el video de cinco segundos de las dos vicepresidentas que sacudió Colombia

El triunfo de la fórmula Gustavo Petro-Francia Márquez en las elecciones del pasado domingo en Colombia marcó un quiebre: por primera vez se impone en las urnas una fórmula de izquierda, un hecho sin precedentes para un país con una fuerte tradición de gobiernos de derecha y donde los candidatos más progresistas en varias ocasiones ni siquiera llegaron a las urnas: fueron asesinados antes. Por eso, esta situación sin precedentes promete sacudir varias de las tradiciones del país.

Una de las figuras que causó mayor sensación en la campaña fue la vicepresidenta Márquez, abogada y activista ambiental, feminista y defensora de derechos humanos que llegó tras una historia personal marcada por el sacrificio: hija de una familia obrera, fue madre soltera a los 16 años, trabajó en las minas de oro y como empleada doméstica antes de terminar sus estudios.

Marta Lucía Ramírez y Francia Márquez, en su último encuentro para preparar la transición entre ambas (Foto AFP)

Este viernes, Márquez participó en una reunión con la vicepresidenta saliente, Marta Lucía Ramírez, en el que los contrastes entre ambas figuras se hicieron fuertemente visibles. Ramírez, figura del partido conservador y exministro de Defensa durante el gobierno de Álvaro Uribe, recibió a los futuros nuevos habitantes en la residencia del vicepresidente.

Uno de los momentos más comentados fue el momento en que Márquez fue presentada al equipo de trabajadoras del hogar. La nueva vicepresidenta se tomó el tiempo de saludarlos y darles la mano a cada uno de ellos, mientras Ramírez se apartaba de ella, arreglándose el cabello, con un gesto en el rostro que redes sociales describieron como «malestar» o incluso «desprecio».

“Comienza el proceso de empalme de la Vicepresidencia de la República. Una escena muy reveladora que muestra el inicio de una nueva era: ha llegado la hora de los don nadies»tuiteó Heidy Sánchez Barreto, regidora de Bogotá.

La escena se volvió tan viral que la propia Ramírez tuvo que salir a explicar la situación y aclarar que ya habia saludado a «las chicas» —como se llama al personal doméstico— antes de la llegada de Márquez.

El nuevo vicepresidente, sin embargo, no se sumó a la polémica.

Un vicepresidente de origen humilde para Colombia

Márquez había tenido algunos encontronazos esta semana, tras el triunfo del Pacto Histórico el pasado domingo. Uno de ellos fue con un periodista, quien le preguntó en términos si mudarse a la residencia oficial. Iba a empezar a «vivir sabroso»en alusión a un eslogan de campaña vinculado a sus raíces afrodescendientes.

“Yo no creo que vivir rico tenga que vivir en una casa. Si piensan que porque me dan una casa presidencial ya estoy viviendo rico, se equivocan. Eso es parte del clasismo de este país. si lo miras desde ese lugar. Los invito a reflexionar sobre lo que significa en las entrañas del pueblo negro. Es vivir con dignidad, con garantía de derechos”, dijo Márquez, en otro de sus discursos que se viralizó en redes.

Márquez nació en la vereda Yolombó, un corregimiento del municipio de Suárez en el departamento del Cauca, territorio de una comunidad afrodescendiente con enormes carencias.

«Mi comunidad, por ejemplo, Ha sufrido un abandono histórico. No hay agua potable, no hay saneamiento básico. No hay buena conectividad, ni buen servicio de electricidad. Las escuelas están deterioradas, algunas están a seis horas de la cabecera municipal y no hay caminos. Es caminando como la gente llega a estos lugares”, dijo en una entrevista reciente con la BBC.