17 C
Usa River
viernes, mayo 7, 2021

“En Malvinas, el frío y el viento huelen a valentía”

- Advertisement -
- Advertisement -

Es sábado 12 de octubre de 2019. El piloto nos informa que vamos a aterrizar en el Aeropuerto Mount Pleasant (a 55 kilómetros de Puerto Argentino) y que está prohibido tomar fotografías, ya que estamos en una base militar. Mi sueño de llegar a las islas para honrar a los excombatientes argentinos, como corolario de mis libros sobre las Malvinas, comienza a cumplirse.

Miro por la ventana el paisaje rocoso hasta que las ruedas del avión tocan la pista. Tres minutos después, la puerta se abre y un guardia de seguridad del aeropuerto le dice al piloto que repita que no pueden tomar fotografías ni bajar con sombreros. Un asistente de vuelo le dice que el mensaje ya ha sido comunicado. El hombre la mira con ironía y dice con firmeza: “Que lo haga mejor de nuevo”.

Pisar el suelo de las Islas Malvinas

Soy el primero en descender y pisar el territorio del sur. Me dicen por dónde caminar hasta el aeropuerto y los demás pasajeros me siguen en fila, bajo la atenta mirada de los militares. La sensación es horrible. Hace mucho frio. El viento frío golpea mi cara y lo paraliza. Luego de la cena de bienvenida, junto a otros tres argentinos, me preparo para visitar diferentes rincones de las Malvinas.

Nos dicen que no hay robos en las islas y que las puertas están abiertas las 24 horas para entrar y salir libremente. En las islas viven poco más de 3.000 habitantes, la mayoría concentrados en Puerto Argentino, y entre octubre y marzo muchas personas llegan a esta perla austral del Atlántico en cruceros y aviones, lo que convierte al turismo en una importante fuente de ingresos.

El recorrido por el territorio sur

Deambulo por la orilla y contemplo el mástil del barco SS Great Britain, que tiene una ubicación privilegiada en la capital de las Malvinas. Es imposible no ver. Los nombres de los barcos británicos que protegían las islas también son visibles. Sigo caminando y llego a monumentos que aluden a la Primera Guerra Mundial Todavía para de las Malvinas de 1982.

Encuentro una pequeña estatua de Margaret Thatcher y placas que honran a los británicos que lucharon en la guerra con Argentina. Kelpers denuncian actitudes “Intimidante” de turistas argentinos. Me choca digerir tantos símbolos británicos alusivos a la Guerra de las Malvinas en tan poco tiempo. Duele.

Con mis compañeros de viaje nos dirigimos hacia el faro de la isla, donde es posible observar elementos de la Primera Guerra Mundial. Las olas del mar golpean furiosamente las rocas. Más tarde, comenzamos nuestro camino hacia Mount Harriet. Neves. Está a 15 grados bajo cero de la sensación térmica. Esto me permite evaluar mejor por lo que pasaron los excombatientes. Mi pecho está lleno de orgullo y mezclado con angustia en cantidades oceánicas. Encuentro zanjas, restos de camillas de madera, pedazos de zapatos cubiertos de nieve y restos de mantas gastadas que revelan el paso del tiempo.

Iván, con el caso de un excombatiente de Malvinas, en Gosse Green, en 2019.

. Pienso en los argentinos que estuvieron aquí en 1982, peleando honestamente, mal comidos, soportando muchos días con la ropa mojada y no aptos para estas condiciones climáticas. Aquí el viento huele a valentía.

Varias veces nos miramos sorprendidos por la valentía de los excombatientes argentinos para soportar estas adversidades. Al llegar a la base, mis compañeros y yo nos subimos a un 4×4 y nos dirigimos a una esquina donde es posible ver los restos de un helicóptero que cayó durante la guerra. También visitamos trincheras en Puerto Argentino (Stanley para los británicos), donde es posible ver en el suelo las huellas de las bombas lanzadas desde el mar por las fuerzas británicas. El frío y el viento nos acompañan como testigo y como actor decidido a recrear el escenario climático de la guerra.

En la cima del monte Longdon

Otro día decidimos escalar el monte Longdon. Recorrimos más de 12 kilómetros a pie. “No hay lugar para quejarse de nada aquí, por respeto a quienes arriesgaron o dieron la vida por el país”, reflexionó ante el mal tiempo. Cuando regreso, me dirijo al Museo de las Islas, donde expongo la versión británica del conflicto de soberanía entre la República Argentina y el Reino Unido. Todo el material destaca el agradecimiento de los isleños al Reino Unido por “La liberación realizada tras la invasión argentina y la hostilidad”.

Trago saliva, mi cuerpo acusa la recepción del golpe, pero se sorprende aún más de ver cómo en folletos y videos, los isleños apelan al principio de autodeterminación de los pueblos, como argumento para legitimar sus derechos. Aclararé que Este principio no se aplica al caso de Malvinas, por ser una población implantada por el poder usurpador. Aumentan la indignación y el desamparo. Me ofrecen muchos souvenirs con la leyenda “Islas Malvinas”, que no voy a comprar hasta que digan “Islas Malvinas, República Argentina”.

