Fuerzas de seguridad venezolanas culpables de abuso sistémico, según informe de la ONU

Los servicios de inteligencia venezolanos trabajaron con el presidente Nicolás Maduro para atacar y torturar a supuestos enemigos, según un informe de la ONU publicado el martes.

El informe, el tercero que los investigadores de la Misión de Investigación de la ONU sobre Venezuela (FFMV) publican desde que comenzó su mandato en 2019, encontró que “Maduro y otras personas de su círculo íntimo, así como otras autoridades de alto nivel estaban involucrados. en la selección de objetivos” que serían arrestados y torturados.

Informes anteriores publicados por la FFMV encontraron que desde 2014, los crímenes de lesa humanidad en la nación sudamericana rica en petróleo pero asolada por la crisis han sido generalizados, con autoridades acusadas de asesinato, violación, detención arbitraria, tortura y desaparición forzada, entre otras atrocidades.

El último informe, publicado el martes, va más allá y detalla los abusos cometidos por miembros de la agencia de inteligencia militar (DGCIM) y la agencia de inteligencia civil (SEBIN) del país, como parte de un plan orquestado por Maduro y su círculo íntimo. .

“Las violaciones a los derechos humanos por parte de los organismos de inteligencia del Estado, orquestadas al más alto nivel político, se han dado en un clima de casi total impunidad”, dijo Francisco Cox, miembro de la FFMV, en un comunicado difundido este martes.

“La comunidad internacional debe hacer todo lo posible para garantizar que se garanticen los derechos de las víctimas a la justicia y la reparación”.

El informe también detalla los abusos en el Arco Minero del Orinoco del país, una extensión de tierra rica en minerales y sin ley donde los trabajadores están sujetos a la justicia sumaria y violencia sexual a manos de grupos armados y fuerzas estatales.

Venezuela, que se encuentra sobre las mayores reservas probadas de petróleo del mundo, está sumida en la agitación política y económica. A pesar de la dolarización de facto de la economía, la inseguridad, la inflación y la escasez generalizada afectan al país, mientras que Maduro ha tomado medidas drásticas contra la disidencia.

La crisis ha llevado a unos 6,8 millones de venezolanos a abandonar su tierra natal, a menudo llegando a pie a países sudamericanos mal equipados para recibir el éxodo. “Venezuela es un estado represivo donde todo el sistema existe solo para intimidar”, dijo Alfredo Romero, director de Foro Penal, un grupo de presión de derechos humanos con sede en Caracas.

Cuando comenzó la llamada revolución bolivariana con la elección del populista de izquierda Hugo Chávez en 1999, sus políticas económicas dirigidas por el estado fueron populares entre los pobres del país y fueron financiadas por los precios del petróleo que se dispararon.

Cuando Maduro sucedió a su difunto mentor en 2013, la caída de los precios del petróleo lo dejó sin dinero y las condiciones de vida de millones de venezolanos cayeron en picada.

Maduro ha resistido los desafíos a su gobierno, sobre todo a principios de 2019, cuando EE. UU. y decenas de otros países reconocieron al líder opositor Juan Guaidó como el líder legítimo del país.

Maduro también enfrenta una investigación en curso de la Corte Penal Internacional por crímenes de lesa humanidad.

Los grupos de derechos humanos esperan que el mandato de la FFMV se extienda en una votación de los miembros del consejo de derechos humanos de la ONU el 7 de octubre.

“La misión de investigación ha sido fundamental para impulsar la rendición de cuentas por crímenes de lesa humanidad en Venezuela”, dijo Tamara Taraciuk, subdirectora de la división de las Américas de Human Rights Watch.

“Fue luego de que la FFMV informara que había indicios de crímenes de lesa humanidad, y que la justicia era cómplice de los abusos, que el fiscal de la CPI decidió abrir una investigación sobre posibles crímenes de lesa humanidad en Venezuela”.

Read More: Fuerzas de seguridad venezolanas culpables de abuso sistémico, según informe de la ONU