Grecia multará a los residentes mayores que no se vacunen

En un intento por reforzar las vacunas entre las personas mayores, el primer ministro de Grecia anunció el martes que las inyecciones de Covid serían obligatorias para las personas mayores de 60 años, y que quienes no reservaran una primera vacuna antes del 16 de enero enfrentarían multas.

La medida se produjo cuando las autoridades sanitarias griegas intentan frenar un aumento en los casos y muertes por coronavirus, mientras se preparan para el posible efecto de la variante Omicron.


Alrededor de 500.000 personas en Grecia de 60 años o más aún no se han vacunado contra el Covid-19, dijo el primer ministro Kyriakos Mitsotakis en una reunión del gabinete. Aquellos que no cumplan con el plazo se enfrentarán a una multa mensual de 100 euros (113 dólares), cuyos ingresos se destinarán a la financiación de hospitales estatales que se han visto afectados por la pandemia, dijo.

Al describir la política como “un acto de justicia para los vacunados”, el Sr. Mitsotakis dijo que le preocupaba penalizar a las personas, pero esperaba que vieran la medida como un acto de “aliento, no de represión”.

Dijo: “Sentí el deber de estar al lado de los más vulnerables, incluso si pudiera disgustarlos temporalmente”.


Grecia tiene un promedio de más de 6.400 casos nuevos al día, una de las cifras más altas desde el inicio de la pandemia, según el Centro de Ciencia e Ingeniería de Sistemas de la Universidad Johns Hopkins. Con la preocupación de que las vacaciones de invierno conduzcan a una mayor propagación del virus, Mitsotakis dijo que se pondrán a disposición más kits de prueba gratuitos durante los próximos dos meses.

Más del 60 por ciento de la población de Grecia está completamente vacunada. Este mes, Grecia prohibió a las personas no vacunadas ingresar a los cines, teatros, museos y gimnasios, uniéndose a un número creciente de naciones europeas que imponen nuevas restricciones a quienes no han recibido inyecciones de Covid.

Austria anunció este mes que las vacunas serían obligatorias para todos los adultos a partir de febrero, la primera democracia occidental en dar ese paso.

La propagación de la variante Omicron ha puesto nerviosas a las autoridades griegas, que la semana pasada prohibieron a los viajeros de nueve países africanos después de que investigadores del sur de África anunciaran que se había detectado una nueva variante. Cinco ciudadanos griegos que regresaban de África fueron puestos en cuarentena el sábado incluso después de dar negativo en la prueba del virus.

El organismo de salud pública de la Unión Europea dijo que había confirmado 42 casos de la variante en todo el bloque, todos leves o asintomáticos.

Los orígenes de la variante y la amenaza que representa siguen siendo inciertos.