«Es un momento relevante para América latina», dice el ex vicepresidente catalán Oriol Junqueras, de gira por la región

oriol junqueras Es el exvicepresidente catalán que fue condenado a 13 años de prisión e inhabilitado por haber organizado un referéndum inconstitucional que desembocó en la declaración unilateral de independencia de Cataluña en 2017.

Ese intento de separarse de España falla y mientras Carles Puigdemont -que presidía entonces el gobierno de la Generalitat- huido de españa Para evitar el calabozo, Junqueras se quedó: fue encarcelado desde noviembre de 2017 y depuró la sentencia que le concedió el Supremo en 2019 hasta junio del año pasadocuando el gobierno de coalición PSOE-Podemos lo perdonó.

Hoy es el presidente de Esquerra Republicana de Catalunya, el partido independentista que gobierna ese territorio español que Junqueras anhela ver convertirse en una república algún día.

Esquerra tiene representación parlamentaria en el Congreso de los Diputados y fue uno de los partidos menores pero decisivos a la hora de añadir adherencias de manera que el socialdemócrata Pedro Sánchez logró convertirse en jefe de gobierno de España.

Desde entonces, apoyo o abstenciónde Esquerra es casi crucial para el Gobierno de coalición de Sánchez, escombro estos días por una furiosa oposición a la propuesta del Ejecutivo de Eliminar el delito de sedición del Código Penal y revisar el desfalco, delitos por los que Junqueras y otros ocho líderes independentistas fueron condenados a entre 9 y 13 años.

Junqueras acaba de poner fin a una gira de diez días por Argentina, Chile y Colombiacon la intención de dar visibilidad internacional «a la causa catalana ya la represión del Estado español».

Está la primera vez que salgo de europa desde aquel provocador referéndum de autodeterminación del 1 de octubre de 2017 que acabó con represión policial, parte del gobierno catalán en fuga, el resto en prisión, y Cataluña intervenida por el gobierno nacional que, en ese momento, presidía Mariano Rajoy.

«Hay un paralelismo entre la represión que sufrió Argentina durante la dictadura militar y la que se produjo en el Estado español durante la guerra y durante la dictadura franquista, y también con elementos de represión que siguen existiendo en Cataluña hoy», dijo. Clarín Junqueras.

En nuestro país estuvo con estela de carlottopresidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, con Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz, y con Estela Díaz, titular del Ministerio de la Mujer, Políticas de Género y Diversidad Sexual del gobierno de la Provincia de Buenos Aires.

En Colombia conocí al presidente Gustavo Petro y en Chile se reunió con el presidente del Senado, Álvaro Elizalde, y con la expresidenta de esa Cámara, Yasna Provoste.




En Argentina, Oriol Junqueras estuvo con Estela de Carlotto y con Adolfo Pérez Esquivel. Foto: EFE

-¿Por qué decidiste viajar a América Latina en este momento?

-Porque nos parece que es un momento relevante para América Latina por la coincidencia de diferentes victorias electorales de formaciones de carácter progresista, con afán de transformación y profundidad democrática, como ha ocurrido recientemente en Brasil, con la victoria de Presidente Lula (Da Silva) o en Colombia, con la victoria del Presidente (Gustavo) Petro.

-¿Qué te llevas del encuentro con las Abuelas de Plaza de Mayo?

-Con las Abuelas compartimos esos paralelismos que existen entre la represión sufrida por Argentina, la que se dio en el Estado español y la que sigue existiendo tanto en Cataluña como en muchos lugares de América Latina, donde en algunas ocasiones parte de el poder judicial intenta convertirse en un cuerpo político, ejecutivo y legislativo, y trata de imponer fuera de las urnas lo que sus simpatizantes políticos no pueden ganar en las urnas, como ha sucedido en los casos de Lula (Da Silva) o con (la expresidenta brasileña) Dilma Rousseff o con Gustavo Petro, cuando era alcalde de Bogotá.

-Las Abuelas son cercanas al actual gobierno argentino, que está muy en sintonía con el gobierno de Pedro Sánchez, al que el independentismo catalán señala como «represor»…

-Entendemos que es responsabilidad de un gobierno de cualquier país tener las mejores relaciones institucionales posibles y es evidente que también tratamos de tener las mejores relaciones posibles con todos los gobiernos del mundo.

-¿Tuviste que pedir algún permiso especial para salir de España?

-No. Mis movimientos no tienen restricción. Lo que sí tiene es que mantienen en mi contra la inhabilitación absoluta por 13 años, lo que no solo me impide postularme a elecciones y ejercer cargos públicos, sino que también me impide ejercer mi labor como docente universitario porque me prohíben dar clases en la universidad por el peligro que represento.

-Si se lleva a cabo la propuesta del Gobierno español de modificar el delito de sedición en el Código Penal, ¿el Tribunal Supremo tendrá que revisar su sentencia?

-Mi situación personal es irrelevante frente a la situación de la Justicia en general. Por eso, siempre actuamos tratando de hacer justicia donde hay injusticia. En este sentido, estamos trabajando para conseguir la derogación (de la sedición), la represión de un delito que no tiene paralelo en el resto de códigos penales del mundo occidental y que es un fósil de principios del siglo XIX. También se ha utilizado de forma claramente abusiva contra algunos demócratas, como ya ha sido reconocido por la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa y el Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas, entre otros organismos internacionales.

-Los ex socios del gobierno catalán, Junts per Catalunya, se oponen a aceptar la modificación del delito de sedición, argumentando que es admitir que se ha cometido un delito. ¿Por qué?

-Por un cálculo partidista. Porque es evidente que saben perfectamente que es mucho más razonable, mejor y justo suprimir el delito de sedición que no suprimirlo. Serán ellos los que tendrán que explicar por qué se alinean con el Partido Popular y Vox.

-Pero partiendo del objetivo nacionalista, que es la independencia de Cataluña, ¿Esquerra está más cerca del Gobierno nacional que de Junts?

– Esquerra Republicana está cerca de Cataluña y de la sociedad catalana. Y de la democracia y el derecho internacional. Esto es trabajo, defender los derechos de Cataluña.

-Sin embargo, a la hora de sumar mayorías para pactar el referéndum de autodeterminación que el actual Gobierno catalán exige a Pedro Sánchez, los partidos independentistas se ven cada vez más distantes. No es una señal positiva, ¿verdad?

-Lo que es evidente es que Esquerra Republicana trabaja para que el Código Penal corresponda a las indicaciones de los organismos internacionales. Y, en todo caso, otros partidos políticos explicarán por qué trabajan exactamente en el sentido contrario.

-¿El apoyo de Esquerra a los presupuestos generales del Estado depende de que se modifique el delito de peculado en el Código Penal?

-En la vida, la relación entre las personas y los grupos humanos depende seguramente de la confianza que pueda existir entre ellos. Y en este sentido, es evidente que es mejor establecer posibles relaciones de confianza si compartimos la defensa de los derechos fundamentales del ser humano. Veremos si estos entendimientos finalmente se producen.

-¿Hace mucho que no hablas con Carles Puigdemont?

Hablamos tantas veces como creamos conveniente.

Madrid. Corresponsal

mira también