Funcionario cibernético de la administración de Biden predice más atacantes cibernéticos que nunca centrados en las elecciones

Un destacado funcionario cibernético de la administración Biden advirtió el viernes que las barreras de entrada para los atacantes cibernéticos que buscan influir en las elecciones se han vuelto “realmente bajas”, con las elecciones de mitad de período acercándose a menos de dos meses.

Geoff Hale, quien dirige la Iniciativa de Seguridad Electoral de la Agencia de Seguridad de Infraestructura y Ciberseguridad, dijo que socavar la confianza en las elecciones es tan simple que predice que muchos más adversarios buscarán una oportunidad para involucrarse.

“El libro de jugadas está disponible, veremos más actores que nunca”, dijo el Sr. Hale en la Cumbre de Inteligencia y Seguridad Nacional en Maryland. “Y tenemos que ayudar a nuestros funcionarios electorales, nuestros socios electorales, a adoptar una postura para abordar esto”.

Influir en las opiniones de los votantes y la confianza en los resultados de las elecciones es una preocupación principal para el gobierno, pero ex funcionarios de inteligencia dijeron que también están preocupados por los intentos de los adversarios extranjeros de interferir en las elecciones.

Glenn S. Gerstell, quien se retiró del gobierno en 2020 después de servir como consejero general de la Agencia de Seguridad Nacional, dijo que la amenaza de los piratas informáticos que buscan cambiar los votos es real, pero es muy poco probable que ocurra.

“Es bastante difícil cambiar los totales de votos, es muy difícil involucrarse en el mecanismo de tabulación de Associated Press, que recopila y acumula todos los totales estatales”, dijo Gerstell en la cumbre del viernes. “Así que eso es bastante difícil técnicamente, no imposible, pero sí bastante difícil técnicamente, pero no necesariamente un objetivo fácil”.

Para las próximas elecciones intermedias, la NSA y el Comando Cibernético han activado su Grupo de Seguridad Electoral, que tiene la responsabilidad de interrumpir a los atacantes cibernéticos extranjeros que buscan piratear o interferir en las elecciones. El grupo identifica a los atacantes y luego contraataca exponiéndolos públicamente, haciendo que sus costos financieros se disparen y a través de otras técnicas.

Debora Plunkett, quien dejó la NSA en 2016 después de décadas de servicio federal, advirtió que los estadounidenses tampoco deben olvidarse de los «actores marginales nacionales». La Sra. Plunkett supervisó anteriormente las misiones de seguridad de los sistemas de información, criptografía y defensa cibernética de la NSA y ahora asesora a las campañas electorales sobre las amenazas a la seguridad cibernética.

“El público estadounidense está acostumbrado a que nos preocupemos por Rusia y China, siempre nos ha preocupado Rusia, China e Irán”, dijo Plunkett en la cumbre. “El público estadounidense no está tan acostumbrado a que nos preocupemos por un vecino de al lado o un amigo a la vuelta de la esquina, o un colega. Y, para mí, esas son áreas a las que debemos prestar atención”.

La Sra. Plunkett dijo que los estadounidenses deben asumir la responsabilidad de verificar la información que consumen si tienen la intención de tomar medidas al respecto. Hizo hincapié en la necesidad de que las personas piensen críticamente y animó a los estadounidenses a votar.