En el cementerio de Darwin

Al día siguiente, visito el cementerio de Darwin. El lugar más triste que conozco. Allí las redes del dolor al ritmo de la melodía del rosario que son sacudidos por el furioso soplo del viento. En este lugar abunda una atmósfera de valentía y patriotismo. Es el momento más difícil del viaje. Es mirar el dolor en el ojo. Pienso en las luchas, los hijos, las esposas y las madres de los valientes argentinos que se quedaron aquí cuidando la soberanía argentina.. .

Deberías leer:   Horacio Cabak, quien padece Covid, tuvo que ser hospitalizado

Salgo del cementerio y cierro la puerta por respeto, como si quisiera proteger a quien se queda adentro cuidando nuestro pabellón. Me subo al coche y voy a Goose Green (“Goose Meadow”, me gusta más). En este lugar el rechazo de los argentinos es mayor porque la población local estaba encerrada en una choza cuando Argentina decidió recuperar por la fuerza las islas.

El cementerio de Darwin es el lugar más triste que conozco. Allí el dolor se balanceaba al ritmo de la melodía de los rosarios sacudidos por el viento. Abunda una atmósfera de valentía y patriotismo. “

.

En la capital de los archipiélagos también visito tiendas y bares para conocer la cultura e idiosincrasia local. Los británicos son uno “Clase alta” en la concepción colectiva de los isleños. La educación y la salud son malas en las islas. En materia de salud, ante cualquier inconveniente menor, las personas se trasladan a Chile o Inglaterra. En algunos bares soy bienvenido, pero en otros el desprecio y la hostilidad aumentan con el paso de los minutos.

En uno de los bares – “Vitória” – abierto algún tiempo después de la Guerra de Malvinas, el ambiente hostil impregna la cerveza que pido. En el baño, en una pared, cuelga una foto del dictador argentino Leopoldo Fortunato Galtieri, enmarcado con un asiento de inodoro con un insulto. También me hablan de fuertes problemas con el alcoholismo, prácticas xenófobas y racistas. Miles de ovejas son arrojadas al mar en Goose Green cada año, después de matarlas cuando ya no son productivas.

El viaje de regreso a Argentina

De repente, me encontré con el sábado 19 de octubre. Es hora de emprender el viaje a casa. Miro las islas por última vez. Regreso con la satisfacción de haber cumplido la promesa de venir a honrar a los argentinos caídos, y con la angustia que provoca la incertidumbre de no poder tener una fecha exacta para la recuperación del pleno ejercicio de la soberanía. En este escenario, sin una fecha concreta, conjeturo que los argentinos regresarán a las Islas Malvinas sin pasaporte. Y lo haremos con la ley y la diplomacia como únicas armas.

Ivan Ambroggio

[email protected]

Licenciada en Relaciones Internacionales, directora y profesora de Gestión Gubernamental en la Universidad de Belgrano.

COMENTARIO DEL EDITOR

Por César Dossi

El sueño de volver a las islas sin pasaporte

Iván tiene 40 años y en 2019 fue invitado a las Islas Malvinas por la aerolínea Latam, como cierre de sus dos libros: “Malvinas, pretexto para legitimar un gobierno totalitario”, con prólogo de José Octavio Bordón, y “Grietas y pandemia”, -que se publicará este año- donde podrás encontrar la historia que nos cuenta hoy.

Su crónica hace que la piel se pinche y el estómago se endurezca. Pero también infla el pecho. Este es uno de los muchos documentos vívidos que aún legitiman la incesante demanda de reclamo de soberanía sobre las Islas Malvinas. También dice que “Cuando los isleños se enteraron de que iba a viajar y luego publicar un libro, fui víctima de varias amenazas graves”.

El lector es también experto en defensa del Centro de Estudios Hemisféricos de Defensa en Washington, analista internacional y consultor político, con una maestría en Smart Cities y Sustentabilidad. Agrega esto “En las Islas utilizan africanos y senegaleses para desactivar bombas de contacto, les pagan dos monedas y el riesgo de reventarles la cabeza lo llevan a cabo personas que consideran segundas. La xenofobia está muy marcada en el acto. En el territorio están muy asustados por el Brexit -Nos arroja Iván el dato- fue un duro golpe porque perdieron sus privilegios fiscales, y la condición de ciudadano comunitario y las subvenciones para la conservación de especies, ronda los 6 millones de euros al año.

“Me duele, como argentino, que me sellen el pasaporte como“ Reino Unido / Islas Malvinas. Quiero volver sin pasaporte. Este es mi mayor deseo, mi sueño. Pero no tengo ninguna duda de que las Islas Malvinas algún día conocerán a su legítimo dueño, Argentina “., termina Iván.

Mira tambien

Malvinas: Los Kelpers acusan a Argentina de someterlos a un "guerra de palabras"

Noticia de Argentina

- Advertisement -
- Advertisement -
ultimas noticias
Notas relacionadas
- Advertisement -