en un fuerte giro, Gabriel Boric quiere volver a desplegar militares en el sur

El presidente de Chile, Gabriel Boric, vive horas de decisiones más allá de los Andes. Su primera medida como presidente fue poner fin al Estado de Excepción Constitucional que rigió en la zona por orden de su antecesor, Sebastián Piñera. Para el joven presidente chileno, el enfrentamiento solo intensificó el conflicto.

Sin embargo, la violencia en la zona no ha hecho más que aumentar -pese al retiro de los militares- y la Coordinadora de Arauco Malleco (CAM) llamó a “preparar fuerzas y organizar la resistencia armada”.


Boric se enfrenta al dilema de ser prisionero de sus declaraciones anteriores.

En la ultima semana el gobierno se ha abierto a la redistribución de las fuerzas armadas en la zonapero para no ser incompatible con la decisión original de eliminar el Estado de Excepción Constitucional, busca hacerlo creando un “Estado Intermedio”, a pesar de la oposición del partido más fuerte de su conglomerado: los comunistas.

El presidente de Chile, Gabriel Boric, se distancia de los comunistas, sus aliados en el gobierno. Foto: EFE


El proyecto del Ejecutivo permitiría que el ejército regrese a la zona para proteger caminos y, eventualmente, infraestructura crítica para el funcionamiento del país, como plantas de agua potable o distribuidoras de electricidad.

“Es importante que tratemos de entender este debate con la máxima urgencia, por los hechos ocurridos durante el último mes y medio”, dijo el secretario general de la Presidencia, Giorgio Jackson.

Deberías leer:   Elon Musk aportará $ 6 mil millones para cancelar los préstamos de Tesla de su acuerdo de Twitter

“Hay que dar la tranquilidad de que vamos a tener rutas expeditas, que no van a ser cortadas ni interrumpidas, y que van a ser rutas seguras”, agregó.

Obstáculos en el Congreso

El lunes estaba previsto que una Comisión Mixta, entre Senadores y Diputados, debatiera el proyecto de gobierno que crea la nueva figura jurídica. Sin embargo, el presidente de la instancia, el senador Matías Walker, decidió posponerlo porque “se necesita más tiempo para llegar a un acuerdo”.

La decisión del gobierno ha puesto a prueba su propia coalición. El Partido Socialista, que se sumó al pacto de gobierno tras las elecciones para dar más gobernabilidad al Ejecutivo con sus votos en el Congreso, está de acuerdo con la propuesta. El problema se limita a los partidos que llevaron a Boric al poder, el Partido Comunista y el Frente Amplio.

“No podemos darnos el gusto, nadie tiene el poder de enamorarse siempre de sus ideas, de sus convicciones o de sus traumas, pero lo que tenemos que hacer es apoyar al gobierno. Gobernar es difícil y los socialistas lo sabemos”, dijo el senador Alfonso de Urresti, líder de la bancada y muy probablemente nuevo presidente del Partido Socialista.

Un incendio en la región del Bío Bío, Chile, foco del conflicto mapuche.  Foto Prensa Europa.

Un incendio en la región del Bío Bío, Chile, foco del conflicto mapuche. Foto Prensa Europa.

Por su parte, el diputado socialista Leonardo Soto afirmó en Radio Duna que “si esto (el Estado intermedio) no prospera, porque no hay votos y hay mucha división y deslealtad, el gobierno ha dicho que no tiene otra alternativa que declarar el Estado de Excepción Constitucional”. Era una clara alusión al impacto que generaría en las bases de apoyo del gobierno. tomar las mismas medidas que Sebastián Piñera en la zona.

Deberías leer:   Revelaron que en 2021 se alcanzó un récord de casi 60 millones de desplazados internos en el mundo

Desde la oposición, que agrupa a cuatro partidos de derecha, se han recrudecido las críticas por la situación extrema que vive el centro-sur del país. Para el senador Manuel José Ossandón, de Renovación Nacional, el presidente Boric ya tiene todos los poderes para enfrentar el conflicto en la zona, por lo que debe usarlos, sin complejos.

“Resistencia Armada”

Los ataques no cesan y el conflicto escala A través del medio Werkén, vinculado al activismo por el reclamo mapuche en la Araucanía, el dirigente de la CAM, Héctor Llaitul, expresó que “viene el estado intermedio, que no es más que un nuevo estado de excepción. Es decir, los esbirros (sic) militares nuevamente desplegados por el Wallmapu velando por los intereses del gran capital. Es la expresión plena de la dictadura militar que han sufrido los mapuches, dictadura que ahora asume el gobierno lacayo de Boric”.

El líder de la mayor organización de terrorismo interno de Chile hizo un llamado a las organizaciones “a preparar las fuerzas, a organizar la resistencia armada por la autonomía del territorio y la autonomía de la nación mapuche”.

Deberías leer:   "Mi hijo no era un monstruo", dijo la madre del tirador

Mientras tanto, los ataques incendiarios no cesan. Una madre y su hija resultaron heridas tras asalto a un retén de Carabineros en Tirúa, Región del Bio Bio. Las víctimas son una mujer de 37 años y su hija de 15, quienes no estaban en el retén, pero fueron alcanzadas por perdigones. Fueron trasladados a un centro de salud y se encuentran fuera de riesgo vital.

En la localidad de Quideco, otro grupo de delincuentes roció líquido inflamable e incendió el hotel Küref, propiedad de Fernando Fuentealba, presidente de la Fundación Víctimas del Terrorismo en la Macrozona Sur.

El recinto, que llevaba casi 20 años en funcionamiento, había sido atacado en 2020, cuando organizaciones criminales lo balearon con turistas en su interior. Los mismos hechos se repitieron en abril de este año, por lo que su propietario lo puso a la venta recientemente.

Mientras huían, los atacantes bloquearon el camino talando árboles para evadir la acción de la policía. La complejidad de los hechos motivó que el subsecretario de Gobernación, Fernando Monsalve, viajara a la zona este sábado.

Allí trabajará con las autoridades locales en medidas para restablecer el estado de derecho en diferentes localidades y allanar el camino para el posible nuevo despliegue de las Fuerzas Armadas en la región.

santiago, especial

CB