El productor de LA Pride nombra presidenta a una mujer transexual negra

Por primera vez en sus 50 años de historia, Christopher Street West, la organización sin fines de lucro que produce LA Pride, nombró a una mujer transexual negra como presidenta de su junta.

Sharon-Franklin Brown tomará el timón mientras la organización, que produce una de las celebraciones LGBTQ más antiguas y más grandes del país, se prepara para trasladar los eventos anuales de su antigua casa en West Hollywood y pone un énfasis renovado en la diversidad y la justicia social.

“Nunca ha sido un momento más importante para la comunidad LGBTQ-plus y sus aliados seguir luchando por todos nosotros”, dijo Brown en un comunicado. «Como comunidad sólida en Los Ángeles, valoramos la inclusión y la diversidad».

Brown, una miembro anterior de la junta cuyo nuevo cargo comenzó el miércoles, dijo que está “tan honrada de haber sido nombrada … como la primera mujer trans negra en liderar CSW / Los Angeles Pride y los esfuerzos de nuestra comunidad hacia adelante, más allá de la pandemia y las elecciones, y hacia el futuro «.

En julio, Christopher Street West anunció que dejaría West Hollywood después de más de cuatro décadas en la icónica ciudad amigable con LGBTQ. La organización sin fines de lucro, en una carta al Ayuntamiento de West Hollywood, dijo que trasladaría el desfile y el festival en 2021. No se ha anunciado una nueva ubicación.

«La junta directiva decidió adoptar este enfoque por varias razones», decía la carta. “Estos incluyen la construcción en West Hollywood Park, la demografía cambiante del Gran Los Ángeles, nuestro compromiso de responder a las necesidades de la comunidad LGBTQIA-plus, y nuestra alianza y colaboración con otros movimientos para el cambio social”.

El evento, que ha tenido lugar en West Hollywood todos los veranos desde 1979, atrae a cientos de miles de personas cada año y es un importante impulsor económico para los bares, clubes nocturnos, restaurantes y otras empresas locales que se han visto gravemente afectados por la pandemia del coronavirus.

Como presidente, Brown trabajará con un comité ejecutivo recién formado de Christopher Street West que se reunirá semanalmente «para ejecutar las iniciativas de diversidad de la organización y la participación comunitaria planificada», dijo la organización en un comunicado.

Brown, activista por los derechos de las personas transgénero y ex marinero de la Marina de los EE. UU., También es el actual director de recursos humanos del Centro LGBT de Los Ángeles.

Brown «es una líder excepcional, y no podría estar más orgulloso de pasarle el testigo», dijo el presidente saliente de la junta directiva de Christopher Street West, Estevan Montemayor, en un comunicado. «No tengo ninguna duda de que liderará con inclusión y pasión por toda nuestra comunidad LGBTQ +».

En los últimos años, Christopher Street West, que lleva el nombre de la calle de la ciudad de Nueva York en la que se encuentra Stonewall Inn, ha sido criticado como demasiado blanco, demasiado corporativo y desdeñoso con las personas transgénero.

En 2017, el desfile anual de LA Pride se transformó en el #ResistMarch para protestar por la elección del presidente Trump. Este año, el desfile, que comenzó en 1970 y estaba celebrando su 50 aniversario, fue cancelado debido al COVID-19.

Después de la muerte en mayo de George Floyd bajo custodia policial de Minneapolis, Christopher Street West anunció lo que inicialmente se llamó una marcha de solidaridad con Black Lives Matter, que se llevaría a cabo el mismo día en que se habría realizado el desfile del Orgullo de Los Ángeles.

Pero el grupo Black Lives Matter Los Angeles nunca respaldó el evento, y numerosos líderes dentro de la comunidad Black LGBTQ dijeron que Christopher Street West no se comunicó con ellos antes de anunciar sus planes. Los críticos dijeron que los organizadores se habían apropiado de la causa Black Lives Matter para celebrar un «mini Orgullo» y denunció Christopher Street West por intentar organizar la marcha en colaboración con el Departamento de Policía de Los Ángeles.

El 14 de junio, decenas de miles de personas llenaron las calles de Hollywood y West Hollywood para la Marcha de All Black Lives Matter, que fue organizado por un grupo recién formado llamado Black LGBTQ + Activists for Change (o BLAC), cuya junta está compuesta en su totalidad por personas negras LGBTQ.

En entrevistas con The Times, muchas personas negras que marcharon ese día dijeron que habían experimentado el racismo dentro de la comunidad LGBTQ y que se habían sentido excluidos tanto de LA Pride como de West Hollywood, que es 76% blanca.

Caminando por Sunset Boulevard ese día con su novia, Ammie Robinson, de 37 años, de Huntington Park, dijo que como persona negra y queer y como mujer, tuvo un “triple golpe” cuando se trataba de luchar por sus derechos. Su novia, Kimiko McCarthy, de 31 años, llevaba un cartel de cartón que decía: “¡¡¡Eh, WeHo Black Queers existen !!! #Haz espacio.»

Un mural callejero permanente que decía «Todas las vidas de los negros importan» fue pintado por equipos en Hollywood Boulevard la semana pasada, reemplazando el arte temporal pintado antes de la marcha de junio.