Gabriel Boric arranca su gobierno sin «luna de miel»

La encuestadora Cadem, que acertó en la cómoda victoria de Gabriel Boric frente a José Antonio Kast, anunció que el presidente chileno alcanza un 45% de aprobación y un 35% de desaprobación de su gestión. Otras dos encuestas, Feedback y Pulse Citizen, arrojaron resultados que confirman la tendencia: 40% de aprobación en la primera y 34% en la segunda. en este ultimola desaprobación es mayor que la adherenciallegando al 41%.

Todas las encuestas que publicaron sus resultados este fin de semana tienen un denominador común: pudieron predecir fácilmente el resultado de la boleta presidencial al otro lado de la cordillera.

A pesar del minucioso diseño comunicacional del gobierno chileno, que ha intentado sacar al presidente Gabriel Boric de las polémicas y temas candentes, como el conflicto mapuche o la delincuencia, la aprobación de su mandato ha experimentado un declive sistemático.

En efecto, el director de Cadem, Roberto Iskizon, explicó que es el presidente de soporte inferior después de tres semanas de gobierno. En esta misma fecha, Michelle Bachelet contaba con un 56% de respaldo y Sebastián Piñera con un 60%. Este último solo cayó al 49% en la semana 20 de su gestión.

La caída en las encuestas coincide con un aumento en las percepciones negativas sobre el futuro económico del país. Un fenómeno alimentado por fuerte inflación –para parámetros chilenos-, que supera el 7% y se estima que podría llegar al 10%.

En este tema, Boric debería haber comenzado a usar su capital. Mientras fue congresista, el actual presidente chileno apoyó retiros del 10% a fondos de jubilación que fueron promovidas en el Congreso. Sin embargo, una vez en el gobierno, se ha opuesto a lo que sería el cuarto retiro de dinero de las cuentas individuales de cada chileno. Una postura que no es compartido por la opinión pública.

El embajador en Argentina

No solo eso. También fueron fuertemente cuestionados los nombramientos de Bárbara Figueroa como embajadora en Argentina y Sebastián Depolo en Brasil.

El mandatario trasandino había prometido durante la campaña que no habría embajadas como “premio de consolación”, pero ambos embajadores designados perdieron las elecciones para los cargos que se presentaron, uno como Constituyente Convencional y el otro como candidato a Metropolitano. Gobernador regional.

La mayoría de los chilenos tener una percepción negativasegún las respuestas a las preguntas temáticas de las encuestas, ante la decisión de retirar a los militares de la Araucanía y la decisión de avanzar en un proyecto de indulto a los presos por desórdenes públicos e incendios provocados durante el Estallido Social de 2019.

Una idea que se promueve como un gesto para sanar las heridas y la división que la crisis generó en el país.

la nueva constitución

La nueva constitución por ahora no convence Lo que parecía una aprobación segura del texto que debe entregar la Convención Constitucional para convertirse en la nueva Carta Fundamental de Chile, ahora está en duda. Las tres encuestas coinciden en que, por primera vez, los chilenos que dicen querer rechazar el documento superan a los que lo aprobarán.

Mientras que Cadem da un 46% de rechazo y un 40% de aprobación, Feedback da un 44% y un 41% respectivamente. Por su parte, Pulso Ciudadano señala que el 35,8% de los encuestados lo rechazaría y solo el 32% lo aprobaría.

Sin embargo, en mayor o menor medida, todos coinciden en que todavía hay un número considerable de indecisos que pueden inclinar la balanza. Sin embargo, para los impulsores de una nueva constitución, el hecho de que el rechazo ya marque más del 40% sin conocer el texto final es motivo de preocupación.

Las razones son varias, pero la principal ha sido desconfianza hacia el trabajo de los convencionalesdonde la coalición del presidente Boric y los movimientos sociales cercanos a él tienen una abrumadora mayoría.

En Pulso Ciudadano, el 54,1% de los encuestados dice tener poca o ninguna confianza en la convención. En Cadem, en tanto, esa cifra llega al 55%. También es importante señalar que en los tres estudios ha ido disminuyendo el número de chilenos que dicen tener poca o ninguna información sobre el proceso constituyente. Es decir, cuanta más información, más rechazo ha crecido.

Así, el frente interno de Gabriel Boric no es fácil. Las altas expectativas puestas en su gestión no le permitieron tener la clásica «luna de miel» que suelen tener los nuevos mandatarios al otro lado de la cordillera.

El plebiscito de septiembre, por su parte, sustenta gran parte de su programa de gobierno, pues su idea de “superar el neoliberalismo” implica un cambio en el orden institucional. Uno que corre el riesgo de no materializarse.

Santiago, especial para Clarín

ap