El nuevo jefe de espías de Trump trabajó para un político extranjero Estados Unidos acusado de corrupción