El planeta se está acabando: viviendo un modelo de consumo con fecha de caducidad | Ciencia y Ecología |

Los recursos naturales son finitos, pero el consumo desenfrenado planetario no tiene límites. Prueba de ello es que, cada año, la humanidad consume todos los recursos que genera el planeta durante un año, antes de que finalice ese período. Hoy (28.07) se ha llegado al llamado Día de Sobregiro o Sobrecapacidad, aunque hay países que llegaron a ese límite hace meses. Este es el caso de Alemania y varios países latinoamericanos.

“Los países de América Latina han aumentado su huella ecológica porque han aumentado su consumo de bienes y servicios, sus emisiones de gases de efecto invernadero y sus importaciones, en las últimas décadas”, explica a Yohan Yugar, de la organización boliviana Reacción Climática. .

Gloria Lillo, coordinadora de programas de la Oficina Regional para el Cono Sur de la Fundación Heinrich Böll, señala que esto se debe al rol de la región como proveedora de recursos naturales en el mundo. “El aumento no solo responde a la demanda interna de los países, sino también a una demanda mundial que aumenta año tras año”, sostiene.

Chile, Argentina, Bolivia, Paraguay y Panamá ya viven ‘a crédito’ de sus recursos, según datos de la organización Global Footprint Network. “En el caso de Argentina, Bolivia o Paraguay, esto se debe a que tienen unas emisiones de gases de efecto invernadero per cápita muy altas, mientras que en el caso de Chile, la pesca tiene una huella ecológica importante”, detalla Yugar.

Otras fechas clave en Latinoamérica: Chile (15 de mayo), Argentina (24 de junio), Bolivia (5 de julio), Paraguay (8 de julio), Panamá (17 de julio), Costa Rica (25 de agosto), Venezuela (30 de agosto), México (31 de agosto), Perú (3 de septiembre), El Salvador (12 de octubre), Colombia (8 de noviembre), Guatemala (14 de noviembre).

“América Latina ha incrementado el área de plantaciones agrícolas y la deforestación en países como Bolivia, donde, a pesar de estar entre los 10 países con mayores reservas de biocapacidad, mantiene una caída acelerada y continua de sus reservas”, detalla Lillo, señalando que es una tendencia regional, a pesar de que cada país tiene sus particularidades. “En Chile está asociado a un aumento sostenido del Producto Interno Bruto, lo que acelera el aumento del consumo y la extracción de recursos. Argentina y Paraguay atraviesan una situación económica de crisis muy profunda, lo que ha significado una profundización del extractivismo en busca de moneda extranjera”, agrega.

Jaramillo recuerda las características del caso argentino. “Argentina produce alimentos para 400 millones de personas, cuando su población es solo el 12% de esa cantidad de habitantes”, subraya, recordando los problemas que esto conlleva: demanda de agua y nutrientes y generación de energía a través de la quema de combustibles. fósiles, entre otros. Todo esto “impacta directamente en la huella ecológica de nuestro país, de esta forma el día del sobregiro se manifiesta antes en el calendario”, lamenta.

En la otra cara de la moneda están Colombia, Guatemala, Cuba y Ecuador, que terminarán sus recursos entre noviembre y diciembre. Según Jaramillo, esto se debe a “modelos de tenencia de la tierra, apropiación de los recursos naturales, reconocimiento de la cosmovisión de los pueblos indígenas y comunidades rurales, y patrones culturales de consumo de alimentos”. Asimismo, “Cuba o Guatemala consumen menos bienes, y por tanto requieren menos recursos que países con huellas ecológicas más pronunciadas”, subraya Yugar.

“El respeto por la naturaleza y las personas debe ser central en la reformulación de un modelo socioeconómico que permita a la humanidad seguir acompañando a nuestro planeta por mucho más tiempo”, afirma Jaramillo. Sin embargo, para Lillo, esto debe ser abordado de manera global, ya que “la intensificación de la extracción de recursos naturales en estos países no solo responde a demandas internas, sino también a un aumento de la demanda global de recursos”. En este sentido, Gloria Lillo se refiere al aumento de la búsqueda de minerales como el litio, fruto del crecimiento de la demanda mundial de vehículos eléctricos, y aboga por «incluir una perspectiva de transición justa» que tenga en cuenta estos parámetros.

(ordenador personal)

Read More: El planeta se está acabando: viviendo un modelo de consumo con fecha de caducidad | Ciencia y Ecología |