Estas son las dificultades que se va a encontrar el ser humano para volver a pisar la Luna | Life

Todas estas son dificultades a las que se enfrentará la NASA cuando vuelva a llevar humanos a la Luna en los próximos años.

El ser humano, en el verano de 1969, pisó la Luna por primera vez en su historia, un hecho que ya ha pasado más de 50 años, y que podría volver a revivir en los próximos años según las misiones que se están preparando. la MACETA.

Seguro que alguna vez te has preguntado por qué el ser humano no ha pisado el Luna a pesar de que la tecnología aeroespacial ha avanzado considerablemente en las últimas décadas.

Y es que no es fácil aterrizar en la Luna, no solo estamos hablando de que es un satélite prácticamente sin atmósfera, sino que además no tiene GPS para orientar bien el aterrizaje y el polo sur lunar es un extraño, lugar sombrío y desconocido, y la NASA quiere ir exactamente allí.

La NASA tiene como objetivo devolver a los astronautas a la Luna, posiblemente para 2025, y en este momento están experimentando con la nave espacial Artemis Orion sin tripulación que actualmente orbita el satélite.

Pero llevar gente a la Luna sigue siendo una hazaña muy ambiciosa: “el hecho de que fuéramos allí hace 50 años no lo convierte en un esfuerzo baladí”, señala a Mashable Csaba Palotaipresidente del programa de ciencias espaciales en el Departamento de Ciencias Aeroespaciales, Físicas y Espaciales del Instituto de Tecnología de Florida.

Se enfrentarán a todas estas dificultades.

Como decíamos, una de las principales dificultades a las que se enfrentará la NASA, la luna no tiene atmosfera. Otras naves espaciales al aterrizar en la Tierra utilizan la atmósfera para reducir la velocidad, algo que no se puede hacer en la Luna.

La Luna, al tener una atmósfera extremadamente delgada, la desaceleración de las naves espaciales depende del lanzamiento de los propulsores.

No hay atmósfera, por lo que no podemos flotar. No hay nada que te detenga excepto tu motor”, añade Csaba Palotai.

Esto ofrece la astronautas márgenes de error más pequeños, y aunque la NASA proporciona suficiente combustible para hacer frente a cosas inesperadas, no pueden permitirse grandes contratiempos.

Otro problema es que no tenemos GPS en la luna. Estamos acostumbrados a que los aviones en la Tierra dependan del GPS, un sistema de navegación por satélite que proporciona coordenadas de aterrizaje precisas a medida que los aviones y otras naves se mueven por el cielo. Pero claro, estas redes de satélites no existen en la Luna.

Ahora, la NASA debe confiar en las computadoras del módulo de aterrizaje lunar para calcular cómo la nave espacial debe activar los propulsores para mantenerse en curso hacia el lugar de aterrizaje específico.

Los astronautas confían en la tecnología moderna, como la «navegación relativa al terreno», que utiliza una cámara para trazar un mapa del suelo durante el descenso. Esto asegurará que los astronautas vayan al lugar correcto y ayudarán al módulo de aterrizaje a evitar cráteres o rocas.

La otra dificultad es que la NASA quiere aterrizar dentro de un cráter en el polo sur lunary es que quieren estudiar si en esta zona se encuentran hielo y otros recursos valiosos, pero para hacerlo deben adentrarse en una región oscura y muy fría.

Así que aterrizar en esta zona desconocida, fría, sin GPS y sin la ayuda de una atmósfera, no es fácil para el ser humano volver a la Luna pero, por suerte, ya están preparados todos los ingredientes para que podamos vivir esta experiencia en estos días. misionesSeguro que vives gracias a Internet.

Con información de Telam, Reuters y AP