Estas anguilas pueden tragar presas en tierra, gracias a las mandíbulas extensibles en sus gargantas.

Las morenas tienen un segundo par de mandíbulas ocultas que son materia de pesadillas. Estas mandíbulas adicionales pueden moverse hacia adelante en un instante para sujetar a la presa y arrastrar al animal hacia el esófago de la anguila.

Esas aterradoras mandíbulas de tirachinas ayudan a un tipo de morena a hacer algo que es imposible para la mayoría de los peces: tragarse a sus presas mientras están en tierra, según un nuevo estudio. Es una vista desconcertante, con un video de los investigadores que muestra a la presa siendo tirada por la garganta de la anguila mientras la boca de la morena se abre.