El rey emérito Juan Carlos vuelve casi dos años después de haber abandonado España

Cuando le queda poco para cumplir dos años de autoexilio lejos de España, el rey emérito Juan Carlos regresará al reino el próximo fin de semana. Pero sólo para una visita.

será el primero vez que vuelve a pisar suelo español ya que su supuesta irregularidad económica le obligó a cambiar su domicilio a Abu Dabi, la capital de Emiratos Árabes Unidos, en agosto de 2020.

Ahora, con el desahogo de las causas que le investigaban radicadas en España, Juan Carlos vuelve a casa. Estará en Galicia, en la localidad pontevedresa de Sanxenxo, donde el Borbón solía disfrutar de una de sus pasiones: las regatas.

Se confirmó además que se reunirá con su hijoEl Rey Felipe VI, en Madrid, la próxima semana.

El domingo 15 de mayo, Felipe, que heredó el torno de su padre en vida en 2014, estuvo en Abu Dabi, pero no se reunió con él. Apenas hablaban por teléfono.


En Abu Dabi, el pasado mes de diciembre, el Rey Juan Carlos en un partido de tenis entre Nadal y Murray. Foto EFE

regatas

Fue un viaje institucional relámpago, de dos horas y media, para dar el pésame al príncipe heredero Mohamed bin Zayed Al Nahyan por el fallecimiento de su medio hermano Khalifa bin Zayed al Nahyan, emir de Abu Dabi y jefe de Estado de los Estados Unidos. Emiratos Árabes.

La Casa Real confirmó la conversación telefónica entre Juan Carlos I y su hijo, Felipe VI, y el próximo encuentro en Madrid.

El español se enteraron de la próxima visita del rey que gobernó España durante 39 años este lunes, festivo en la Comunidad de Madrid por las fiestas de San Isidro, su patrón.

Desde que el torbellino financiero y pasional de Juan Carlos avivó el morbo y dio letra a los antimonárquicos que quieren ver el fin de la Corona en España, los que siguen rindiendo homenaje a la monarquía lo hacen cada vez con más tranquilidad.

Deberías leer:   Chile termina de escribir su nueva Constitución pero no logra resolver las tensiones

De hecho, el vestido de Mango de 50 euros con el que la reina Letizia coincidió hace unos días con un ganador en una ceremonia en Mérida despierta más interés que la presencia de Borbón en Galicia.

Corinna Zu Sayn Wittgenstein, ex amante de Juan Carlos y ahora principal enemiga.  Foto Bloomberg

Corinna Zu Sayn Wittgenstein, ex amante de Juan Carlos y ahora principal enemiga. Foto Bloomberg

Despreocupado de sus niveles de popularidad, el rey emérito, que ya cumplió 84 años, no quiero perderme las regatas que se disputarán el sábado 21 y domingo 22 de mayo en Sanxenxo y que serán las previas al mundial de junio.

Desde el Real Club Náutico de Sanxenxo confirmaron que el barco de Juan Carlos, el bribónestá listo para la competencia.

La última vez que el rey emérito desfiló por Sanxenxo fue en 2019, cuando asistió a la regata Rey Juan Carlos y presidió la entrega de trofeos de la Copa de España de 6 metros, acompañado de una de sus hijas, la infanta Elena.

no pienses en volver

Elena y Cristina, hijas de Juan Carlos I y la reina Sofía, eran las únicas de la familia que visitaban habitualmente al emérito en Abu Dabi. E incluso protagonizaron un escándalo en febrero de 2021: con motivo de ir a visitar a su padre, las infantas fueron vacunadas contra la Covid-19 en Emiratos mucho antes de la fecha en la que habrían tenido que ser inmunizadas en España.

En marzo, cinco días después de que la Fiscalía del Tribunal Supremo archivara las tres investigaciones en curso sobre las cuentas de Juan Carlos I, el hombre elegido por Franco para gobernar España tras su muerte en 1975, escribió una carta a su hijo, el rey actual, diciéndole que planea no moverse de los Emiratos. Pero que Quiere venir a España a menudo.

