En Art Basel Miami Beach, un curador deja espacio para grandes ideas y grandes obras de arte

CIUDAD DE MÉXICO – Art Basel tenía propósitos prácticos en mente cuando introdujo la sección Meridians en su extenso mercado de Miami Beach en 2019. El espacio de exhibición de gran tamaño estaba destinado a dar cabida a objetos a gran escala y piezas de performance que las galerías no podían encajar en su estándar. stands de feria.

Pero la exhibición secundaria de lienzos gigantes y coloridos, instalaciones 3-D y videos multicanal terminó transformando toda la experiencia de la feria, agregando una opción de arte curada, algo más como una exhibición de museo, a la cuadrícula aparentemente interminable de espacios comerciales que hacen hasta el evento. En los puestos, los visitantes compraban. En Meridians, observaron, caminaron e interactuaron con el arte. Hizo que Art Basel Miami Beach fuera más atractivo.


Parte del mérito va al trabajo; fue bien recibido, como dicen en el mundo del arte. Pero otra parte es para la curadora, Magalí Arriola, quien reunió un cartel de artistas, presentes y pasados, que se extienden por todo el continente americano, entre ellos Fred Wilson, un neoyorquino; la cubana Ana Mendieta; y Luciana Lamothe, de Argentina.

La Sra. Arriola está bien posicionada para conocer el arte a lo largo de este meridiano en particular. Es directora del Museo Tamayo en la Ciudad de México, un punto de conexión entre el arte y los artistas de las Américas desde hace mucho tiempo. Su currículum como curadora incluye exposiciones en San Francisco; Bogota Colombia; y Buenos Aires.

“Y en realidad soy mitad francesa, mitad mexicana”, dijo durante una entrevista reciente en los escalones de entrada del Museo Tamayo, que estaba cerrado por renovaciones. “Trabajo principalmente en Estados Unidos y América Latina, pero también he hecho conexiones con Europa”.


Deberías leer:   ONU pronostica menor crecimiento mundial para 2022 y 2023

En la Ciudad de México, formó parte de un ambicioso grupo de artistas y curadores que comenzaron sus carreras a mediados de la década de los noventa. Colectivamente empujaron la escena de la galería para expandirse exponencialmente, transformándose de una dispersión de espacios de exhibición informales a una capital establecida del arte contemporáneo, con instituciones como el Museo Jumex y el Museo de Arte Carrillo Gil mostrando talentos internacionales.

De hecho, trabajó en ambos lugares, y como curadora independiente, antes de asumir el cargo principal en Tamayo en 2019. Es conocida localmente como la persona que conoce a todos.

“Comencé en Carrillo Gil, y en ese entonces se suponía que era más para artistas más jóvenes, y yo era joven en ese momento, así que estaba trabajando con mi propia generación de personas”, dijo. Entre sus pares se encuentran figuras centrales de la época, como los artistas Francis Alÿs y Yoshua Okón y los galeristas José Kuri y Mónica Manzutto.

Desde entonces, ha mantenido un enfoque hacia el futuro, ayudando a los talentos emergentes a encontrar plataformas para su trabajo. El primer esfuerzo curatorial importante en su trabajo actual, titulado “Otrxs Mundx”, contó con 40 artistas, muchos de los cuales nunca antes habían mostrado en un museo.

“Lo que creo que es muy importante ahora es que, en el Museo Tamayo, ha estado muy cerca de los artistas jóvenes. Siempre está trabajando con las nuevas generaciones ”, dijo Ana María Sánchez Sordo, otra curadora prominente en la Ciudad de México y actualmente gerente de Galerie Nordenhake, que tendrá un stand en Art Basel Miami Beach este año.

La edición de 2021 de Meridians mostrará una serie de nombres prometedores, aunque Arriola dijo que la coordinación era diferente a la curaduría de espectáculos típicos de museo, que generalmente se basan en un tema o pretenden servir como una retrospectiva de la carrera de un artista. En cambio, la exhibición es un resumen de grandes piezas que las galerías comerciales buscan mostrar.

Deberías leer:   COVAX ha entregado 1.000 millones de vacunas a países pobres

“Realmente toma forma a partir de lo que envían las galerías”, dijo. “En algunos casos, por supuesto, tengo conversaciones que pueden orientar las cosas, pero el resultado lo exige lo que se proponga”.

Los proyectos que se propusieron este año fueron distintos de los de 2019, principalmente debido a la pandemia, dijo Arriola, y hubo menos de ellos. Muchos artistas se vieron obligados por el bloqueo global a trabajar desde sus hogares en lugar de estudios más grandes y simplemente no tenían el espacio para producir objetos sustanciales.

También tuvo el desafío de incluir galerías de América Central y del Sur, donde la recuperación de la pandemia ha sido más lenta que en los Estados Unidos. “Hice lo mismo con las galerías latinoamericanas”, dijo, “pero la gente todavía se está poniendo al día desde hace dos años”.

Solo una de esas galerías estará presente en Art Basel Miami Beach: A Gentil Carioca, en Río de Janeiro, traerá una pieza bidimensional del artista brasileño Maxwell Alexandre, que representa “Cuerpos negros sobre papel marrón, explorando la sociopolítica del color marrón. connotación como palabra para velar la negrura ”, según la descripción de la galería.

Debido a que, por defecto, el programa de este año tiene muchas galerías de los Estados Unidos, reflejará temas que dominaron el discurso social en el país durante los últimos 20 meses, particularmente el movimiento Black Lives Matter.

“Lo que más encontrará son todas estas propuestas diferentes que se ocupan de cuestiones raciales y de clase y cuestiones de poder, que por supuesto, todas están de alguna manera interrelacionadas”, dijo Arriola.

Deberías leer:   Cubran los juicios, llamado a la prensa acreditada

Entre las obras que encajan en esa amplia categoría se encuentran “Suntuosas memorias de reyes saqueadores” de 14 partes y 30 pies de largo, que examina las consecuencias perdurables del colonialismo y la esclavitud (presentada por la galería David Lewis de Nueva York). Además, hay una nueva pintura, de 20 pies de largo y 7 pies de alto, de Conrad Egyir, un artista con sede en Detroit cuyo trabajo mezcla la iconografía de su Ghana natal con referencias a la cultura estadounidense actual (presentada por la galería Jessica Silverman de San Francisco).

También hay una pieza de performance en el espectáculo: “Contract and Release” de Brendan Fernandes, una serie de seis pequeñas esculturas inspiradas en una silla que Isamu Noguchi diseñó como pieza de escenario para una representación de ballet de 1944 de “Appalachian Spring” de Martha. Compañía de danza Graham. El atrezzo era estático, pero las versiones de Fernandes se balancean precariamente y los bailarines intentarán equilibrarse sobre ellas, investigando las nociones de libertad de movimiento y las restricciones impuestas. (La pieza será presentada por la galería moniquemeloche de Chicago).

“Contract and Release” se activará en aproximadamente 538 pies cuadrados, más espacio del que se asignan algunos stands de ferias de arte, por lo que es exactamente el tipo de trabajo que Meridians hace posible en Art Basel Miami Beach.

“Es una gran oportunidad para mostrar algo que de otra manera solo se podría ver en un museo”, dijo la dueña de la galería, Monique Meloche.