En busca del crecimiento perdido – El Financiero

Un lugar común en nuestras conversaciones y dichos es la frase: el “habría” no existe.

Es cierto. Pero, a veces, el “hubiera” sirve para evaluar, para considerar el curso probable de los acontecimientos en caso de que las decisiones o el entorno hubieran sido diferentes.

La consideración anterior es relevante debido a la información que ayer dio a conocer el INEGI.

Él crecimiento de la economia mexicana la tasa anual fue 1,8 por ciento en el primer trimestre de este año y 1,0 por ciento a tasa trimestral.


Considerando cifras desestacionalizadas para evitar distorsiones, el PIB del primer trimestre de este año es 2.7 por ciento por debajo del nivel que tenía en el cuarto trimestre de 2018.

En términos monetarios, esto significa que La economía mexicana vale hoy 746 mil millones de pesos menos que en el cuarto trimestre de 2018 a precios corrientes.

O, si lo quieres ver de otra manera, en este período de 3 años, cada habitante de nuestro país perdió 5 mil 923 pesos ingresos anuales.

En realidad, las cosas son peores.

Deberías leer:   México negociará tratado comercial con Corea del Sur

Si consideramos que el crecimiento promedio de la economía mexicana entre 2000 y 2018 fue de 2.26 por ciento, si se hubiera mantenido la tendencia histórica de las últimas dos décadas, el crecimiento de los últimos tres años habría sido del 6,9 por ciento.

En otras palabras, si la economía hubiera mantenido la trayectoria que tuvo en el ahora cuestionado período que al presidente López Obrador le gusta llamar neoliberal, su valor hoy sería un 10 por ciento más alto el nivel con el que cerramos el año pasado.

A los precios actuales, esa diferencia equivale a 2,7 billones de pesos O, dicho de nuevo en términos más asequibles, en promedio, cada mexicano tendría un ingreso anual superior a 21 mil 430 pesos en comparación con el nivel actual.

Ya sé que, como en todo el mundo, pasó la pandemia y eso modificó los resultados.

Bueno, hagamos otro ejercicio.

en nuestra región, América Latinael resultado en PIB de los años 2020 y 2021Era un caída de -0,6 por ciento.

Deberías leer:   El plan federal contra inflación se queda corto: cúpulas de Jalisco

En México, el resultado para el mismo período fue una caída de -3.8 por ciento.

Es decir, hubo una pérdida neta por encima del promedio regional equivalente a 3,2 puntos del PBI, lo que equivale a precios corrientes a 860 mil millones de pesos.

Ya no te canso con más cifras.

El hecho es que el desempeño de la economía mexicana en los últimos años es muy por debajo de sus parámetros históricos.

Y si se justifica este hecho con el tema de la pandemia, resulta que también está por debajo de los niveles promedio de los países latinoamericanos.

Es decir, en balance, hemos tenido años muy malos en términos de crecimiento, y todo indica que el resto del sexenio también será mediocre.

Si somos optimistas y pensamos que este año creceremos 2,0 por ciento (el consenso habla de 1,7 por ciento) y consideramos la misma cifra para 2023 y 2024, terminaríamos el sexenio con una economía que habría crecido 2,0 por ciento en seis años.

Deberías leer:   Los precios se disparan en gasolineras de todo el mundo

Esto implica una tasa anual promedio de 0.3 por cientoel más bajo desde la administración de Miguel de la Madrid.

Hace un año pensé que el presidente López Obrador se tomaría en serio su intención de crear otro indicador demostrar que el resultado del sexenio es bueno en materia económica.

Ahora francamente lo dudo.

Creo que ya se ha dado por vencido. Ya no le preocupa demostrar con cifras que la economía va bien ni discutir con los que dicen que no.

Como les he expresado durante mucho tiempo. El crecimiento ya no es reparable en este sexenio.

la clave es que su desenlace no traerá consigo una crisis financiera.

Con eso logrado será suficiente.

Habrá otros momentos para buscar el crecimiento perdido.

Pilar Benegas

Pilar Benegas es una reconocida periodista con amplia experiencia en importantes medios de USA, como LaOpinion, Miami News, The Washington Post, entre otros. Es editora en jefe de Es de Latino desde 2019.