Deberías leer:   Guerra Rusia-Ucrania, en vivo: Putin prohibió la entrada a Rusia a la esposa y la hija de Joe Biden

“Prefiero, en este momento, por motivos que pertenecen a mi esfera privada y que solo me afectan a mí, seguir residiendo de forma permanente y estable en Abu Dabi”, dijo Juan Carlos en la carta de cuatro párrafos. que no firmó como rey sino como padre.

“Soy consciente de la importancia de los hechos pasados ​​en mi vida privada y que sinceramente lo siento“, él admitió.

“Siento también un legítimo orgullo por mi contribución a la convivencia democrática y la libertad en España”, añadió.

La Fiscalía consideró que no era posible abrir causa penal contra Juan Carlos por el presunto cobro de comisiones en las obras del tren rápido a La Meca. Y que no era factible hacerlo por el uso de tarjetas con fondos no declarados o por supuestas cuentas en paraísos fiscales.

Para deleite del emérito, no se encontró suficiente evidencia, los delitos prescritos o el Borbón estaba protegido por la inviolabilidad de su cargo cuando hubiera cometido esos actos.

El Rey Juan Carlos de Borbón sabe, sin embargo, que nunca más volverá a vivir en el Palacio de la Zarzuela. Por ello, en su carta, se adelanta a confirmarlo: “Si en el futuro vuelvo a residir en España, es mi propósito organizar mi vida personal y mi lugar de residencia. en áreas privadas“, escribió.

Juan Carlos ya había utilizado la vía epistolar para comunicar a su hijo, el rey Felipe, que se marchaba de España. Lo hizo el 3 de agosto de 2020 cuando, sin confesar dónde cambiaría de domicilio, anunció su autoostracismo.

“Con el mismo afán de servir a España que inspiró mi reinado y dada la repercusión pública que están generando ciertos hechos pasados ​​en mi vida privada, quiero manifestar mi absoluta disponibilidad para contribuir a facilitar el ejercicio de sus funcionesdesde la tranquilidad y la calma que requiere su alta responsabilidad”, escribió entonces el emérito.

Deberías leer:   el video de cinco segundos de las dos vicepresidentas que sacudió Colombia

Todavía tiene que hacer frente a la denuncia por acoso que Corinna Larsen, la íntima amiga que no hace más que complicarle la vida, interpuso contra él en Reino Unido.

El Alto Tribunal de Londres asegura que Juan Carlos no tiene inmunidad legal allí después de su abdicación, para que la demanda por acoso pueda seguir adelante.

A nivel nacional, el regreso del padre del rey. sacude las aguas de la política española. Ningún partido permanece indiferente ante su inminente regreso a la patria.

“Sería bueno que todos los españoles pudiéramos saber cuál es su opinión sobre los hechos en los que estuvo involucrado, pero aparte de eso, lo que tenemos es una persona que viaja a su país a ver a sus hijos. No creo que eso sea más relevante”, dijo Eva Granados, portavoz del PSOE, el partido mayoritario en la coalición de gobierno, en el Senado.

“Que un padre hable con su hijo es normal. Siempre somos respetuosos de las decisiones que toma la Corona en este sentido”, dijo el coordinador general del Partido Popular, Elías Bendodo.

“Venga o no venga, nadie le va a quitar la vergüenza de lo que ha hecho”Prefirió decir Aítor Esteban, portavoz del Partido Nacionalista Vasco en el Congreso.

“España es un estado podrido que permite el regreso de un rey corrupto”, dijo Josep Rius, portavoz de Junts per Catalunya, el partido independentista catalán fundado por el expresidente Carles Puigdemont, refugiado en Bélgica desde que declaró inconstitucionalmente la independencia de Cataluña en 2017.

PB