18 C
Usa River
sábado, mayo 8, 2021

Empresas privadas controlan el 45% del sector eléctrico en México

- Advertisement -
- Advertisement -

Noticias de Mexico

Mitad de México electricidad es impulsado por empresas privadas. A través de una serie de esquemas, las grandes y pequeñas empresas privadas, así como las empresas de generación y consumo, generan el 45,8% de la energía eléctrica disponible en el país.

Estas empresas se expandieron cuando el país cambió sus leyes y abrió el sector a la inversión privada, tomando muchos clientes de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), una empresa de propiedad estatal, alegando que sus precios eran demasiado altos.

En el año 2000, cuando la Comisión Federal de Electricidad estaba presidida por Alfredo Elías Ayub, emitió un documento en el que denunciaba que la empresa estatal prestaba atención personalizada a 10,500 grandes empresas como Compañía Minera Autlán, Mexicana de Cobre, Altos Hornos de México, Cementos Apasco, Bimbo y Peñoles.

El último informe disponible data de 2018 e incluye 1.041 grandes empresas.

Para explicar la disminución de los beneficios de la empresa estatal durante algunos períodos intermedios, un argumento utilizado con frecuencia fue “el aumento (…) de autoabastecimiento, ”Principalmente porque las grandes empresas han recurrido a estas prácticas.

Recomendado: Medio millón de mexicanos no tienen electricidad en medio de la pandemia de COVID-19

La primera empresa en obtener una licencia de autoabastecimiento
Los clientes han comenzado a recurrir al autoabastecimiento desde 1994, cuando las autoridades mexicanas otorgaron a la minera Miners Hecla una autorización para el autoabastecimiento de energía eléctrica. La licencia fue otorgada por Georgina Kessel, entonces presidenta de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), y quien luego se convertiría en ministra de Energía durante el gobierno de Felipe Calderón.

En mayo de 2006, Termoeléctrica del Golfo obtuvo una licencia para suministrar su propia electricidad. La empresa tendría un porcentaje de la electricidad generada, pero la mayor parte sería utilizada por Cementos Mexicanos (Cemex), que recibiría el servicio a través de la red de CFE. Este fue uno de los primeros clientes importantes que perdió la empresa estatal.

Con el tiempo, varias otras empresas crearon empresas de autoabastecimiento con consorcios como Telmex, Bimbo, Cemex, Soriana, Chedraui, Cervecería Cuauhtémoc, Celanese, Oxxo, CitiBanamex, Banco Azteca, TV Azteca, Hyundai, KIA, Ford, Nissan Mexicana, Suburban. Tren, Grupo Elektra, BBVA, PepsiCo, Costco, Sonoco, Comercial Mexicana y Walmart, entre otros. Hace unas semanas, la Comisión Federal de Electricidad describió esta práctica como un “mercado negro de la electricidad”.

Ahora, varias otras empresas han recurrido a esta práctica: Ternium, Cementos Apasco, Minera Autlán, Kimberly Clark, Mexichem (Orbia), BASF, Conductores Monterrey, Vidriera Monterrey, Alestra, Fábricas Monterrey, Bayer de México, Deacero, Tec de Monterrey, Tubacero, Banca Affirme, Vitro, Continental, Corning, Sanborns, Evenflo, Gamesa, LG, Mabe, Maizoro, Sabritas, Salinas Industrial, Polioles y Sigma Alimentos.

Deberías leer:   Vacunación Covid 19 en Argentina: cuántas dosis se aplicaron al 2 de mayo

Además, los documentos del Comisión Federal de Electricidad (CFE) muestran que muchas de estas empresas son socias en más de un titular de permiso. Es el caso de Iberdrola, empresa que concentraba varias grandes empresas en diferentes permisos firmados con centros de autoabastecimiento.

La empresa española llegó al gobierno mexicano bajo Felipe Calderón. La gestión permitió a Iberdrola reunir hasta 586 socios en tres autorizaciones y algunos de ellos fueron mencionados en las tres autorizaciones: Cementos Apasco, Kimberly Clark, Nissan Mexicana, Cervecería Cuauhtémoc y Mexichem.

Deberías leer:   Alex Caniggia se enamoró y el capricho le costó mucho

Perspectiva actual
Según el Plan Sectorial Energético 2020-2024 (Plan Sectorial Energético 2020-2024), la participación de empresas privadas en el Sistema Eléctrico Nacional (SEN) incluye 255 empresas de autoabastecimiento, pequeñas empresas productoras y empresas exportadoras e importadoras que generaron 45,8 teravatios. -horas (TWh), que representa el 14% del consumo nacional; Todavía, Iberdrola dominó el mercado.

En cuanto a los esquemas de operación, los llamados productores de electricidad independientes (PEE) son los más frecuentes. Estos esquemas surgieron en 1995 y se conocen como proyectos de infraestructura productiva a largo plazo.

A través de este modelo de financiación llegaron a México empresas internacionales, principalmente de España. Estas empresas extranjeras construyeron plantas para vender electricidad a la Comisión Federal de Electricidad, facilitando terrenos, la construcción de plantas, así como su interconexión.

En este caso, la CFE se ve obligada a comprar, suministrar y transportar gas de 13 plantas propiedad de productores de energía externos, adoptando todos los riesgos operacionales. Estas empresas y planes energéticos firmaron un contrato con la Comisión Federal de Electricidad hasta 2039.

Los compromisos contractuales suscritos entre la CFE y estas empresas establecen la compra de energía eléctrica por más de MXN 2 mil millones; Hasta el momento, el gobierno mexicano ha pagado MXN 886,778 millones. Durante los próximos 19 años, México pagará más de mil millones de pesos.

Por ejemplo, Iberdrola opera ocho plantas de ciclo combinado. La CFE suscribió un contrato de más de mil millones de pesos, lo que equivale al 46% del total comprometido por la estatal en 33 plantas. Después de 2023, la Comisión Federal de Electricidad aún tendría MXN 902,000,437 para la empresa española.

Por lo tanto, en su Plan Sectorial de Energía 2020-2024, el gobierno federal considera que estará vinculado a proveedores privados durante los próximos 19 años y que, si no se modifican estos acuerdos, México perderá hasta MXN 160 mil millones.

gm

- Advertisement -
- Advertisement -
ultimas noticias
Notas relacionadas
- Advertisement -