el régimen de Daniel Ortega suma censura y persecución contra la Iglesia

El enfrentamiento entre el presidente Daniel Ortega y la Iglesia católica tiene un nuevo capítulo en Nicaragua. Ahora, un obispo crítico con el régimen ha comenzado un ayuno tras denunciar acoso del aparato policial represivo. Además, denunció que las autoridades de Nicaragua obstruyeron la entrada a la misa ¿Qué iba a celebrar este domingo?

“La misa se ha encontrado vacía, sin la presencia de los fieles porque la policía no permite la entrada y ha acordonado completamente el templo. Dos sacerdotes que iban a concelebrar la palabra estaban rechazado con descortesía y descortesía“, dijo Rolando Álvarez durante la Eucaristía, transmitida en las redes sociales.

“Con este tipo de actitud no se paga nada el diálogo, la armonía, la fraternidad, sino que se acentúan las cosas”, dijo en su homilía.

Monseñor Rolando Álvarez, fuerte crítico del régimen de Daniel Ortega en Nicaragua. Foto EFE

El religioso se aisló la noche del jueves en la parroquia Santo Cristo, en el sureste de Managua, e inició un ayuno tras denunciar que fue “perseguido” durante todo el día por la policía orteguista. Su protesta es por tiempo indefinido: la sujetó al compromiso de respetar su privacidad y su derecho a la libre circulación.


Deberías leer:   Severodonetsk ya está "totalmente" en manos de las tropas invasoras

El viernes, Álvarez aseguró que el régimen quiere “una iglesia muda”. Sus acusaciones llegaron el mismo día que el ente regulador del Instituto Nicaragüense de Telecomunicaciones y Correos (Telcor) ordenó suspender el canal católico que fue transmitido por televisión por cable.

Tras escuchar sus palabras, la parroquia Santo Cristo de Las Colinas fue rodeado de policiaque también bloqueó el camino de entrada al templo.

“Estamos viviendo tiempos dificiles como nacion y nuestro deber como iglesia es anunciar la verdad del evangelio”, afirmó este domingo el Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) expresando su solidaridad con Álvarez.

Daniel Ortega (de rojo) y Rosrio Murillo (morado) tras las elecciones en Nicaragua, con opositores detenidos y presos políticos.  foto AFP

Daniel Ortega (de rojo) y Rosrio Murillo (morado) tras las elecciones en Nicaragua, con opositores detenidos y presos políticos. foto AFP

Según dijo, el obispo “siente inquietud por su seguridad personal y la posibilidad de ejercer su derecho a vivir y celebrar su fe y cumplir su misión pastoral en un clima de paz”.

La escalada de tensión entre los Ortega y la curia no ha cesado desde entonces.

Deberías leer:   Google News se vuelve más personal con el rediseño del escritorio

Obispo de la diócesis de Matagalpa (norte) y administrador apostólico de Estelí (norte), Álvarez también está a cargo del área de comunicación de la CEN.

Situación similar vive desde mediados de esta semana el párroco Harvy Padilla, de la parroquia San Juan Bautista de la ciudad de Masaya (Pacífico), quien en 2018 proclamó “territorio libre del dictador”refiriéndose a Ortega.

Este domingo, Padilla también aseguró que la policía impidió que los feligreses asistieran a su servicio religioso, donde se refugió la semana pasada por el asedio de las autoridades.

En las últimas horas, la Iglesia también sufrió la ataque de uno de los hijos del presidente y la vicepresidenta Rosario Murillo. “Debajo de cada sotana hay un hombre común, lleno de vicios, avaricia y pensamientos impíos”escribió Juan Carlos Ortega Murillo, en su cuenta de Twitter.

Nuevo avance del régimen orteguista sobre la Iglesia

La relación entre el clero y el gobierno es tenso desde el estallido de las protestas antigubernamentales de 2018, que dejó al menos 355 muertos. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) responsabiliza a Ortega por estos crímenes, así como por mantener a más de 180 “presos políticos”.

Deberías leer:   Fortnite está probando una forma inteligente de ayudarte a encontrar compañeros de equipo

El régimen acusa a la Iglesia de haber albergado en sus templos a manifestantes que huyeron o resultaron heridos durante esas protestas. Por ello, en reiteradas ocasiones acusó los religiosos de los “golpistas”.

La represión del régimen de Ortega dejó más de 300 muertos en las protestas de 2018 en Nicaragua.  foto AFP

La represión del régimen de Ortega dejó más de 300 muertos en las protestas de 2018 en Nicaragua. foto AFP

En esos meses, la Iglesia Católica fue mediadora -a pedido del propio Ortega- en las rondas de diálogo que buscaban poner fin a la crisis. Los jerarcas religiosos acudieron a solicitar la elecciones anticipadasa lo que se opuso el presidente.

En marzo pasado ya había habido un momento de zozobra entre la Iglesia y Ortega. Ocurrió cuando el representante vaticano, el polaco Waldemar Sommertag, fue expulsado del paísuna decisión que la Santa Sede consideró “incomprensible”.

Con información de agencias

DS​