Estados Unidos arrestó a su primer sospechoso del asesinato del presidente haitiano

BOGOTÁ, Colombia — Un ex soldado colombiano que según las autoridades haitianas estuvo involucrado en el asesinato en julio del presidente haitiano Jovenel Moïse se ha convertido en el primer sospechoso del caso en ser arrestado por funcionarios estadounidenses y llevado ante un tribunal estadounidense.

Mario Antonio Palacios fue trasladado en avión por funcionarios estadounidenses a Miami y compareció el martes en un tribunal federal, dijo el Departamento de Justicia. Se enfrenta a cargos de conspiración para cometer asesinato o secuestro fuera de los Estados Unidos y proporcionar apoyo material con resultado de muerte. Las autoridades estadounidenses tienen jurisdicción porque los investigadores haitianos afirman que el complot fue planificado y financiado en parte en Florida, con una empresa de seguridad del área de Miami que proporcionó armas y entrenamiento a los presuntos asesinos.


Su arresto proporciona al Buró Federal de Investigaciones, que está llevando a cabo una investigación en Florida y ha estado ayudando a la policía haitiana desde el homicidio del 7 de julio en Puerto Príncipe, con un sospechoso esencial, y testigo, en un crimen que ha sacudido a la policía. país empobrecido.

Deberías leer:   La recuperación total del mercado laboral mundial podría llevar años

Palacios, de 43 años, que no se declaró culpable, podría enfrentar una cadena perpetua si es declarado culpable, según los fiscales. Él y su abogado designado por el tribunal no pudieron ser contactados de inmediato para hacer comentarios. Pero en una entrevista con la revista Semana de Colombia en agosto, dijo que no sabía quién mató al presidente.

“Te lo digo desde el fondo de mi corazón, en nombre de mi familia, de mis hijos”, dijo. “Fuimos engañados… no vinimos [to Haiti] como mercenarios para matar a cualquiera. Vinimos a trabajar, a trabajar en seguridad, que es todo lo que sabemos ”.


En una declaración jurada que respalda una denuncia revelada el martes, Estados Unidos dijo que Palacios fue entrevistado por funcionarios policiales estadounidenses en octubre en Jamaica, a donde había huido de Haití. En esa entrevista, según la declaración jurada, el Sr. Palacios dijo que un grupo de unos 20 ex soldados colombianos se había entrenado durante varias semanas para cumplir una orden de arresto contra el Sr. Moïse y “sacarlo” de Haití en avión alrededor del 18 de junio en lo que sería esencialmente ha sido un secuestro. Ese plan fue abortado después de que los presuntos conspiradores no pudieron encontrar un avión, dice la declaración jurada.

Deberías leer:   Diplomáticos de EE. UU. en Ginebra y París afectados por presunto 'síndrome de La Habana'

Palacios dijo a los funcionarios estadounidenses que para el 6 de julio, el día antes del asesinato, varios colombianos le habían informado que el plan ahora era matar a Moïse, según la declaración jurada.

Palacios, un ex soldado de la contrainsurgencia que fue a Haití para trabajar en seguridad, es una fuente de información potencialmente importante para los investigadores estadounidenses que intentan determinar quién entró en la casa de Moïse, le disparó 12 veces e hirió a su esposa. La denuncia penal decía que Palacios y otros entraron a la mansión del presidente con la intención y el propósito de matar a Moïse.

“Es la joya de la corona porque fue uno de los pocos que estuvo presente durante el acto, y nos puede contar sobre los pagos, la logística y con quién se reunieron los soldados antes del asesinato del presidente”, dijo Nelson Romero, abogado de un grupo de soldados retirados en Colombia que ha estado trabajando con el Sr. Palacios y otros ex soldados arrestados en Haití en relación con el asesinato de Moïse.

Deberías leer:   Beijing informa infección por Omicron tres semanas antes de los Juegos Olímpicos de Invierno

Palacios se encontraba entre los ex soldados colombianos, veteranos de la guerra de guerrillas del país, que habían ido a Haití en la primavera y principios del verano del año pasado, reclutados para trabajar en seguridad, dijeron las familias de los soldados. Pero las autoridades haitianas han dicho que los líderes de una conspiración contra el Sr. Moïse utilizaron a los ex soldados para irrumpir en su casa y matarlo.

