Expulsaron del Senado de Italia por fraude a un senador electo en Argentina

En una votación apretada, el Senado italiano expulsó al senador ítalo-argentino Adriano Cario por fraude en su elección, quien ocupaba su cargo desde marzo de 2018 en representación de USEI (Unione Sudamericani Emigrati Italiani). Hasta anoche había incertidumbre en Roma sobre quién sería su reemplazo en el banquillo ahora reclamado por dos candidatos.

Cario es hijo de inmigrantes calabreses nacidos en Uruguay, pero que residen en Argentina. Estaba en el ojo de una tormenta Durante al menos seis meses después de su elección como uno de los legisladores del distrito sudamericano, que tiene 1,6 millones de votantes italianos residentes en el exterior, fue cuestionado.


Inicialmente, el candidato que sonaba como para reemplazar a Cario es el senador italobrasileño Fabio Porta, del Partido Demócrata (PD), quien hace tres años planteó la denuncia contra su rival por primera vez, afirmando, como recordó ayer el diario italiano. la Republica, que había sido víctima “del mayor fraude electoral de la historia de la república italiana” en una votación por correo de los italianos residentes en el extranjero.

Deberías leer:   Un concurso de belleza de camellos, otro espacio que se abre a las mujeres en Arabia Saudita

Pero, cuando se acercaba la defenestración de Coria, el ítalo-argentino Francisco Nardelli reclamó para sí mismo el derecho a suceder a Coria ya que ambos pertenecen al mismo partido.

Una imagen del Senado italiano. Foto: Victor Sokolowicz


“Si se anulan los votos considerados fraudulentos, corresponde por ley que triunfe el primero de la lista, que soy yo. El desafío presentado no fue contra mi partido, la USEI, sino contra los votos de Coria ”, dijo Nardelli en diálogo con Clarín de la ciudad de Bahía Blanca, donde es presidente del Hospital Italiano local.

El escándalo

El caso había sido tratado el pasado 9 de mayo por una Junta del Senado. En esa ocasión, eximió de responsabilidad a Cario a pesar de que tres peritajes previos habían certificado el fraude en al menos 2.200 votos a su favor que fueron forjados con la misma caligrafía.

Cuando el episodio saltó a los periódicos, el asunto llegó al pleno del Senado que ocupa, a tiro de piedra de la Piazza Navona, el hermoso Palazzo Madama, construido en el siglo XV a petición del Papa Sixto IV (que dio su nombre a la Capilla Sixtina) y que durante décadas fue propiedad de los Medici.

Deberías leer:   El presidente de México se contagió coronavirus por segunda vez

En una agitada votación secreta, 132 legisladores apoyaron la destitución de Cario, 126 la rechazaron y seis se abstuvieron.

Votación

A favor de la continuidad de Coria votaron a la extrema derecha Liga del ex primer ministro Matteo Salvini y Forza Italia de Silvio Berlusconi. Para el juicio político, el PD de centroizquierda, el populista Cinco Estrellas (cambiando su anterior voto ante la Junta del Senado) y los Hermanos de Italia.

Como reconstruyó ayer Il Fatto Quotidiano, uno de los medios que siguen de cerca el tema, Cario se defendió declarándose inocente: “Incluso cuando hay votos nulos, todavía hay una diferencia de miles de votos a mi favor. Solo han controlado una parte. Para tener mi destitución deben controlar todas las papeletas ”, argumentó el legislador, que apenas balbucea el italiano.

En noviembre, Cario había vinculado su destitución a las maniobras que se están gestando en el Senado en este momento mientras las distintas fuerzas negocian quién sustituirá a Sergio Mattarella como presidente de Italia en febrero, cuando expira su mandato. En una nota, Cario dijo entonces que su caso está vinculado “a la necesidad política del partido del querellante de aumentar su presencia parlamentaria con mi destitución”.

Deberías leer:   Gabriel Boric promete a los empresarios un gobierno de diálogo y responsabilidad fiscal en Chile

En cualquier caso, lo cierto es que este escándalo torpedea un sistema representativo que otros países europeos están intentando imitar. y que muchos quieren erradicar en Italia. En octubre, una ley redujo el número de legisladores, incluso los del colegio externo: de 12 diputados pasó a 8; y de 6 senadores a 4 para un total de seis millones de votantes en el mundo.

El 9 de diciembre, una junta electoral del Senado debe decidir quién obtiene finalmente la vacante en disputa.

PB