Encuentro Nacional de Voladores: fecha, horario y cómo asistir

La fecha de la séptima edición del Encuentro Nacional de Voladores. Imagínate la escena: imponentes ‘hombres-pájaro’ descienden de lo alto de un tronco erigido en medio de una plaza popular donde el ambiente que los rodea parece transportarnos en el tiempo. los volantes se lanzan al vacío mientras los asistentes aguantamos la respiración sin perder de vista el mítico ritual. Ya habrá tiempo para Instagram, vale la pena ser testigos —sin pantallitas de por medio—, de este momento mágico que sobrevive, evocador y orgulloso, en una región colorida de reducto evocador de nuestro México indiferente a la modernidad, al menos en lo que respecta a como tradiciones que se comprometen a permanecer inmaculadas se refiere.

El mes patrio se despide con un reencuentro que mira más allá de nuestra historia mestiza y, del 27 al 29 de septiembre en el Parque Takilhsukut En el pueblo de El Tajín, Papantlaen el norte del Estado de Veracruz —lugar considerado uno de los principales focos de identidad indígena a nivel nacional— la séptima edición del Encuentro Nacional de Voladoressin duda una gran oportunidad de vivir una experiencia que reconecta a estos héroes de las alturas, con sus antiguos dioses y su ancestral herencia.

Más allá del espectáculo: compromiso con la UNESCO

En 2009, la UNESCO otorgó el Ceremonia ritual de volantesla categoría de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, tan solo un año después de la celebración del primer encuentro de este tipo. A partir de ese momento se estableció la misión de las comunidades y los propios volantes a cargo de conservar la tradición, de salvaguardar su arte ritual. Desde 2018 —cuando se realizó la sexta entrega— por diversas razones, el evento no se había llevado a cabo, por lo que este anunciado regreso tiene ese carácter de emotivo reencuentro. La UNESCO monitorea esta salvaguarda cada 4 años y los volantes han dejado claro que, para dar seguimiento a la cita, la continuidad de estos encuentros es clave.

“Las reuniones son una gran oportunidad para los volantes y el público se reencuentra de manera presencial, y tiene que ver con el compromiso e interés de los volantes con el resguardo”, dice Mario Ramírez Santos -Enlace Operativo y Administrativo del Consejo Ritual de Voladores- sobre este ansiado Vuelo de reunión, un evento que, además de ser gratuito y abierto al público en general, obedece al compromiso irrefutable de dar seguimiento —a través del vuelo ritual y el diálogo reflexivo— al citado resguardo. Estos compromisos se han materializado de diversas formas, desde el establecimiento de escuelas en las comunidades donde se siembra, siembra, palo volador —árbol o mástil que tiene diferentes nombres y orígenes nativos según la región y que oscila entre los 20 y los 36 metros de altura—, que el significado de la música o ejecutar los pasos de baile como realmente son, aprender qué significan los bordados y cómo detectar que el material para hacer estos disfraces es sostenible sin afectar el medio ambiente. “Otro de los grandes compromisos de los volantes es transmitir los aspectos rituales, ambientales y espirituales de la ceremonia, para que la gente no los malinterprete”, agrega Mario, quien es de raíces totonacas.

No todo lo que vuela es de Papantla

El mástil representa el eje rector que conecta el inframundo con sus deidades, para pedirles prosperidad.Casa de Medios y Comunicación del Centro de las Artes Indígenas.

Continuar leyendo: Encuentro Nacional de Voladores: fecha, horario y cómo asistir