Fiscal de Haití prohíbe al primer ministro salir en medio de preguntas sobre la muerte del presidente

El fiscal general de Haití ordenó el martes al primer ministro interino que no abandone el país hasta que responda las preguntas sobre el asesinato en julio del presidente Jovenel Moïse.

La semana pasada, el fiscal emitió una citación policial para el primer ministro, Ariel Henry, solicitando que respondiera preguntas sobre el contacto que tuvo con uno de los principales sospechosos del asesinato.

Los registros telefónicos muestran que Henry habló con el sospechoso, Joseph Badio, un ex oficial de inteligencia, en las horas posteriores a la muerte de Moïse en su residencia cerca de Port-au-Prince, la capital.

No está claro qué relación, si es que tenía alguna, tenía el Sr. Henry con el Sr. Badio, quien desde entonces se ha escondido.

El portavoz de Henry no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios. En comentarios anteriores a los medios de comunicación, Henry ha negado cualquier conexión con el asesinato y dijo que los autores intelectuales del complot seguían prófugos.

Deberías leer:   Se proyecta que Justin Trudeau seguirá siendo primer ministro de Canadá

La medida del fiscal se produce en medio de una creciente lucha por el poder en Haití a raíz del asesinato de Moïse. Henry, un neurocirujano que fue nombrado primer ministro por Moïse pocos días antes del asesinato, ha luchado por afirmar su autoridad sobre el país desde que asumió el cargo en julio.

La policía haitiana ha detenido a varias personas en relación con el asesinato, incluidos 18 colombianos y varios haitianos y haitianos estadounidenses, y todavía está buscando a otros. Los sospechosos incluyen comandos colombianos retirados, un ex juez y dos miembros del equipo de seguridad del presidente.

La policía está investigando un complot complejo que, según dicen, se extiende por varios países. Dicen que gira en torno a un médico y pastor poco conocido, Christian Emmanuel Sanon, que nació en Haití y vive en Florida. Los funcionarios dicen que conspiró para matar al presidente y tomar el poder.

Muchas preguntas siguen sin respuesta, incluido el hecho de que ninguna de las personas nombradas en la investigación parecía haber tenido los medios para financiar el complot.

Deberías leer:   Abimael Guzmán, líder del grupo guerrillero que aterrorizó a Perú, muere a los 86 años

Milo Milfort contribuyó con el reportaje.