Gustavo Petro y Francia Márquez al frente del gobierno de Colombia

En sesión solemne del Congreso de la República de Colombia Gustavo Petro y Francia El nuevo gobierno se ha hecho cargo.

Con el fuerte apoyo de la sociedad colombiana, que el domingo 7 de agosto se hizo presente en las plazas públicas de todo el territorio colombiano, atenta a los detalles de este momento histórico en el que la alternancia toma un nuevo rumbo en el país.

Como Presidencia y Vicepresidencia se han comprometido según la tradición, dando un nuevo carácter al acto simbólico inaugurado en una plaza pública. Gustavo PetroR.e recibió a la banda representante del Parlamento colombiano ante más de 100.000 asistentes, en un hito en la historia de Colombia que marca una clara diferencia con la última toma de posesión del gobierno.

Una vez lanzada la acción de cambio de mando, la representación del parlamento colombiano ha enviado un mensaje contundente sobre la realidad en la que este gobierno y congreso han recibido al país, ha sido la mirada que presenta el estado de cosas a nivel nacional. nivel, repasando el legado dejado por la última gestión de gobierno, se refiere a la posibilidad de un parlamento regional vinculante.

Gustavo Petro propone una mirada desde la posición que adoptará su gobierno. Pero antes ordena que a la ceremonia se le entregue la espada de Simón Bolívar, que a su salida se adelantará a su llegada a la Casa de Nariño, sede del poder ejecutivo colombiano. Francia Márquez se juramenta siguiendo el protocolo, con referencia también a sus ancestros, fórmula cargada de simbolismo por el pasado, presente y futuro de Colombia.

Una paz total en el centro del discurso, acompañada del anuncio de los ejes de gobierno y política pública a realizar en los próximos cuatro años a nivel interno y externo. Una economía basada en el autoabastecimiento, con una estrategia basada en la producción, el trabajo y el conocimiento. Avances políticos, en el sector agropecuario y agropecuario, creación de espacios que colocarían a Colombia a la vanguardia, cubrir los vacíos de política desde el punto de vista frente a la región.

Con la asistencia de altos representantes internacionales de España, de la región latino-caribeña, ministros, viceministros de diferentes regiones del mundo, la nueva política exterior basada en la construcción de la capacidad de América Latina para ser autosuficiente, con prioridad en la región, además de África y los países árabes.

Una segunda oportunidad para Colombia, el cumplimiento de los compromisos de paz, a partir de lo logrado por el gobierno de Juan Manuel Santos hasta el 2018. Inmediatamente, el Congreso actúa y los actores de la paz actúan en consecuencia, donde los países garantes y Naciones Unidas juegan un papel. papel fundamental.

Colombia no quiere seguir sufriendo por ser el primer país de la región en aportar muertes por las actuales políticas globales sobre drogas, propondrá fórmulas regionales en materia ambiental. En su primera conferencia de prensa al día siguiente, ya en la casa presidencial, lo acompaña el presidente de Chile, Gabriel Boric, detallando aún más la importancia de la recuperación de la comunidad andina, de los posibles avances en el marco latinoamericano.

POR GUADALUPE GONZALEZ CHAVEZ

profesor universitario

@GuadalupeGonzCh

MAAZ

Continuar leyendo: Gustavo Petro y Francia Márquez al frente del gobierno de Colombia