En Colombia, 19 personas mueren en protestas relacionadas con la pandemia

BOGOTÁ, Colombia – Entre los muertos se encuentran un alumno de noveno grado que salió a protestar con su hermano; un artista con un disparo en la cabeza mientras las cámaras rodaban; y un adolescente cuya madre gritos angustiados de dolor – “hijo, quiero estar contigo!” – se han compartido miles de veces en línea.

Al menos 19 personas murieron y cientos más resultaron heridas durante los días de protestas en Colombia, en las que decenas de miles de personas salieron a las calles para manifestarse contra una reforma fiscal destinada a llenar un agujero fiscal relacionado con la pandemia.

El domingo, el presidente Iván Duque Anunciado que retiraría la propuesta actual y, en cambio, buscaría un nuevo plan, esta vez surgido del consenso. “La reforma no es un capricho”, dijo. “La reforma es una necesidad”.

El lunes, el ministro de Finanzas del país dijo que renunciaría.

Pero las decisiones han hecho poco para sofocar la ira pública, y las protestas se han transformado en una protesta nacional por el aumento de la pobreza, el desempleo y la desigualdad provocados por la llegada del coronavirus el año pasado.

América Latina, y América del Sur en particular, ha sido golpeada especialmente por el virus, y muchos países de la región enfrentan condiciones fiscales nefastas si no se realizan reformas.

Duque fue uno de los primeros en tratar de abordar los problemas económicos de su país, y la respuesta pública aquí no augura nada bueno para otros líderes regionales, dijo Sergio Guzmán, director de Colombia Risk Analysis, una consultora.

“Este es uno de esos momentos en los que se está produciendo una ruptura clave en la sociedad”, dijo. “Y la gente está harta y despertando al poder de las calles”.

Las protestas han continuado, en parte, debido a la ira por lo que varios grupos de derechos humanos haber llamado una respuesta del estado de mano dura al tratar de controlarlos.

Varios casos de abuso policial se han capturado en video en los últimos días, incluido uno en el que se ve a un joven manifestante pateando a un oficial de policía en una motocicleta. El video muestra al oficial responder disparando al manifestante mientras huye.

El manifestante fue Marcelo Agredo, de 17 años, el de noveno grado que salió a marchar con su hermano. Murió poco después, según su padre, Armando Agredo. La muerte fue confirmada por la Defensoría del Pueblo del país, una agencia gubernamental que investiga violaciones de derechos humanos.

“No se toma la vida de una persona por una patada”, dijo Agredo, de 62 años, taxista jubilado. “Queremos justicia.”

Crédito…Armando Agredo

En medio de esta indignación, el expresidente del país, Álvaro Uribe, recurrió a Twitter para decir que los colombianos deben apoyar “el derecho de los soldados y policías a usar sus armas para defenderse” contra el “terrorismo”.

El sitio de redes sociales eliminó el mensaje poco después, diciendo que violó las reglas “Con respecto a la glorificación de la violencia”.

Deberías leer:   ¿Por qué Jessica Cediel llama 'pato' a Mateo Carvajal? ni él mismo lo sabe ni finge no saber

Duque, un aprendiz político de Uribe, pronto desplegó más fuerzas militares en la calle para sofocar los disturbios.

Las protestas comenzaron el miércoles y para el lunes al menos 18 civiles y un oficial de policía, Jesús Solano, habían fallecido, según la Defensoría del Pueblo. Entre los muertos se encontraba Jesús Flórez, de 86 años, quien murió “aparentemente por inhalación de gas”.

Al menos 540 policías han resultado heridos durante las manifestaciones, según la Policía Nacional, mientras que más de 100 autobuses han sido destrozados o quemados. La policía dijo que también había identificado a casi 17.000 personas que no estaban cumpliendo con medidas de salud pública como usar máscaras.

Las protestas se producen justo cuando el país está experimentando el momento más mortífero de la pandemia, y el país ha alcanzado un número récord de muertes diarias en los últimos días.

Guzmán, de Colombia Risk Analysis, dijo que había un acuerdo generalizado de que se necesitaba una reforma fiscal para mantener a flote al país, pero que el gobierno había esperado demasiado para rescindir la impopular propuesta fiscal, permitiendo la ira, la frustración y el resentimiento que había tenido. estado hirviendo a fuego lento durante el último año para hervir.

“Ahora se trata mucho más de la forma en que el gobierno ha dirigido el país durante dos años y medio, se trata de los cierres, se trata del descontento popular”, dijo.

La economía de Colombia se contrajo un 7 por ciento el año pasado, mientras que la pobreza aumentó de alrededor del 36 por ciento a casi el 43 por ciento de la población, según cifras publicadas la semana pasada.

La propuesta fiscal habría elevado los aranceles sobre algunos bienes y servicios cotidianos, al tiempo que habría mantenido los subsidios en efectivo de la era de la pandemia destinados a ayudar a las personas con dificultades.

Sin embargo, en última instancia, muchos en las calles dijeron que solo vieron los aumentos de impuestos, y un gobierno que sentían que estaba fuera de contacto con sus necesidades.

“Nos han empujado al hambre”, dijo Natalia Arévalo, de 29 años, manifestante en Bogotá. La Sra. Arévalo, que vende ropa, dijo la semana pasada que un nuevo bloqueo destinado a frenar la propagación del virus había reducido drásticamente las ventas. “Ahora quieren llevarse lo poco que nos queda”.

Algunas de las mayores protestas han tenido lugar en Cali, la tercera ciudad más grande de Colombia. El domingo, Nicolás Guerrero, un joven artista, estaba entre los cientos reunidos en una zona norte de la ciudad. De repente, sonaron disparos.

Un video granulado, transmitido en vivo y visto por muchos, muestra gritos y confusión.

Juan Gómez, un abogado de 27 años, estaba allí y vio cómo el Sr. Guerrero se desangraba a sus pies.

“Fue horrible”, dijo el Sr. Gómez. “Nunca he visto a alguien morir ante mis ojos”.

“No hay proporcionalidad”, dijo sobre la fuerza que se usa en la calle. “No tiene sentido”.

El Sr. Gómez habló por teléfono el lunes. Estaba lo suficientemente enojado, dijo, que planeaba regresar a las calles ese mismo día.