26 C
Usa River
miércoles, abril 21, 2021

“El ultra está ganando”, un mensaje inquietante que sacude a Alberto Fernández

- Advertisement -
- Advertisement -

Alberto Fernández y Sergio Berni tuvieron unos segundos cara a cara, este lunes, en el acto de renovación de las autoridades del PJ. El Presidente acababa de sufrir una rebelión de gran parte del Gabinete, liderado por mujeres, que exigía una fuerte reacción contra el ministro porteño, a quien acusaron de violento y misógino por los episodios que siguieron a la aparición de M., el niña secuestrada por un cartonero en Villa Lugano. Berni ya había jugado su juego en privado: respondió cómo reaccionan los chicos cuando se sienten a salvo de una situación supuestamente incómoda (es mejor no citar sus palabras) y rompió con orgullo las renuncias con un “No saldré ni me tiraré un pedo”. . Quienes gustan de especular sobre teorías conspirativas, incluso las más locas, aseguran que Berni acudió al club Defensores de Belgrano con la estrategia de no separarse nunca de Axel Kicillof para que el encuentro con Fernández fuera inevitable.

Por supuesto que lo fue. Cuando Alberto y Kicillof se miraron por primera vez, Berni estaba pegado al gobernador. No se sabe si Kicillof desconocía que esto podía pasar o si decidió ser cómplice de su oficial. La verdad es que el primer ministro y el ministro Se veían feos a los ojos, extendieron las manos para saludarse y no se dijeron palabras. La escena no es muy dramática, pero puede ayudar a comprender cómo se mueve el poder en la era de Alberto Presidente, Cristina Vice. Y cómo se van construyendo las pequeñas molestias del presidente y su séquito. En algunos casos suelen llegar tarde, como en este, pero se producen y dejan marcas.

Porque ese episodio de Defensores tuvo su correlación dos días después, en Las Flores, en conmemoración del Día del Recuerdo, 45 años después del golpe militar. Cristina se veía graciosa: “¿No me estás viendo? A ver, ¿por qué no sales un rato? Los de atrás me quieren ver. No sé por qué … ¡Ya me tienen de color, chicos!” Lo mismo de siempre. Solo que más, soy mayor “.

Se reía, jugaba con el micrófono y lanzaba besos al aire. De fondo, escuchó la música que interpretó durante su intervención en el Patio de las Palmeras: “Cris-tiii-na / Cris-tiii-na”. Kicillof aplaudió a su derecha y Máximo Kirchner a su izquierda, sentado en un taburete alto, desde donde tenían otra audiencia de electos a sus pies. Entre ellos, en primera fila, Berni. Muchas señales del vicepresidente en un solo acto. Habría más, allí y en los días siguientes. Cristina es, tiene razón, la de siempre.

“El problema no es ella, o mejor dicho, no siempre puede ser ella”, dice un hombre que forma parte del primer anillo de poder. El hombre es, en teoría, del riñón Albertista. Llegó a su despacho hace un año y tres meses con el convencimiento de que podría ser posible una gestión diferente a la del último mandato de Cristina, pero hoy parece coincidir con lo que el diputado maldice en privado: cuando algo no esta bien siempre la culpan. Es un truco que supe pagar. Hoy se gasta. La culpa es, al menos, compartida.

El expresidente cree que su socio fomentó estas reacciones en los primeros meses de su mandato, al ritmo de las investigaciones, que lo apuntaban con picos muy elevados por el manejo de la pandemia. En ese momento, cuando se discutió la hipótesis en el Instituto Patria, a los albertistas no les prestó mucha atención y les gustó la popularidad de su jefe, que anteponen cualquier discusión de comportamiento en el Frente de Todos. Imaginaban que, tarde o temprano, Alberto se levantaría contra las demandas permanentes de su pareja. Viejos tiempos. Tiempos en los que el ala de la coalición moderada, cuando no había intrusos, se refirió a Cristina como “Maléfica”, aludiendo al carácter de la película.

Hoy la diputada acelera y no hay voces internas, al menos en público, que funcionen como contrapeso. Sergio Massa, el otro tramo importante del Frente, prefiere evitar a los medios. Ni Venezuela ni los desacuerdos sobre la política de seguridad -dos temas en los que el kirchnerismo siempre se ha enfrentado y hasta ha logrado lucrar- lo han sacado del silencio. Para Alberto, es un dolor de cabeza extra. El presidente de la Cámara de Diputados construye más con Máximo Kirchner que con quien, cuando emergió como rivales en 2019, terminó por convencerlo de abandonar el sueño presidencial y entrar en la jerarquía. Esto lo atrajo con algunos alcaldes enemigos de La Cámpora.

Al mismo tiempo que hay voces que callan, se alzan otras -algunas muy asociadas al cristianismo duro- que, lejos de mantener el equilibrio en un momento de crisis, atacan a Alberto, contribuyendo a erosionar la figura presidencial y generando un mayor estado de incertidumbre en ministros y funcionarios. Hebe de Bonafini ha venido diciendo, casi en sintonía con la aparición del vicepresidente en las negociaciones con el Fondo, que “el presidente y el ministro Guzmán nos engañan todo el tiempo”. Ni para ella ni para los ataques de Amado Boudou, Julio De Vido o Guillermo Moreno hay respuesta.

“Alberto decidió no disputar un gramo de poder con Cristina y así será a toda costa. A partir de ahí construimos la gestión ”, presumen quienes visitan con frecuencia el despacho de la presidencia. “Los ultra están ganando, sin duda“, agregan.

En los últimos diez días, han ocurrido hechos importantes en varias áreas. A nivel partidario y electoral, Máximo Kirchner se quedó con el futuro del PJ de Buenos Aires, desde donde se formarán las listas para intentar retener el distrito central del país. La ministra más leal de Alberto, su amiga Marcela Losardo, cedió el asiento a Martín Soria. Cristina condicionó las negociaciones de Martín Guzmán con el FMI y detuvo los reajustes arancelarios por encima del diez por ciento, es decir, redujo al 30% los reajustes que quería el ministro de Economía.

La política exterior del Gobierno, ahora, definitivamente se volvió hacia el gusto cristiano. Venezuela ya no es, para Alberto, lo que era hace unos años. La condena a la dictadura de Nicolás Maduro puede esperar: El kirchnerismo ofreció esta semana una de las pocas celebraciones a Maduro en medio de un país devastado que arrastra la condena de los principales países del mundo. Ocurrió ni más ni menos que el 24 de marzo.

La relación del dúo presidencial es siempre tensa. El diálogo, ciertamente, ha sido mejor desde el 1 de marzo, cuando Alberto inauguró las sesiones ordinarias del Congreso, si por eso se entiende que volvieron a hablar todos los días y hablaron en cualquier momento. Los rencores son clandestinos y ocasionalmente surgen o en discusiones a puerta cerrada..

Ella sigue creyendo que la administración es deficiente y en su lista negra todavía hay empleados que no trabajan. ¿Vas tras ellos? Los albertistas sostienen que no hay mucho más para rendirse y que es preferible pensar en priorizar la unidad, si es que existe, en un contexto de fragilidad, con una preocupante escalada de contagios por parte de Covid y con las elecciones legislativas acercándose a la esquina. Cristina, por supuesto, estaría tramando nuevas sorpresas.

Mira tambien

Noticia de Argentina

- Advertisement -spot_img
- Advertisement -
ultimas noticias
Notas relacionadas
- Advertisement -