Publicidad
Home Europa El mismo salario mínimo para todos los países de la UE es...

El mismo salario mínimo para todos los países de la UE es imposible –

Publicidad


El comisario Nicolas Schmit dijo el miércoles (28 de octubre) que si Bulgaria, el país con los salarios más bajos de la UE, introdujera los mismos salarios que su Luxemburgo natal, al día siguiente “no habría economía búlgara”.

Publicidad

Schmit, responsable de trabajos y derechos sociales, habló con la prensa al presentar la propuesta de la Comisión Europea de una Directiva de la UE destinada a garantizar que los trabajadores en la UE estén protegidos por salarios mínimos adecuados que permitan una vida digna dondequiera que trabajen.

El salario mínimo en Bulgaria es de 312 € y en Luxemburgo es de 2.071 €.

En sus comentarios introductorios, Schmit dijo que se estaba volviendo difícil defender el mercado interno si la brecha salarial es demasiado grande.

“Convergencia al alza” es una palabra clave en la propuesta de la Comisión, aunque el texto no contiene una fórmula mágica, ya que solo habla de la necesidad de “promover el diálogo social y la negociación colectiva sobre la fijación de salarios”.

EURACTIV preguntó a Schmit cómo se puede esperar que se produzca tal convergencia en la vida, y él respondió que lo que importa es sobre qué base se construye la economía de un país.

“Si lo construyes solo con salarios bajos, las brechas se reducirán muy lentamente. Pero este no es el plan de la Comisión ”, dijo, señalando el lanzamiento del plan de recuperación de la UE y la recomendación de que los estados miembros lo utilicen para invertir en tecnologías verdes y digitales, así como en educación y capital humano.

Esto, argumentó, debería ir de la mano con un aumento de los salarios, porque de lo contrario la gente no tendría el incentivo de adquirir nuevas habilidades y aceptaría ganar salarios muy bajos.

El vicepresidente de la Comisión, Valdis Dombrovskis, que presidió la conferencia de prensa, mencionó el aspecto de la productividad.

En promedio, dijo, la productividad en los miembros de Europa del Este era del 60 al 70% de la de sus contrapartes occidentales. Al mismo tiempo, la brecha en los salarios es mayor, dijo, mencionando las cifras del 30-40%.

La Confederación Europea de Sindicatos fue muy activa para abordar este tema, dijo. En ese sentido, Dombrovskis dijo que había margen para una mayor convergencia salarial entre Oriente y Occidente.

Un periodista de Hungría preguntó si el salario mínimo europeo significaba el mismo salario mínimo uniforme en toda la UE, a lo que Schmit respondió enérgicamente:

“Este no es el caso. Destruiría la economía si Bulgaria adoptara el salario luxemburgués. Mañana no habría economía búlgara ”.

Repitió: No prometemos el mismo salario mínimo para todos los europeos. No vamos a establecer un salario mínimo único para toda Europa. Esto no sería realista. Esto sería totalmente imposible, sería irresponsable. Lo que queremos es una mejor convergencia, reducir brechas, mejorar los salarios, crear una dinámica positiva en torno a los salarios mínimos y en torno a los salarios en general ”.

Deberías leer:   The Brief, impulsado por Eurogas - las gemas ocultas de SOTEU -

Preocupaciones nórdicas

Los países nórdicos, donde la negociación colectiva juega un papel central, se mostraron cautelosos con la propuesta de la Comisión.

Schmit enfatizó que no tienen la intención de debilitar el sistema de negociación colectiva, pero dijo que “es muy importante tener criterios objetivos” cuando se trata de establecer salarios para lograr salarios justos.

La Comisión destacó que las desigualdades están aumentando y la pobreza de los trabajadores aumentó del 8,3% en 2007 al 9,4% en 2018 en la UE, y las cosas podrían empeorar como resultado de la pandemia de COVID-19.

La propuesta de la Comisión incluye seis medidas de política para los 27 estados miembros y cuatro adicionales para los 21 gobiernos con un salario mínimo legal, dado que los salarios son más bajos en este grupo.

El objetivo es garantizar la transparencia en la fijación de salarios, la participación de los interlocutores sociales y una evolución de los salarios alineada con la productividad.

La directiva pide a los estados miembros que utilicen indicadores para medir la adecuación de los salarios mínimos. La Comisión señala que el 60% del salario medio bruto y el 50% del salario medio bruto pueden ayudar a orientar la evaluación de la adecuación del salario mínimo en relación con el nivel bruto de los salarios. Pero el ejecutivo de la UE no está imponiendo estos indicadores como objetivos.

Además, la Comisión quiere asegurar que la negociación colectiva cubra al menos al 70% de los trabajadores para garantizar salarios mínimos adecuados.

Los funcionarios de la Comisión admitieron que la base jurídica de la propuesta es “compleja”, dado que existen limitaciones para la acción de la UE en este ámbito, ya que los tratados de la UE excluyen la posibilidad de fijar un salario mínimo y protegen la autonomía de los interlocutores sociales.

Aún así, la Comisión optó por una directiva, con principios obligatorios comunes para todos los estados miembros, dado “el fuerte compromiso político” de la presidenta Ursula von der Leyen con salarios justos, explicó Schmit.

[Edited by Zoran Radosavljevic]

Publicidad