Extraños exoplanetas Cheops investigados en su primer año

Ilustración de CHEOPS, la primera misión de exoplanetas de la ESA Medialab de la ESA / ATG

Esta semana marca el primer aniversario del lanzamiento de CHEOPS, el satélite de investigación de exoplanetas de la Agencia Espacial Europea. CHEOPS analiza exoplanetas conocidos descubiertos por otras misiones y los investiga con más detalle, descubriendo nueva información sobre estos mundos distantes. Esto es lo que descubrió en su primer año:

Estrellas borrosas

La primera imagen tomada por CHEOPS en febrero de este año no era en realidad de un planeta, sino de una estrella, HD 70843, ubicada a 150 años luz de distancia. El telescopio tomó una imagen deliberadamente borrosa de esta estrella particularmente brillante para verificar que su brillo se detectara correctamente, y todo era un buen augurio.

CHEOPS también tomó imágenes de otra estrella, HD 88111, que no alberga ningún exoplaneta conocido, pero fue útil como prueba. Eso es porque CHEOPS detecta exoplanetas mirando las estrellas y esperando que los planetas pasen frente a ellos, en un evento llamado tránsito. Al observar la estrella oscureciéndose en una pequeña cantidad, los científicos pueden inferir la presencia de un exoplaneta y calcular propiedades como su tamaño y período orbital.

Una bocanada tenue

Impresión artística de la estrella HD 93396 y su planeta Júpiter caliente, KELT-11b.
Impresión artística de la estrella HD 93396 y su planeta Júpiter caliente, KELT-11b. ESA

Con los instrumentos confirmados para funcionar bien, CHEOPS detectó su primer exoplaneta en abril de este año. Miró a la estrella HD 93396, ubicada a 320 años luz de distancia, alrededor de la cual orbita un planeta llamado KELT-11b. KELT-11b es un gran gigante gaseoso, aproximadamente un tercio más grande que Júpiter pero solo una quinta parte de su masa. Eso lo convierte en uno de los “planetas más hinchados” descubiertos hasta ahora.

CHEOPS pudo observar un tránsito de ocho horas del planeta y detectar su tamaño con mayor precisión que cualquier instrumento anterior, fijando su diámetro a 181,600 km con una incertidumbre de solo 4,300 km.

Abrasador

Impresión artística de WASP-189
Impresión artística de WASP-189 b ESA

En septiembre de este año, CHEOPS investigó un “Júpiter caliente” llamado WASP-189 b, que resultó ser uno de los planetas más extremos jamás encontrados. Se encuentra tan cerca de su estrella que un año dura solo 2,7 días, y su órbita está veinte veces más cerca de la estrella que la Tierra del sol. No solo eso, sino que su estrella anfitriona, WASP-189, está 2000 grados más caliente que el sol, que es tan increíblemente caliente que parece brillar en azul.

Eso hace que WASP-189 b sea uno de los pocos planetas conocidos que orbitan una estrella tan caliente y brillante. Los investigadores estiman que las temperaturas en el planeta serían de 3.200 grados Celsius, que es lo suficientemente caliente no solo para derretir metales sino también para convertirlos en gas. También orbita con una inclinación inusual, pasando sobre los polos de la estrella en lugar de su ecuador.

Una esquiva dramática

CHEOPS también estuvo cerca en octubre de este año, cuando tuvo que evadir un pedazo de basura espacial. Si los escombros hubieran chocado con el satélite, podrían haberlo destruido por completo, según Willy Benz, jefe del consorcio CHEOPS. Afortunadamente, CHEOPS pudo maniobrar fuera del camino y evitar los escombros entrantes.

Con este emocionante primer año en su haber, CHEOPS pasará a estudiar cientos de exoplanetas conocidos en los próximos años, reuniendo información más precisa sobre ellos y aprendiendo cosas nuevas sobre estos mundos extraños y distantes.

Recomendaciones de los editores