El asesinato del presidente Jovenel Moïse en julio conmovió a Haití.


Foto:

orlando barría / Shutterstock

Dieciocho ex soldados fueron arrestados en Haití pero nunca fueron acusados. Permanecen encarcelados en Puerto Príncipe junto con varias figuras políticas y líderes empresariales haitianos que, según las autoridades, pusieron en marcha un plan para asesinar al presidente.

Palacios fue el único de los ex soldados que escapó tras el asesinato. El gobierno de Haití pidió a los ciudadanos comunes que detuvieran a cualquier persona que pareciera sospechosa y latina, lo que llevó a la detención de varios de los colombianos, según la policía haitiana.

Palacios se ocultó, primero con una familia haitiana, dijo Romero, el abogado, quien dijo que había estado en contacto telefónico con él con frecuencia. Más tarde, Palacios abordó un barco y escapó a Jamaica, donde las autoridades lo arrestaron en octubre por entrada ilegal, dijo Romero.

El lunes, Palacios fue deportado a Colombia por el gobierno de Jamaica. Pero durante una escala en Panamá, de camino a la capital colombiana, Palacios “acordó viajar a Estados Unidos”, dijo el Departamento de Justicia.

La investigación de la policía haitiana sobre el asesinato del Sr. Moïse alegó que Palacios, quien según un informe policial haitiano ingresó al país el 4 de junio, estaba entre un equipo de cinco hombres “Delta” enviado a la habitación donde fue asesinado Moïse.

“Siendo el único colombiano negro en el equipo, con toda probabilidad, logró escapar gracias a su color al mezclarse fácilmente con la población”, dice el informe.

Romero dijo que estaba sorprendido por el arresto del Sr. Palacios por parte de Estados Unidos. Había estado esperando al Sr. Palacios en la terminal de llegadas del aeropuerto El Dorado de Bogotá el lunes por la noche cuando la esposa del Sr. Palacios le informó sobre el arresto en Panamá.

“Nos había dicho que prefería arrojarse al mar antes que rendirse en Haití”, dijo Romero.

Las familias de los colombianos detenidos en un centro de detención de Puerto Príncipe dicen que sus seres queridos no tienen abogado, no han comparecido ante un juez ni han sido acusados. Entre las 44 personas a las que la policía haitiana ha acusado en el complot se encuentran ex miembros del destacamento de seguridad del Sr. Moïse, un ex senador haitiano y ex trabajador del Ministerio de Justicia.

La declaración jurada decía que Palacios dijo a las fuerzas del orden de Estados Unidos que una de las personas detenidas por la policía haitiana, un haitiano estadounidense no identificado, conocido como “co-conspirador # 1”, era un líder del complot, a cargo de proporcionar equipo y capacitación. a los ex soldados colombianos. El presunto líder del complot también presentó una solicitud por escrito de Haití a personas en el sur de Florida pidiendo ayuda para cumplir una orden de arresto contra el presidente haitiano y ofreciendo amnistía de Haití por la asistencia, dice la declaración jurada.

La situación de seguridad en Haití se está deteriorando y está marcada por la violencia crónica de las pandillas y un gobierno interino frágil que pierde el control. El sábado, el primer ministro Ariel Henry se vio obligado a huir de una catedral en Gonaïves, la segunda ciudad más grande de Haití, donde estaba programado para dar un discurso por el Día de la Independencia, después de que estalló una ráfaga de disparos.

Al menos una persona murió y dos personas resultaron heridas en el tiroteo, lo que hizo que Henry corriera a cubrirse. Henry regresó a Puerto Príncipe y pronunció su discurso el domingo en el Museo Nacional.

Escribir a Kejal Vyas en [email protected] y Juan Forero en [email protected]

Copyright © 2022 Dow Jones & Company, Inc. Todos los derechos reservados. 87990cbe856818d5eddac44c7b1cdeb8

Fuente: WSJ