Encarnizada batalla entre Rusia y Ucrania

Encarnizada batalla entre Rusia y Ucrania

Los separatistas respaldados por el ejército ruso afirmaron que habían rodeado «totalmente» Lysychansk.

Pero Ucrania lo negó.

«La lucha es intensa alrededor de Lysychansk. Afortunadamente, la ciudad no está rodeada y está bajo el control del ejército ucraniano», dijo el portavoz de la Guardia Nacional, Ruslan Muzychuk.

Lysychansk es actualmente la localidad más importante en manos de Ucrania en la cuenca del Donbas, desde la caída la semana pasada de Severodonetsk, de la que está separada por un río.

Su conquista permitiría a las tropas rusas avanzar hacia Sloviansk y Kramatorsk, más al oeste, asegurando prácticamente el control de la región, que ya estaba parcialmente en manos de separatistas prorrusos desde 2014.

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelensky, admitió el viernes que sus tropas se enfrentaban a una situación «extremadamente difícil» en Lysychansk.

Sloviansk, en la provincia de Donetsk (que junto con Lugansk forma la cuenca del Donbas), ha sido bombardeada día y noche durante al menos una semana y al menos cuatro civiles han muerto y 12 han resultado heridos en las últimas 24 horas, dijo el gobernador. regional, Pavlo Kyrylenko.

Más al norte, en Kharkov, la segunda ciudad más grande de Ucrania después de Kyiv, los misiles alcanzaron un barrio de la ciudad sin causar víctimas, según el gobernador de esa región.

El portavoz del Ministerio de Defensa ruso, Igor Konashenkov, dijo que la fuerza aérea rusa había atacado una fábrica de tractores donde estaban estacionadas tropas y equipos.

Según la misma fuente, en el frente sur, el ejército ruso atacó 39 centros de mando y dos depósitos de municiones cerca de Mykolayev, con fuego de artillería y ataques aéreos.

«El enemigo está sufriendo grandes pérdidas en todos los frentes», dijo.

El presidente ucraniano acusó este viernes a Rusia de actos de «terrorismo deliberado» tras la muerte, según las autoridades ucranianas, de al menos 21 personas en un ataque con misiles contra un edificio y un complejo turístico en Sergiyvka, a 80 kilómetros de Odessa (sur). .

Además, 38 personas resultaron heridas en el ataque, incluidos cinco niños.

Las autoridades locales dicen que no había ningún objetivo militar en el sitio alcanzado por los misiles, pero el Kremlin dijo que «las fuerzas armadas rusas no operan en objetivos civiles».

Según el ejército ucraniano, Rusia usó misiles de crucero soviéticos que datan de la Guerra Fría contra Sergiyvka.

Son del mismo tipo que los que el lunes impactaron contra un centro comercial en Kremenchuk (centro de la ciudad) y causaron la muerte de 21 personas, según el último balance facilitado por el alcalde de la ciudad.

El canciller ucraniano, Dmytro Kuleba, dijo en Twitter que había hablado con el jefe de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Josep Borrell, y que ambos coincidieron «en la necesidad de un séptimo paquete de sanciones de la UE contra Rusia».

Ucrania, con sus puertos ocupados o bloqueados, pidió este viernes a Turquía que intercepte un carguero ruso que zarpó de Berdyansk, en el ocupado Mar de Azov, bajo sospecha de transportar miles de toneladas de grano robadas por Moscú.

La guerra en Ucrania y las sanciones impuestas por los países occidentales contra Rusia han generado grandes tensiones en los mercados de cereales, fertilizantes y energía, con una inflación galopante y riesgos de hambruna en todo el mundo.

Las fuerzas rusas se retiraron esta semana de la Isla de las Serpientes en el Mar Negro, diciendo que era un «gesto de buena voluntad» para facilitar los esfuerzos de la ONU para reanudar las exportaciones de granos de Ucrania.

Pero el ejército ucraniano acusó este viernes a Rusia de haber atacado la isla con bombas de fósforo, que se había convertido en un símbolo de resistencia en los primeros días de la invasión rusa, que comenzó el 24 de febrero.