Europa ya se prepara para vivir sin el gas ruso

Rusia puede cortar el suministro de gas a Europa en cualquier momento, cree la Comisión Europea, que aprovechará la cumbre europea extraordinaria de la próxima semana para presionar a los gobiernos a prepararse para esa eventualidad. Moscú ya ha cerrado los grifos a Bulgaria, Finlandia y Polonia.

El documento de conclusiones de la cumbre, que Clarín pudo consultar este martes y que aún pueden cambiar hasta el final de la misma, asegura que el bloque necesita un plan coordinado a corto plazo de contingencia para hacer frente a este corte de suministro.

Cuando estalló la guerra, alrededor del 40% del gas importado por los 27 países de la Unión Europea era de origen ruso. Esa tasa ha bajado, pero sigue siendo más de un tercio. La dependencia de Rusia es muy diversa. Para países como República Checa, Hungría o Eslovaquia, el gas ruso es el 100% del gas que importan. Para otros, como Irlanda, Portugal o España, es anecdótico.

La cumbre también prometerá que los gobiernos europeos se ayudarán mutuamente si Rusia corta el gas, Envío de gasolina a los más necesitados. y reponer sus reservas en la medida de lo posible, al menos hasta el 85% antes del próximo 1 de noviembre.

Deberías leer:   Un fuerte terremoto sacudió Afganistán y hay al menos 255 muertos

reservas

El texto dice: “Deben acelerarse los preparativos para posibles interrupciones importantes del suministro y para hacer que el mercado europeo del gas sea más resistente, en particular con acuerdos bilaterales de solidaridad y un plan de contingencia europeo”.


v1.7 0421

Dependencia europea del gas ruso

Impacto económico de una posible restricción a las importaciones de gas desde Rusia.


Toque para explorar los datos


»En puntos de PIB



Fuente: Consejo de Análisis Económico
Infografía: Clarín

la promesa de aumentar las reservas tenerlos al menos en un 85%, que también se acordó con el Parlamento Europeo, será otro de los grandes puntos de esta cumbre. Si en principio estaba convocado para aprobar definitivamente el embargo al petróleo ruso, la negativa del nacionalista húngaro Viktor Orban hace que los europeos no puedan aprobar esa sanción.

A cambio, los gobiernos están anunciando reducciones en las compras de petróleo ruso.

Los tres países a los que Rusia les cortó el suministro de gas cuando hubo que renovar los contratos fueron Bulgaria, Finlandia y Polonia porque se negaron a pagar la gasolina en rublos, tal como lo exige el Kremlin. La Comisión Europea asegura que cambiar contratos unilateralmente es ilegal y advierte a los gobiernos que si aceptan que sus empresas paguen a Moscú en rublos, estarán violando las sanciones.

Deberías leer:   El G7 cierra su cumbre con la promesa de dañar a Rusia económicamente

La cumbre también prometerá que Europa diversificará sus proveedores de hidrocarburos. Italia obtuvo la promesa de Argelia de aumentar los envíos de gas, los ministros alemanes viajaron a Qatar y el emir de Qatar visitó España la semana pasada con el suministro de gas como prioridad en su agenda.

España es clave en la diversificación de proveedores porque cuenta con un tercio de las plantas de regasificación europeasherramientas esenciales para importar gas licuado en buques metaneros.

Una refinería en Bratislava, Eslovaquia.  Foto AFP

Una refinería en Bratislava, Eslovaquia. Foto AFP

Energía renovable

La Comisión Europea también ha puesto en marcha una plataforma de compras conjuntas de gas licuado para intentar contener los precios. la idea es que compras de gas realizadas estos meses sin frio y que sirven para llenar las reservas son más baratos.

En esta plataforma podrán participar países como los de los Balcanes o algunos del este de la Unión Europea como Georgia o Moldavia.

La cumbre también hará referencia al plan RePowerEU de la Comisión Europea que busca acelerar la implantación de las energías renovables como una de las mejores formas de reducir la dependencia de Rusia.

Deberías leer:   El Congreso de Ecuador negó el pedido de destitución del presidente Guillermo Lasso

Bruselas hizo público la semana pasada un plan de más de 200.000 millones de euros para esta aceleración, para aumentar la eficiencia energética y mejorar las infraestructuras energéticas dentro del continente y facilitar así los intercambios entre los países de la Unión Europea.

PB