22 C
Usa River
jueves, abril 22, 2021

Fraude de tarifas

- Advertisement -
- Advertisement -

Una de las definiciones de fraude es: “Engaño económico con la intención de obtener un beneficio y con el que se perjudica a alguien”.

LA congelación crónica de la tasa practicada sin necesidad económica ni social, como la que impuso el kirchnerismo en las tres presidencias anteriores y que afirma este miércoles, es un decepción económica perpetrada para obtener beneficios políticos, perjudicando a todos los ciudadanos de varias maneras: inflación, trampas monetarias, restricciones a los servicios, falta de inversión, empleos genuinos y mucho más, siendo los sectores con menos recursos son los más afectados.

Populismo energético Reemplazar tarifas justas con subsidios arbitrario y crónico, cuando un subsidio debe ser limitado en el tiempo y responder a la razonabilidad económica y social, nunca a intereses políticos, especialmente cuando se trata de servicios públicos.

Dados los resultados claramente negativos de las políticas arancelarias K, es curioso el grado de aceptación que siguen teniendo en gran parte de la sociedad, a pesar de haber disfrutado de los beneficios de una tarifa saludable en el pasado.

De hecho, hasta 2001 la tarifa cubría todos los costos de KWh y M3 de gas, ya que se respetaron los marcos regulatorios del sector energético establecidos por ley a principios de la década de los noventa.

Las tarifas de luz y gas no tenían subsidios, es decir, el Estado no cargaba y recaudaba impuestos mientras que todas las inversiones las hacía el sector privado. Fueron las tarifas más bajas de la región, promovieron el uso racional de la energía mitigando el impacto ambiental y los servicios fueron de calidad internacional, sin cortes ni desabastecimientos. Hasta entonces, la tarifa media de electricidad y gas significaba el 5% del salario medio y al cabo de 12 años K, el 0,5%.

En otras palabras, las tarifas de electricidad y gas redujeron su participación en el salario promedio en 10 veces, pero a un coste de más de 3 puntos del PIB en subvenciones esto generó serios problemas para la economía, pero que la gente no atribuyó a la reducción arancelaria.

Dado el gran retorno político de este fraude tarifario llevado a cabo en la anterior K, luna cadena está dispuesta a mantenerte en marcha.

Parece que en nuestro pais “La historia mata la realidad” y por eso el gobierno insiste en ficciones y conceptos abstractos más propios de un predicador de una secta religiosa que de un funcionario nacional.

Un ejemplo elocuente de esta creatividad semántica es la siguiente frase del auditor de ENARGAS: “Debemos tener tarifas justas, razonables y accesibles que permitan la sustentabilidad productiva y la justicia distributiva. Queremos que el usuario vuelva a ser el centro del servicio público y que el servicio público se consolide como derecho social y garantía de los Derechos Humanos ”. Digresión: tuve que ignorar al corrector de pruebas comprometido a reemplazar “usuarios” por “usuarios”.

Este es un año de elecciones y el gobierno utilizará el sector energético para su campaña política utilizando, como de costumbre, las tarifas de electricidad y gas y los precios de los combustibles. Estos costos de la campaña electoral de la coalición gobernante se cobrarán obligatoriamente para toda la sociedad y también a los accionistas privados de YPF; está claro que empezarán a notar esto después de las elecciones.

Deberías leer:   "Debemos erradicar el complejo de inferioridad del radicalismo"

Actualmente están en disputa dos propuestas dentro del Gobierno. El del Instituto Pátria, canalizado por los entes reguladores intervinientes ENRE y ENARGAS, que aceptarían solo un aumento de tarifa de electricidad y gas de hasta un 9%, y el del Ministerio de Economía, que lucha por aumentar el orden del 35% desde Abril para que los subsidios a la energía no superen el 1,7% del PIB, unos US $ 7 mil millones, límite establecido en el Presupuesto Nacional. Si bien la propuesta del ministerio es para productores, la de Pátria es para los otros dos componentes del servicio, transporte y distribución.

Deberías leer:   Alberto Fernández busca reunirse con Horacio Rodríguez Larreta para evaluar aumento de casos de coronavirus

Para atender las necesidades de los tres segmentos, las tarifas promedio de luz y gas deberían aumentar en 50% a partir del primer día de abril, de lo contrario los subsidios con la propuesta de Guzmán serían del 1,77% y con los de la Patria del 1,77%.

Cabe señalar que la propuesta del país del 9%, luego de un congelamiento de dos años y desconociendo también el segmento de producción de gas en particular, es de gran irresponsabilidad.

Respecto a los combustibles, con precios libres por ley, pero controlados por el Gobierno utilizando YPF para su posición dominante en el mercado local, a pesar de ser una empresa privada, un aumento del 18% hasta mayo, del 15% para los petroleros y del 3% para el estado. .

Este ajuste, que estimo será el último antes de las elecciones, es insuficiente, pero esencial, no solo para YPF, sino para toda la industria petrolera del país.

El 15% no es suficiente ante el aumento de los componentes del precio internacional del barril, el dólar y la inflación, que desde agosto de 2020 se han incrementado en 62%, 29% y 30% respectivamente, mientras que los de los combustibles en este período sumaron 35%, del cual para la industria fue solo el 14% y el resto para bio e impuestos.

Es necesario recordar que el 80% de los ingresos de nuestra industria petrolera proviene de la venta local de gasolina y diesel, por lo que es peligroso jugar políticamente con tus precios porque la producción caería y habría que importar.

En conclusión, la propuesta tarifaria más viable es la del Instituto Patria. Es el que más “paga” por los objetivos electorales del “cristianismo”. Eso si, a un costo país muy alto que todos tendremos que pagar.

El autor de esta columna es el exsecretario de Energía y exdirector de YPF.

- Advertisement -
- Advertisement -
ultimas noticias
Notas relacionadas
- Advertisement -