Errores que no debes cometer al comprar un frigorífico | Tecnología

Si necesitas comprar un frigorífico, no debes cometer una serie de errores o descuidos que sufren muchos usuarios y que se traducen en llevarse a casa aparatos que no son exactamente lo que esperaban.

Siempre que vayamos a adquirir cualquier tipo de electrodoméstico, debemos estar seguros de que es lo que necesitamos y que nos estamos quedando cortos, pero tampoco estamos comprando algo por encima de lo que realmente necesitamos.

El problema es que, en el caso concreto de comprar un frigorífico, muchas veces se pasan por alto ciertas características que pueden ser definitivas para nosotros. También se da el caso de querer adquirir un dispositivo que en realidad no es lo que necesitamos o que solo se adquiere por el diseño exterior.

Debemos intentar limitar los errores comunes y ser conscientes de los parámetros que debemos mirar para evitar gastar una fortuna en el refrigeradorpero tampoco nos quedamos cortos en nuestra elección.

Está claro que, si conocemos los posibles errores, pondremos las soluciones pertinentes para que nos afecten y así conseguir la mejor de las elecciones para nosotros, ya que no estamos hablando de un electrodoméstico precisamente barato o de los que podamos cambiar. De vez en cuando.

¿Qué tipo de frigorífico es para nosotros?

Si hemos delimitado el hueco para poner un frigorífico, porque la cocina no da para más, está claro que el aparato se va a tener que adaptar al espacio.

Pero en aquellas cocinas donde no hay problemas de espacio o si lo estamos configurando y tenemos que decidir dónde va el frigorífico, siempre podemos caer en la tentación de colocar un tipo de electrodoméstico que no es el que necesitamos, pero que por el diseño es el que necesitamos. nos gusta más, algo que suele traer un buen desembolso y eso es un error.

existir varios tipos de refrigeradoreslas cuales suelen ofrecer ciertas características, que marcan el camino a quien se orientan.

  • Frigoríficos de una puerta: Son solo frigoríficos, no tienen congelador y suelen ser los que te permiten aprovechar al máximo el espacio, además de ser los más económicos.
  • Frigoríficos de doble puerta: Está muy extendido en nuestro país, con zona frigorífica y zona de congelados.
  • Frigoríficos combinados: Es lo mismo que hemos visto en el caso anterior, pero con un mayor tamaño y más potencia. La distribución suele ser la de tener la nevera en la parte superior y el congelador en la parte inferior, delimitados en varias partes mediante cajones.
  • Frigoríficos americanos: Son las que están pensadas para familias con un buen número de personas, ya que se caracterizan por su gran tamaño y doble puerta.
  • Mini neveras: Son pequeños y están pensados ​​para ocupar poco espacio y aunque no lo creas, los hay con congelador incluido.

Una vez que sabemos qué tipos hay, debemos analizar cuál necesitamos realmente.

Es decir, si somos solo dos en casa, realmente no tiene mucho sentido gastar el dinero y colocar un tipo americano, igual que si somos 3 personas en un piso, no sería normal comprar un mini. modelo.

Hisense RS670N4BC2Samsung RB38T675DSA

La capacidad que se necesita

Así como debemos fijarnos en los diferentes tipos de frigoríficos que se venden, también tenemos que estar bien atención a la capacidad de estos, algo que suele pasar bastante desapercibido a la hora de comprar un electrodoméstico de este tipo.

Para que tengas cierta orientación, te vamos a dar varios ejemplos que te pueden ayudar mucho:

  • Familia de 4-5 miembros: En este caso, lo normal sería tener un frigorífico con una capacidad total de 300 litros, repartidos en 200-230 litros de frigorífico y 80-100 litros de congelador. También podrían optar por una nevera americana, aunque este caso es más para 5 personas.
  • Compra con anticipación: Si sois una familia de 4 o 5 miembros, pero os gusta hacer compras grandes cada varias semanas y congelar, la capacidad de vuestro frigorífico debe ser de 350-400 litros con un congelador generoso de aproximadamente 150-180 litros. Si sois 2-3 personas con la misma costumbre, con uno de 300 litros totales y 100-120 litros de congelador, os será suficiente.
  • Compras diarias: Cuando hacemos las compras diarias y somos 3 personas, lo mejor es tener una nevera que ofrezca unos 250 litros con unos 80 litros de congelador. Además, en este caso sería muy recomendable disponer de una zona 0, donde los alimentos se mantengan permanentemente a 0 grados para que se mantengan frescos durante más tiempo.

Si vas a comprar un electrodoméstico, es importante que le eches un vistazo a su etiqueta energética. Es un factor clave a la hora de saber qué impacto va a tener ese dispositivo en tu próxima factura de la luz. Te explicamos qué significa cada término.

etiqueta energética

Hoy en día el consumo de electrodomésticos ha pasado a primer plano por el precio de la luz, por lo que saber exactamente cuánto consume el frigorífico que queremos es fundamental para no llevarnos una sorpresa después.

Normalmente, la gente mira de qué clase es, es decir, solo mira si es un electrodoméstico A.

Debes saber que la etiqueta energética nos aporta otra información también muy interesante y que no debe pasar desapercibida:

  • Lecciones. estos van de la A a la G. También podemos ver la distribución en colores donde el verde oscuro indica un producto de alta eficiencia y el rojo de baja eficiencia. La clase a la que pertenece el frigorífico se indica desde la derecha.
  • Consumo anual de energía: aquí veremos el consumo de energía en kWh.
  • Símbolos: Dentro de todos los símbolos podremos identificar el espacio disponible para refrigeración (en litros), la capacidad del congelador (en litros) y el nivel de ruido del aparato (en dB).
  • Código QR: En la parte superior derecha tenemos un código QR que nos proporciona más información sobre el frigorífico.

LG GBB72SWDMNINFINITON CL-A182B

Características adicionales

Como todos los dispositivos tecnológicos del mercado, los frigoríficos han ido incorporando ciertas nuevas facultades que debemos valorar si los necesitamos o si, por el contrario, no son parámetros que aprovechemos. Por supuesto, cuantas más características de estos tenga, más caro será el dispositivo.

No debemos cometer el error de incorporar la mayoría de estos extras, pagarlos y luego no utilizarlos.

  • Control remoto: Con este sistema podemos controlar el frigorífico desde una aplicación para nuestro teléfono móvil.
  • Pantallas: algunos cuentan con una pantalla donde nos muestran información como la temperatura interior, el estado actual del frigorífico, consejos de temperatura óptima, etc. Muchos de estos paneles ya son LCD y hay casos en los que incluso son táctiles, incorporando añadidos tan interesantes como un modo de pizarra o listas de compras.
  • ACS: Es un sistema que protege el interior del frigorífico de la temperatura exterior, aunque sea extrema.
  • Antibacteriano: Las paredes interiores del frigorífico están recubiertas con un tratamiento antibacteriano específico para evitar el desarrollo de gérmenes y hongos.
  • Con Internet: algunos pueden conectarse a Internet ofreciéndonos información detallada de los productos que hay dentro del frigorífico. Además, hay modelos que tienen el poder de decirnos si falta algún producto que tengamos configurado, pudiendo incluso pedirlo de forma automática, además de facilitarnos recetas para cocinar con lo que tengamos en la nevera.

Esperamos que todo lo que te hemos contado hoy te sirva para comprar el mejor frigorífico posible y no caer en los típicos errores que se cometen al adquirir electrodomésticos de este tipo.

Si quieres contarnos cuál fue tu elección, siempre puedes hacerlo a través de nuestras redes sociales.

Con información de Telam, Reuters y AP