El sencillo truco psicológico para ser mejores al realizar cualquier tarea | Life

Si tiene dificultades para terminar una tarea, lo más probable es que el problema sea simplemente que no sabe exactamente cuándo terminará la tarea. Parece una tontería, pero tiene una explicación psicológica.

A nadie le gustan los plazos a la hora de ejecutar una tarea o trabajo, sobre todo si detrás de ellos hay un jefe exigente que no nos quita los ojos de encima dispuesto a actuar si no llegamos a tiempo a la fecha establecida.

Pero, ¿y si te dijera que aunque son estresantes, los plazos resultan ser un excelente motivador que nos ayuda a completar las tareas más rápido y de una manera mucho más eficiente.

Esto no solo afecta el lugar de trabajo, se puede aplicar a casi cualquier faceta de nuestras vidas. Por ejemplo, no es lo mismo fijarse el objetivo de estar en forma que fijarse el objetivo de llegar preparado para correr y terminar una carrera concreta.

El segundo es mucho más motivador ya que tiene una fecha de finalización específica, el primero es una idea vaga.

Así lo demuestra un estudio publicado por la Universidad de Tel Aviv del que se hace eco Bigthink, en el que se pedía a 64 universitarios que realizaran una serie de tareas complejas divididas en bloques con una recompensa monetaria para quienes superaban el proceso con una valoración por encima de una escala establecida.

Los participantes se dividieron en dos grupos y completaron 10 bloques de 240 ensayos, haciendo un total de 2400 ensayos, pero mientras a un grupo se le decía que el experimento estaba dividido en bloques y se le informaba cuántos bloques del total habían completado a lo largo del proceso, el otro grupo no lo hizo.

Ninguno de los grupos recibió evaluación alguna durante la realización del trabajo, aunque se les preguntó sobre su nivel de cansancio, aburrimiento y energía al final de algunos de los bloques para calcular un indicador de fatiga.

El grupo que recibió información sobre cuánto había progresado en el experimento logró un mayor nivel de rendimiento, velocidad y precisión.; algo que aumentó considerablemente hacia el final de la misma, lo que sugiere que saber cuándo terminará una tarea hace que sea más fácil completarla.

El grupo que recibió retroalimentación también necesitó menos descansos que el grupo que no recibió retroalimentación, aunque la retroalimentación no indicó que se sintieran menos fatigados.

El experimento se repitió con un mayor número de bloques, aumentando el número de pruebas a 2.880. Y como en el primer experimento, con los mismos resultados. El grupo que no sabía cuándo terminaría el trabajo tomó un mayor número de descansos, tomó más tiempo y dijo sentirse mucho más fatigado..

¿Por qué hacemos mejor el trabajo cuando sabemos que una tarea va a terminar? Si somos conscientes de que una tarea tediosa está casi terminada, nos acerca a otras actividades más placenteras, lo que nos motiva a terminar más pronto y mejor lo que estamos haciendo.

Además, si no tenemos idea de cuánto tiempo más le vamos a dedicar a una tarea, nos resulta más difícil poner toda nuestra energía en ella; mientras que si sabemos que el final está cerca, hacemos todo lo posible por ser conscientes de que tendremos la energía suficiente para terminarlo.

El estudio deja claro que saber cómo está progresando una tarea puede tener un impacto positivo tanto en la cantidad de esfuerzo que pones en ella como en la calidad y cantidad de la mismaasí que si de verdad quieres deshacerte de ese aburrido trabajo, lo mejor es fijar una fecha para terminarlo.

Con información de Telam, Reuters y AP