En medio de las fuertes protestas, Vladimir Putin endurece el castigo a voluntarios que se rindan o se nieguen a combatir

Habrá penas de hasta 10 años de prisión para los soldados que deserten. Nuevas protestas contra la movilización de reservistas dejan unos 700 detenidos.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, promulgó este sábado una ley que endurece penas por delitos cometidos en tiempos de movilización militar y que castigará con hasta diez años de prisión.

El endurecimiento de las penas se produce pocos días después de que Putin anunciara una movilización de la población que afectará a unos 300.000 reservistas, para reforzar su ejército que combate en una operación militar en Ucrania.

Estas enmiendas al Código Penal, que se votaron en el Parlamento esta semana, fueron publicados en el portal oficial del gobierno, por lo que entraron en vigor automáticamente.

Las nuevas disposiciones prevén penas de hasta 10 años de prisión para los soldados que deserten, se rindan «sin autorización» al enemigo, se nieguen a combatir o desobedezcan órdenes durante un período de movilización.


Policías rusos detienen a una persona que participaba en una protesta no autorizada contra la movilización militar parcial de Rusia debido al conflicto en Ucrania. foto EFE.

Los actos de saqueo también serán sancionados con penas de hasta 15 años de prisión.

La orden de movilización dada a conocer esta semana, que afecta a unas 300.000 personas según las autoridades, generó preocupación entre muchos rusos, y hubo quienes optaron por abandonar el país ante la posibilidad de tener que incorporarse a las filas militares y marchar al frente de batalla para lucha en territorio ucraniano.

La movilización de los reservistas se debe en parte al avance de las fuerzas locales en el este de Ucrania, donde han recuperado el control de varias localidades que habían caído en manos rusas tras la invasión iniciada el 24 de febrero.

Otra ley firmada el sábado facilita el acceso a la ciudadanía rusa a aquellos extranjeros que se alistan en el ejército ruso durante al menos un año, sin tener que justificar cinco años de residencia en territorio ruso, como se exige habitualmente.

La medida parece estar dirigida principalmente a los inmigrantes de las ex repúblicas soviéticas de Asia Central, quienes, en grandes aglomeraciones como Moscú, a menudo se dedican a trabajos poco calificados.

Policías rusos detienen a una persona que participaba en una protesta no autorizada contra la movilización militar parcial de Rusia debido al conflicto en Ucrania.  foto EFE.
Policías rusos detienen a una persona que participaba en una protesta no autorizada contra la movilización militar parcial de Rusia debido al conflicto en Ucrania. foto EFE.

Antes de que Putin firmara esta ley, los socios cercanos de Rusia en la alianza militar de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (CSTO) -como Kirguistán y Tayikistán- y fuera de ella -como Uzbekistán- lanzaron advertencias a sus conciudadanos en Rusia para alertarlos contra la tentación de alistarse a cambio de la ciudadanía rusa.

La embajada de Kirguistán en Moscú recordó a más de un millón de ciudadanos en Rusia que la participación en conflictos armados o acciones militares en el territorio de estados extranjeros establece la «responsabilidad penal».

La Legación de Tayikistán emitió una advertencia similar, y la Fiscalía General de Uzbekistán argumentó que participar en la operación militar de otro país conllevaría entre 3 y 10 años de prisión.

Otro día de protestas

En medio de estas noticias, según organizaciones independientes alrededor de 700 personas fueron arrestadas el sábado en las nuevas protestas contra la movilización decretada por Putin.

La policía rusa detiene a un manifestante en Moscú en una protesta contra la movilización parcial por el conflicto en Ucrania.  Foto: EFE/Maxim Shipenkov.
La policía rusa detiene a un manifestante en Moscú en una protesta contra la movilización parcial por el conflicto en Ucrania. Foto: EFE/Maxim Shipenkov.

«A las 6:51 p. m., hora de Moscú, más de 689 personas ya habían sido detenidas en 30 ciudades», dijo OVD-Info, una organización que rastrea los arrestos en Rusia. El mayor número de detenciones se produjo en Moscú, donde para ese momento la policía había arrestado a 345 personas.

En San Petersburgo, la segunda ciudad más grande del país, hubo 129 detenidos y la policía usó porras y armas Taser contra los manifestantes, según medios locales.

La protesta, convocada por el movimiento juvenil opositor Vesná (Primavera) se desarrolló bajo el lema “Asamblea de mujeres de negro”. «¡Mujeres, basta de aguantar! ¡Basta de callar! No queremos que nuestros hombres mueran por juegos políticos. ¡Salid de negro a las plazas!», decía la convocatoria.

Las del sábado son las segundas protestas desde que se conoció el llamado a la movilización de los reservistas. Los primeros tuvieron lugar el miércoles y dejaron como resultado unas 1.300 personas detenidas.

mira también