Gobierno de España prepara ayudas para hostelería ante el aumento de las restricciones por la pandemia

El Gobierno prepara una batería de ayudas destinadas al sector de la hostelería, uno de los más afectados por la crisis sanitaria del coronavirus ante el cierre de establecimientos por el incremento de los contagios y el aumento de las restricciones de movilidad.

El Ministerio de Asuntos Económicos está liderando los trabajos para concretar este plan de ayudas a bares y restaurantes y coordinando a otros ministerios implicados y espera que vea la luz en las próximas semanas.

Se barajan bonificaciones y exoneraciones en las cuotas a la Seguridad Social y una ampliación de la carencia y de la amortización de los créditos ICO, así como una renegociación de los alquileres.

El sector pide 8.500 millones en ayudas directas

Con estas medidas, el sector hostelero, que ha solicitado ayudas directas por valor de 8.500 millones de euros, tomaría aire para hacer frente a la «dramática» situación por la que atraviesa debido a los cierres impuestos para frenar el Covid-19.

Este jueves, Hostelería de España, junto con Hostelería Madrid, la Asociación Madrileña de empresas de restauración (AMER) y Marcas de Restauración, han registrado un escrito dirigido al presidente del Gobierno, a la vicepresidenta económica y a la ministra de Turismo, para solicitar un plan de apoyo con medidas reales que permitan la supervivencia de los empleos y las empresas del sector hostelero.

Los datos que arroja la crisis provocada por la pandemia han supuesto, hasta octubre, el cierre 65.000 negocios hosteleros, la pérdida de 350.000 puestos de trabajo y una caída superior al 50 % de la facturación respecto a 2019.

Siguen las protestas contra las restricciones

Los hosteleros han convocado de nuevo manifestaciones en diferentes ciudades de España para protestar por las restricciones impuestas, que les obligan a cerrar sus negocios o a bajar la persiana a la hora que fija el toque de queda.

El presidente de Hostelería de España, José Luis Yzuel, señala que «existen otros modelos posibles, como la apuesta por planes y fondos con ayudas económicas directas y a fondo perdido, que ayudan a sobrevivir a sus industrias de hostelería y turismo, que están aplicando otros países de Europa como Francia o Alemania».

El 31 de diciembre, si no se toman medidas de apoyo necesarias para el sector, esta crisis podría suponer el cierre de un tercio de los establecimientos, hasta 100.000, y la pérdida de entre 900.000 y 1,1 millones de puestos de trabajo, entre directos e indirectos, según las previsiones en el peor de los escenarios.

Entre sus propuestas destacan la aplicación de ayudas directas, a fondo perdido, así como de fondos europeos, la definición de un Plan Estratégico de la Gastronomía de España y el impulso de un Plan de Formación específico para la mejora de la gestión económica y la profesionalización del sector hostelero y turístico.

Piden también la moratoria automática, con ampliación de los periodos de carencia de la devolución de los principales de los créditos, durante todo el tiempo que perdure el estado de alarma o la pandemia; la modificación de la regulación de alquileres y derogar la cláusula de los ERTE con relación al mantenimiento del empleo en los seis meses siguientes a la reanudación de la actividad.