y Balmoral, así como una yeguada, una colección de joyas y bisutería, así como tesoros artísticos forman parte de su patrimonio.

Haciendas y tierras de la corona

La fortuna que la corona ha amasado durante los últimos 1000 años se estima en 28.000 millones de libras esterlinas, incluidos los palacios de Buckingham y Kensington, así como una gran cantidad de bienes raíces en ubicaciones privilegiadas de Londres. Los centros comerciales o la zona de 12 millas alrededor de la costa británica, que la corona puede arrendar, también forman parte del patrimonio real.

El soberano no puede gastar este dinero solo. La mayor parte de la fortuna está invertida en una fundación llamada Crown Estate y está controlada por organismos estatales y una junta directiva. El Estado recibe el 75 por ciento de las ganancias del Crown Estate y el Rey el 25 por ciento restante, como una especie de pensión, la llamada «Subvención Soberana».

El año pasado, esto ascendió a casi 80 millones de libras, y sirvió para pagar los salarios de los 400 empleados de la casa real y financiar el mantenimiento de los palacios, los gastos de viaje, la electricidad, el agua y las telecomunicaciones.

La familia también recibe dinero.

Aparte de la «Subvención Soberana», la familia real también tiene otros ingresos. Los Windsor reciben una especie de compensación por las personas cercanas al rey, que participan en eventos públicos. Se les paga por celebrar públicamente su vida familiar. El rey Carlos III anunció que reducirá el círculo de parientes reales activos para limitar los gastos.

Además, el rey recibe 22 millones de libras anuales. Este ingreso personal es generado por una fundación del Ducado de Lancaster a través del arrendamiento de tierras y bosques. Por su parte, el príncipe heredero Guillermo podrá contar con unos ingresos de 24 millones de libras, procedentes de una lucrativa fundación del Ducado de Cornualles.

impuestos voluntarios

Ni el rey ni su hijo Guillermo tienen que pagar impuesto sobre la renta, esto es meramente voluntario.

Especialistas en marketing de Gran Bretaña calculan que la «compañía», como bautizó el difunto marido de Isabel II a la familia real, genera importantes beneficios para la economía británica. La industria del turismo y los medios de comunicación, por ejemplo, se benefician de la vida familiar de los Windsor con sus fiestas de cumpleaños, bodas, dramas, escándalos, aniversarios y, también, funerales.

Por otro lado, es casi imposible calcular las innumerables horas de trabajo del Ejército, la Guardia de Palacio, la Policía y demás servicios para garantizar la seguridad y logística en los eventos reales.

Hay realeza más rica en Europa

A nivel europeo, el Rey de Gran Bretaña e Irlanda del Norte sólo ocupa el cuarto lugar en cuanto a fortuna personal por detrás del Gran Duque de Luxemburgo (3.300 millones de euros), el Príncipe de Liechtenstein (2.800 millones de euros) y el Príncipe de Mónaco (800 millones euros).

(vt/ers)

Read More: El legado de Isabel II: la ″empresa″ sigue creciendo | Europa |