Finaliza el acceso a los registros públicos de la UE: ‘Volvemos a la era del secreto empresarial’

Hasta la semana pasada, cualquiera que quisiera conocer al propietario final de una empresa con sede en la UE podía consultar las bases de datos de los estados miembros. Este acceso público ha ayudado a exponer innumerables abusos, incluso por parte de un primer ministro checo y un gobernador del banco central libanés.

Pero, en un fallo de la semana pasada en un caso centrado en la privacidad y la protección de datos, el Tribunal de Justicia de la UE cerró de hecho dichos registros a la vista del público.

Los activistas por la transparencia describieron la decisión del martes como una regresión drástica y sorprendente en los esfuerzos para abordar el lavado de dinero y el abuso de las empresas ficticias. Es probable que la medida tenga un efecto escalofriante más amplio, agregaron.

Los abogados especializados en privacidad, por el contrario, saludaron el fallo como una protección contra el abuso de los derechos de las personas.

¿Por qué el tribunal falló en contra de los registros públicos?

Bruselas introdujo registros públicos de quién es realmente el propietario de las empresas en la UE en 2018, las reglas contra el lavado de dinero fueron aclamadas como una forma de levantar la tapa de las estructuras fantasma secretas utilizadas para delitos económicos. El bloque solicitó a los estados miembros que establecieran registros de beneficiarios reales con información actualizada.

Las nuevas reglas dieron lugar a apelaciones en Luxemburgo, uno de los primeros países en introducir una base de datos pública, de empresas y personas físicas a las que el registro mercantil se había negado a eximir de la publicación de sus datos. Como resultado de esos recursos, el tribunal de Luxemburgo solicitó al TJUE que considerara si las bases de datos públicas constituían una violación de los derechos de privacidad, los datos personales y la normativa general de protección de datos.

El tribunal analizó dos casos y encontró que las reglas existentes estaban formuladas de manera demasiado laxa, otorgando un acceso demasiado amplio a la información sin justificar adecuadamente la interferencia en los derechos de privacidad de las personas. El fallo invalidó la disposición de las leyes de 2018 que introdujeron los registros públicos.

El fallo fue una victoria para quienes dijeron que la privacidad debería equilibrarse más cuidadosamente con la transparencia. El abogado de Mishcon, Filippo Noseda, que representó a cinco apelantes, dijo: “El TJUE ha reconocido que en una sociedad democrática, los intereses en conflicto deben sopesarse entre sí en cualquier caso, sin prejuicios ni ideas preconcebidas sobre los motivos”.

Pero otros fueron mucho menos positivos. Maíra Martini, experta en flujos de dinero corrupto de la organización no gubernamental Transparencia Internacional, dijo: “En un momento en que la necesidad de rastrear el dinero sucio es tan evidente, la decisión de la corte nos hace retroceder años”.

¿Qué países tienen bases de datos públicas? ¿Tendrán que cerrar todos?

Ahora depende de la Comisión Europea y el Parlamento Europeo modificar la legislación para reflejar la decisión del tribunal, algo que probablemente lleve meses. Pero, temerosos de represalias legales si no actúan, los gobiernos ya están eliminando el acceso público a sus registros.

Para el viernes, tres días después del fallo, Austria, los Países Bajos, Bélgica y Luxemburgo habían eliminado sus bases de datos y se espera que sigan más.

Thom Townsend, director ejecutivo del grupo sin fines de lucro OpenOwnership, dijo: «Si los países no [act] es razonable esperar que las empresas soliciten que se eliminen los registros o sus detalles”. Los abogados ya han comenzado a presentar mociones, agregó.

La Comisión Europea dijo que estaba «analizando a fondo las implicaciones de esta sentencia para evaluar qué tipos de enmiendas se necesitan en el marco de la UE como resultado» y «discutiendo con los colegisladores para garantizar el pleno cumplimiento».

Desde que entró en vigor la directiva de 2018, la implementación ha sido irregular. Pero países como Suecia, Estonia, Alemania, Austria e Irlanda habían establecido bases de datos públicas.

Fuera de la UE, el Reino Unido estuvo entre los primeros del mundo en introducir su propio registro público en Companies House, el registro corporativo, en 2016, aunque la información no está verificada. Y esta semana Nigeria lanzó su propia base de datos pública.

A los activistas de TI y Open Ownership les preocupa que la decisión de la UE pueda tener un “efecto paralizador” en los esfuerzos por lanzar bases de datos en otras áreas. “Los registros públicos en toda Europa actuaron como un incentivo para otros países”, dijo Martini. “Pero ahora estamos volviendo a una era de secreto corporativo”.

¿Alguien todavía puede ver los registros?

En teoría, aquellos con un “interés legítimo” deberían poder solicitar ver la información, pero no está claro cómo.

El tribunal dijo que la prensa y los grupos de la sociedad civil tenían un papel que desempeñar en la «prevención y lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo» y tenían un «interés legítimo» en acceder a la información.

Pero se negó a definir el interés legítimo o establecer los obstáculos que esos grupos tendrían que saltar para demostrar su valía.

Los activistas esperan persuadir a la comisión y al parlamento europeo para que codifiquen las protecciones para las autoridades extranjeras y los grupos de la sociedad civil, entre otros, para acceder a la información en las próximas normas contra el lavado de dinero. Mientras tanto, los estados miembros tendrán que procesar las solicitudes de aquellos con preocupaciones legítimas, lo que podría ser costoso y administrativamente oneroso.

¿Podría este fallo tener ramificaciones más amplias?

Los defensores de la transparencia argumentan que, a corto plazo, las nuevas normas aumentarán la opacidad sobre quién es realmente el propietario de las empresas europeas y aumentarán las posibilidades de abuso de las empresas ficticias.

Por ejemplo, TI usó la base de datos corporativa de la República Checa en 2018 para descubrir el hecho de que el primer ministro del país, Andrej Babiš, había infringido las normas europeas sobre conflictos de intereses debido a sus vínculos continuos con su antigua empresa, Agrofert. Babiš negó haber actuado mal, pero una investigación de la Comisión Europea descubrió que había infringido las reglas.

La decisión también pondrá obstáculos a las agencias de aplicación de la ley, dijeron. Aunque las autoridades tienen otras formas de acceder a los datos, se han beneficiado del fácil acceso que brindan los registros públicos.

Periodistas y grupos de la sociedad civil también han rastreado a personas políticamente expuestas acusadas de irregularidades a través de registros públicos, según TI. Entre ellos se encuentra el gobernador del banco central del Líbano, Riad Salameh, quien fue acusado de lavado de dinero en marzo.

El Centro de impuestos de la UE de KPMG dijo que el fallo también podría tener un impacto más amplio en la legislación, como la nueva Directiva pública país por país, que requiere que las grandes empresas multinacionales divulguen públicamente más sobre el impuesto sobre la renta que pagan. El centro dijo en una publicación esta semana que sería interesante ver “cómo interpretaría el TJUE la compatibilidad de la Carta” con algunas de sus disposiciones.

Read More: Finaliza el acceso a los registros públicos de la UE: ‘Volvemos a la era del secreto empresarial’